Pasar al contenido principal

La vida sin plástico: cómo lo hacen estas familias que quieren salvar el planeta

Vivir sin plástico: Patricia y Fernando
Vivir sin plástico
  • Para 2020 la producción de plástico superará los 500 millones de toneladas. 
  • Los países están actuando frente al problema pero la legislación es lenta e insuficiente. 
  • Ante esto, hay familias que han decidido empezar el cambio por su cuenta y en su día a día. 
  • Estas familias han desterrado el plástico de su vida y, aunque se recorren la ciudad para hacer la compra, aseguran que merece la pena. 

Hace poco apareció una ballena muerta en las costas de Filipinas con 40 kilos de plástico en el estómago. No es la primera, pero quizá lo sorprendente es que no haya muchas más dado que el fondo marino acumula 10 millones de toneladas de plástico cada año, según Science.

Las organizaciones defensoras del medio ambiente advierten en contra de los peligros del plástico desde hace años, pero parece que el problema se ha descontrolado y se calcula que el año que viene se superará los 500 millones de toneladas de producción. 

Europa es el segundo productor de plástico después de China: unas 50.000 empresas y 1,6 millones de europeos viven de esta industria, lo que en 2016 generó un volumen de negocio de 350.000 millones.

Sin embargo, en el último año los países han despertado ante el problema y  la Comisión Europea presentó en mayo de 2018 para acabar con los plástico de un solo uso y, además, se ha fijado como objetivo que todo el material que tienes en casa o que está en el supermercado sea reutilizable en 2030. 

En España ya se han prohibido las bolsas de plástico en el supermercado, por las que ahora se cobra una (mínima) cantidad; aunque hay cadenas que están optando por erradicarlas directamente. 

Leer más: La UE tira el plástico a la basura

A pesar de todo, hay quién piensa que todos estos cambios son insuficientes, no logran solucionar el problema real y llegan tarde. Por eso creen que la mejor forma de hacerle frente es impulsando cambios en el día a día a nivel individual. 

Estas familias han desterrado el plástico de sus vidas (en la medida de lo posible) y animan a todo el mundo a hacerlo desde sus redes sociales, blogs, talleres, libros y charlas TED. El cambio es complicado pero, dicen, merece la pena aunque a veces implique recorrerse a ciudad para hacer una compra completa.

Aseguran que se está volviendo más fácil a medida que avanza la concienciación y representan un cambio de mentalidad que busca dejar atrás el consumismo desenfrenado, alimentarse mejor y dejar como herencia un planeta que no esté contaminado por toneladas de plástico. 

Cuatro familias cuentan a Business Insider España cómo se consigue vivir sin plástico y por qué es importante. 

Algunos llevan años en esto y otros acaban de empezar;  pero todos coinciden en que la vida sin plástico es una filosofía de vida que va más allá de una acción concreta; y que mejora todos los aspectos de la vida. 

Patricia y Fernando dejaron el plástico en 2015 y abrieron un blog que ahora es referente en la comunidad zero waste

Vivir sin plástico: Patricia y Fernando
Vivir sin plástico

El compromiso de Patricia y Fernando empezó en agosto del 2015. Aunque consideran que  siempre han sido "personas preocupadas por el medio ambiente", se dejaron llevar "por el ritmo de consumo de la sociedad actual".

"Muchas veces imaginábamos la cantidad de residuos que una sola persona puede generar a lo largo de su vida y nos preguntábamos donde acabaría todo eso", recuerda la pareja. 

"Habíamos visto por Internet personas que vivían sin generar basura y nos daban envidia. Como vivir sin generar nada de basura nos parecía muy complicado, decidimos empezar por el material que más nos molestaba ver entre nuestros residuos, el plástico", y así empezó todo. 

Abrieron un blog para que su compromiso fuera público y "no abandonar a la primera dificultad". Desde el primer momento fue bien recibido y "la gente empezó a contactar para preguntar o compartir consejos" y Vivir sin Plástico se convirtió en un blog de información y concienciación sobre la contaminación por plásticos.

Hace poco empezaron a compartir sus experiencias también en un canal de Youtube, "porque es una forma de llegar a más gente y porque hay cosas que son más visuales que se pueden explicar mejor con imágenes". 

También han escrito el libro Vivir sin Plástico como una guía práctica para reducir plástico, y son los autores de una charla Ted en la que comparten su experiencia. 

Y gracias a Patricia y Fernando, Alba, de Una Vida Simple, inició su camino sin plástico

Residuo Cero: Alba de Una vida Simple
Una vida Simple

Alba Sueiro tenía un blog de sostenibilidad y consumo responsable y descubrió a Patricia y Fer, que habían empezado Vivir sin Plástico unos meses antes. 

"Enseguida me uní a su reto y empecé a reducir el plástico con muy bajas expectativas", recuerda Alba Sueiro. Su objetivo al principio era conseguir pasar un día a la semana sin plástico pero "el cambio en el cubo de basura de un solo día fue tan brutal" que decidió reducir al máximo en su día a día. 

