Pasar al contenido principal

Las claves del despliegue del 5G en España

Redes 5G Espana
Getty Images

La quinta generación de redes móviles, conocida como 5G, concentra buena parte de los discursos de algunas de las compañías más importantes del planeta. Se trata de la próxima gran revolución en las telecomunicaciones a escala global, el principal sustento para que el Internet de las Cosas o el coche autónomo puedan ser una realidad. Su baja latencia (menos de un milisegundo) y su extraordinaria velocidad (10 Gbps de bajada) convierten al 5G en la panacea de la transformación digital y la era de la hiperconectividad.

Se estima que las suscripciones 5G sobrepasarán los 500 millones en 2022, según Ericsson, Un gran potencial que Estados Unidos y China ya están aprovechando con creces, mientras que Europa parece que se está quedando un poco al margen de este paso adelante en la técnica. Hasta ahora, porque varios de los países europeos ya han pisado el acelerador para sumarse al carro de las nuevas redes móviles.

Uno de ellos es España, en tanto que el Ejecutivo de Mariano Rajoy acaba de anunciar una nueva subasta de espectro radioeléctrico que ha de servir para que los operadores de telecomunicaciones pongan en marcha sus particulares despliegues 5G. Una medida que se puede resumir en cuatro puntos fundamentales:

  • En el marco del Plan Nacional 5G y el Cuadro Nacional de Atribución de Frecuencias, el Ejecutivo ha publicado una disposición (publicada en el BOE) que abre la subasta de nuevo espectro para el despliegue de redes 5G en España.
  • La banda sometida a subasta es la de 3,4-3,8 GHz (3.400-3.800 MHz), considerada como uno de los segmentos de espectro principales para la introducción de servicios basados en 5G en Europa.
  • Hay 400 MHz disponibles para redes móviles de quinta generación. De ellos, 40 Mhz están reservados para usos militares y otros 160 MHz ya han sido subastados con anterioridad (en favor de Telefónica, Orange, NeoSky -en proceso de adquisición por parte de Másmóvil- y Eurona). Por tanto, ahora salen a subasta los otros 200 MHz restantes.
  • Los operadores necesitan un mínimo de 80 MHz para prestar servicios de 5G comerciales con todas las garantías. En cambio, se ha establecido un límite por cada compañía de 120 Mhz, muy por encima de los 100 MHz que reclamó la Comisión Nacional de Mercados y la Competencia.

Leer más: Cómo va a cambiar el 5G la forma en la que vivimos y trabajamos

    El polémico límite de espectro

    Uno de los aspectos más polémicos de esta subasta tiene que ver con el límite de espectro que se va a establecer por cada operador que acuda al proceso iniciado por el Ejecutivo. Lo esperado por los distintos agentes del mercado era que esta barrera se estableciera en los 100 MHz, un parámetro habitual y que era el defendido, por ejemplo, por algunas de las principales 'telco' como Orange. Sin embargo, en las disposiciones planteadas en el Boletín Oficial del Estado nos encontramos con un límite bastante mayor, de 120 MHz.

    "La fijación del límite de 120 MHz por operador puede ser entendido como una forma de que la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital se asegurare una estructura competitiva adecuada en el mercado de las comunicaciones móviles, así como garantizar que el proceso de licitación de esta banda se produzca en condiciones competitivas entre los interesados, además de un uso eficiente del espectro y el acceso por parte de cada operador a una cantidad de espectro suficiente para aprovechar todas las potencialidades de la tecnología 5G", explica José Antonio Cano, responsable de análisis y consultoría de IDC Research, en entrevista a Business Insider España.

    Esa es la visión positiva de ese aumento en el límite del espectro que podrá obtener cada compañía de telecomunicaciones, pero también existe una lectura (bastante) más negativa al respecto. Julio Gómez, director general de Operadores y Regulación en Orange España, reconoció en la última presentación de resultados de la compañía que el operador naranja pidió en las alegaciones al Ministerio que el límite se quedara en los 100 MHz y que la propuesta de ampliarlo hasta los 120 MHz "no era lo que esperábamos". En su opinión, siendo una de las firmas que más se benefician teóricamente de este cambio, el generoso margen "puede desequilibrar la competencia ya que puede acabar concentrando mucho espectro en algunos operadores". 

    Revolución del 5G
    Intel

    Poniendo números a esta potencial desigualdad, es patente que existen operadores que ya disponen de banda entre los 3,4 y 3,6 Ghz (Telefónica y Orange disponen de 40MHz cada uno) por lo que con el límite establecido por el Ministerio de 120MHz aún podrían comprar 80 MHz más en la subasta, y tener una posición muy dominante con respecto al resto (principalmente Vodafone, ya que Másmóvil ha optado por la compra de NeoSky para contar también con 40 MHz asegurados).

