Cada vez más personas tienen una arteria extra en el brazo, un curioso signo de que la evolución humana sigue su curso

Brazo

Getty Images

  • Sutiles cambios anatómicos revelan que la evolución humana sigue su curso: cada vez son más las personas que crecen con un vaso sanguíneo adicional en el antebrazo.
  • Así lo confirma un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Flinders y la Universidad de Adelaide en Australia.
  • Desde el siglo XVIII, los anatomistas han estado estudiando la prevalencia de esta arteria en adultos, y nunca ha sido tan alta como ahora.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Como toda especie animal, la humana también prosigue su camino evolutivo, a menudo impredecible. Un peculiar signo de que seguimos evolucionando es que cada vez más personas crecen con una arteria adicional en el antebrazo. 

Este vaso sanguíneo extra discurre por el centro del antebrazo cuando el ser humano se encuentra en el útero materno, pero se esfuma después. Su principal utilidad es transportar sangre para alimentar a las manos en crecimiento del embrión. 

Ahora, científicos de la Universidad Flinders y la Universidad de Adelaide en Australia confirman que la arteria ya no desaparece con tanta frecuencia, sino que es cada vez más común. 

"Desde el siglo XVIII, los anatomistas han estado estudiando la prevalencia de esta arteria en adultos y nuestro estudio muestra que está aumentando claramente", explicaba el año pasado Teghan Lucas, anatomista de la Universidad de Flinders.

Dicho de otra manera, nunca hasta ahora ha habido tanta población adulta con un canal adicional de tejido vascular fluyendo bajo la muñeca.

A mediados de la década 1880 un 10% de la población tenía esta arteria extra, una cifra que ascendió hasta el 30% a finales del siglo XX. Se trata de un incremento significativo y que apunta a la evolución. 

Lo habitual es que la arteria retroceda a las 8 semanas

Lo habitual es que a partir de las 8 semanas esta arteria media desaparezca, dejando la tarea de proporcionar sangre a las manos a la radial y a las arterias cubitales. En algunas ocasiones se nace con ella y permanece alrededor de un mes bombeando. 

En el estudio se examinó si la tenían a 80 cadáveres, todos donados por australianos de ascendencia europea y casi todos nacidos en la primera mitad del siglo XX. 

Los autores compararon si los cuerpos tenían esta arteria mediana gruesa con registros extraídos de una búsqueda bibliográfica, teniendo en cuenta los recuentos que podrían sobrerrepresentar la apariencia del vaso. 

La investigación, publicada en el Journal of Anatomy, confirma que la arteria es 3 veces más común en los adultos de hoy en día con respecto a los que vivieron un siglo atrás. 

¿Qué quiere decir esto? Tal y como explican desde Science Alert, el hallazgo sugiere que la selección natural está favoreciendo a aquellos que se aferran a esta cantidad extra de sangre, un aumento que podría proceder de mutaciones genéticas involucradas en el desarrollo de esta arteria, pero también de problemas durante el embarazo. Para saberlo, hay que investigar más. 

Aunque este vaso extra dote a la extremidad superior de una mayor cantidad de sangre, también advierten que incrementa el riesgo de padecer síndrome del túnel carpiano.

"Si esta tendencia continúa, la mayoría de las personas tendrán la arteria mediana del antebrazo para el 2100", apunta Teghan Lucas, uno de los principales investigadores del estudio. 

Otros artículos interesantes:

El MIT diseña un brazo robótico que podría ayudar a la gente mayor a vestirse

Un diminuto implante cerebral logra resucitar el sentido del tacto en las yemas de los dedos y podría cambiar la vida de millones de personas con parálisis y neuropatía periférica

Logran que minicerebros cultivados en laboratorio desarrollen ojos capaces de ver

Te recomendamos