    "Por ello, el debate ha estado muy centrado en la cifra de 120MHz y no tanto en el precio, ya que si hubiera sido menor (80 MHz, por ejemplo), habría permitido que todos pudieran competir 'de tú a tú' y habría evitado que los precios se pudieran disparar", añade Cano. Telefónica, la otra compañía beneficiada por el nuevo límite de la subasta, no ha querido participar en este reportaje para aportar su punto de vista.

    En la misma línea se muestra José Luis Pérez, director de análisis de Penteo: "Habrá desequilibrio. Los operadores que ya tienen 40 MHz pueden acceder a 80 MHz extras cada uno, y si lo hacen limitarán al resto a 40MHz. Muy poco incluso para un único operador. Además en el método de subasta habrá operadores que tendrán más músculo financiero para pujar más por las frecuencias o que incluso podrían pujar sólo con el objetivo de encarecer las frecuencias de los que todavía no tienen ninguna asignada".

    ¿Qué ocurrirá finalmente? Nadie en el sector descarta posibles acuerdos posteriores para la compra-venta del espectro subastado u otros procesos de consolidación del mercado similares, que podrían incrementar todavía más la diferencia entre los grandes players del sector y cualquier nuevo agente que quisiera introducirse en la batalla por el 5G. Los expertos apelan, en ese sentido, a la falta de una norma exigente como la que el regulador británico (Ofcom) ha impuesto al respecto, de modo que ningún operador pueda acaparar más del 37% de la red, evitando de forma directa cualquier potencial amenaza a la competencia.

    El precio del 5G para los operadores

    La otra gran duda que plantea la disposición aprobada por el Gobierno radica en el precio que podrían alcanzar los 200 Mhz que se van a subastar en nuestro país. La pregunta no es baladí en absoluto, máxime teniendo en cuenta lo que acaba de ocurrir en Reino Unido.

    En las islas británicas las autoridades pusieron sobre la mesa 190 MHz dedicados al desarrollo de las futuras redes 5G. Superando cualquier pronóstico existente, se recaudaron unos 1.000 millones de euros de los que 600 millones corresponden a los 80 Mhz obtenidos por O2, la filial de Telefónica en ese país.

    "En la subasta de Reino Unido se esperaba una contención de precios para favorecer la competencia, pero la autoridad reguladora ha tenido que intervenir para evitar situaciones de dominio completo en el mercado y, aún así, los precios se han disparado", explica José Cano. "En base a esto, es previsible que el importe de la subasta en España sea mayor, aunque es difícil concretar de qué orden de magnitud estaríamos hablando".

    Este experto cree también que dado que la subasta británica "ha excedido todas las estimaciones de los analistas, ahora se espera que en subastas europeas las compañías tengan que pagar más para asegurarse bloques de frecuencias de la próxima generación". La clave, afirma el investigador de IDC, pasa porque las compañías buscan asegurarse bloques importantes de espectro adicional para 5G y un crecimiento del tráfico de datos, "aunque aún no se han determinado los posibles o mejores usos de la tecnología 5G más allá de su menor latencia, mayor capacidad y confiabilidad de transporte de datos".

    Leer más: Telefónica invierte 600 millones de euros en la subasta de espectro 5G de Reino Unido

    Julio Gómez, de Orange, ya confirmó en ese sentido que su compañía acudiría a este proceso de adjudicación para garantizar su incipiente dominio en el 5G patrio: "Nosotros siempre hemos ido a todas las subastas. El espectro es fundamental y vamos a ir también a esta pero tenemos que estudiar la propuesta en función de las condiciones exactas de la subasta". 

    Por su parte, José Luis Pérez señala que el precio dependerá principalmente "del sentimiento de urgencia que se genere entre los operadores y de cómo planeen compensar un potencial alto precio de adjudicación en la subasta mediante la limitación de la inversión posterior o la ralentización del despliegue de servicios y red por zonas económicamente más rentables, típicamente grandes centros urbanos de nuestro país, en detrimento de zonas menos urbanizadas" Es decir: un alto precio en la subasta nos podría llevar a una 5G sólo para algunas regiones.

    Con todo ello, nadie se atreve a poner un precio a los 200 MHz que se van a subastar ni cuál podrá ser la recaudación estimada que el Gobierno va a obtener de este proceso. A nadie se le escapa que Vodafone y Másmóvil tendrán que hacer un esfuerzo extra para no quedarse fuera de la nueva generación de redes de telecomunicaciones, aunque también habrá que estar atentos a una rumoreada subida en el coste de alquiler anual de dicho espectro, que podría materializarse cuando se aprueben los Presupuestos Generales del Estado, todavía en discusión parlamentaria.

    Quién sale ganando con esta subasta del 5G

    Orange y Telefónica son los actores que parten en una posición de ventaja ante esta nueva subasta, ya que cada una de ellas controla ya 40 MHz de espectro susceptible de ser usado para redes móviles de quinta generación. Pero no sólo eso.

    "Es indudable que Telefónica ha iniciado la carrera por el 5G y parte con una posición aventajada, primero con la inversión importante realizada en Reino Unido y recientemente con el despliegue de 5G en Segovia y Talavera de la Reina, con Nokia y Ericsson como socios tecnológicos", comenta José Antonio Cano. "Sin embargo, Vodafone y Huawei están desarrollando pruebas con éxito sobre vehículo conectado, y todos vimos la primera llamada utilizando 5G realizada por Vodafone en el Mobile World Congress".

    También José Luis Pérez coincide en este diagnóstico: "Telefónica y Orange llevan algo más de ventaja por tener ya espectro asignado en la banda de 3,4 antes de la subasta, eso supone que por lo menos pueden tener más avanzado y diseñado el plan de despliegue de red y servicios"

    5G Mundo conectado
    Getty Images

    Por otro lado, la entidad pública empresarial Red.es ha publicado recientemente la convocatoria para financiar dos proyectos piloto de tecnología 5G por valor de 20 millones de euros para apoyar los despliegues de las primeras redes 5G, experimentar con las técnicas de gestión de red que permite la tecnología 5G y desarrollar casos de uso, con la implicación de todos los agentes, incluyendo los usuarios, que permitan acreditar las tres grandes mejoras aportadas por el 5G: banda ancha móvil de muy alta velocidad y capacidad, comunicaciones ultra fiables y de baja latencia y comunicaciones masivas máquina a máquina.

    La incógnita de la banda ocupada por la TDT

    Pero en todo este proceso surge otra gran duda existencial... y ésta tiene que ver con la liberalización de la banda de 700 MHz, actualmente ocupada por las televisiones digitales terrestres (TDT), la cual debe ser liberalizada para su uso por parte de los operadores de telecomunicaciones en sus respectivos despliegues 5G. 

    "La idea era que antes de sacar a subasta el espectro, haber liberado previamente la banda. La realidad es que la liberación deberá producirse innegablemente antes del 30 de junio del 2020, por lo que deberemos esperar. Para ese entonces, la 3GPP y los diversos organismos involucrados habrán terminado de definir completamente 5G y se producirá la liberación", explica el analista de IDC. Y es que, tal y como aparece en artículo 4 de la decisión 676/2002/CE, los Estados Miembros pueden aplazar la autorización del uso de la banda de frecuencia de 700 MHz por un máximo de dos años, alegando uno o varios motivos debidamente justificados. 

    En cualquier caso, esta liberalización del espectro usado por las emisoras de TDT obligará a un nuevo proceso de reantenización y a la pérdida de otros 12 canales (unidos a los 9 perdidos en el primer dividendo digital). La solución para evitar este golpe directo a la industria audiovisual pasaría por la incorporación del DVB-T2 (TDT 2), una tecnología que facilitaría que los canales TDT ocupasen menos espacio en el espectro pero que, a cambio, exigiría cambiar de receptores y decodificadores en la mayoría de los hogares.

    La pregunta del millón: ¿cuándo habrá 5G?

    Una vez dada debida cuenta de la subasta iniciada ahora por el Gobierno y de las diversas controversias que rodean este asunto, surge una pregunta inmediata y que es más propia de una bola de cristal que de un ejercicio racional: la fecha en que el 5G será una realidad en nuestras vidas.

    No en vano, se viene hablando de la quinta generación móvil desde hace un lustro, pero está siendo ahora cuando están comenzando los primeros proyectos pilotos y hasta hace escasos meses no existía siquiera un estándar técnico que permitiera construir las infraestructuras necesarias con un mínimo de garantía e interoperabilidad. 

    "En este caso, tenemos que hablar de dos velocidades. Por un lado, lo que es la infraestructura 5G que permitirá el despliegue de redes móviles 5G no se espera que esté generalizada hasta el año 2020. Mientras, en la actualidad ya existen varios fabricantes que han anunciado sus primeros móviles 5G para 2019 (HTC, LG, Sony y Oppo principalmente, aunque Samsung también se espera que presente algún modelo)", explica José Cano, de IDC. "Una cosa es que los operadores tengan ya móviles 5G y otra muy diferente es que puedan introducirse en el mercado de forma generalizada, ya que hasta que no haya verdadero despliegue de red no será posible aprovechar las ventajas que estos dispositivos tienen".

    Y eso, como pronto, sucederá en 2020 que es cuando, sí o sí, ha de haberse liberado la banda de 700MHz, asignado las frecuencias y desplegado sino todas, sí la mayoría de las infraestructuras asociadas.

    Te puede interesar