Abrió Una vida simple en 2015 porque "casi no había espacios de sostenibilidad, vida sencilla y consumo responsable entretenidos y abiertos al debate". Ahora también trabaja ayudando a marcas social y medioambientalmente responsables para comunicar mejor sus mensajes

Y la escritora Yurena González utiliza el humor para compartir sus experiencias sin plástico en sus ilustraciones, y reúne consejos útiles en su blog Ecoblognonoa

Residuo Cero: Yurena de Ecoblognonoa
Ecoblognonoa

"En 2016 leí un artículo que me impactó muchísimo, en el cual se hablaba sobre los efectos del plástico en la salud. Aquel artículo hizo que me pusiera a buscar más información y cuando descubrí los efectos del plástico en el medio ambiente estuve en shock varios días", recuerda Yurena González.

Pensar en el futuro de sus dos hijos pequeños hizo que realizara "un cambio radical en la manera en cómo vivíamos". Su experiencia también le empujo a abrir un blog y en 2018 publicó el libro Mejor sin Plástico

También comparte ilustraciones cargadas de humor "para ayudar a entender mejor algunos conceptos importantes dentro de la sostenibilidad". Asegura que esta vida le ha llevado a realizar cambios con los que siente "una paz y libertad inmensas" y le ha permitido comenzar a disfrutar la vida de otra manera. 

"Me gustaría que todo el mundo pudiera experimentar esto a través del cuidado del planeta, que es el único hogar que tenemos". Explica que eso lo que le motiva a compartir su experiencia. 
 

En el caso de Anxo, un youtuber de 16 años, la iniciativa vino a través de otra creadora de contenido en Youtube que le desafío a pasar un mes sin plástico

Anxo Ma
Anxo Ma/Youtube

Anxo, o Anxo Ma, como se llama su canal de Youtube, es un joven de 16 años que compagina sus estudios de bachillerato con los de arte diseño de moda. 

Otra youtuber, Clara del canal Beyond Words, le propuso el reto de 30 días siendo Zero Waste. Anxo pensó que iba a ser imposible involucrar a su familia y compaginarlo con los estudios, pero todos aceptaron el desafío. 

"Cuando abrí la nevera vi que estaba llena de plástico", explica Gema, hermana de Anxo.  "Pensé que iba  ser realmente complicado, pero pensé que iban a ser 30 días: el tiempo tiene que salir por parte de todos y ya veremos en un mes los resultados". 

La familia decidió consumir primero todo el que tenían en casa y luego ir reemplazando, así que "la bolsa amarilla se sigue llenando", cuenta Gema. Un mes después, toda la familia está de acuerdo en continuar con la filosofía cero plástico.

Para Anxo, la experiencia ha supuesto una forma de informarse sobre el cambio climático y aprender el impacto del nuestras acciones en el medio ambiente.

Tras conseguir embarcar a toda su familia, el joven empezó a compartir sus experiencias en el canal

Anxo ha compartido la experiencia desde el día uno en sus redes sociales, y continuará haciéndolo ahora que han decidido que la vida sin plástico ha venido para quedarse. 

"El hecho de que tú puedas influenciar a alguien para que tenga un estilo de vida sostenible me parece genial", cuenta Anxo. 

Y es que los datos sobre el plástico no pintan un futuro muy optimista: para 2020, se superará la producción de 500 millones de toneladas al año

Si su teléfono nació sobre una montaña de residuos tóxicos, no será tan inteligent
Pixabay

Son datos de Greenpeace, que alerta de que la cifra supone un 900% más que los niveles de 1980.

En España la cifra es de 2,4 millones de toneladas de residuos plásticos anuales

Reciclaje
Getty Images

España es el cuarto país de la Unión Europea con mayor demanda de plásticos y al año se generan 2.4 millones de toneladas, según un estudio de Cicloplast, en España

Una de las primeras cosas que notan es que comprar en un gran supermercado se vuelve complicado cuando decides reducir plástico

Residuo cero: comprar a granel
Cedida por Anxo Ma

Todas las familias coinciden en que, a pesar de los avances, las grandes cadenas y supermercados son los que más cambios tienen que hacer. Es muy complicado poder hacer una compra completa sin plástico en estos establecimientos.

Residuo cero: compra a granel
Cedida por Anxo Ma

"Lo más difícil fue romper con nuestra rutina de compra y crear una nueva", recuerdan Patricia y Fernando. "Después años comprando de la misma forma seguíamos acudiendo a los mismos establecimientos sin darnos cuenta que en muchas ocasiones no tenían opciones para comprar sin envasar", asegura.

"La primera semana nos dedicamos a informarnos sobre los sitios a los que podíamos ir de comprar", cuenta Gema. "La verdad es que todos los cambios han sido a productos de mayor calidad", asegura, pero el cambio se hizo duro al principio. 

La compra que la familia estaba acostumbrada a hacer en un solo sitio se desperdigó por todo Madrid. El café y las legumbres en Casa Ruiz; el detergente y los productos de limpieza en 4eco Pinto; tapers de cristal para llevarse la carne de la carnicería; champú y jabón de pastilla de Lush; hasta Malasaña a por la leche; aceite, discos desmaquillantes y estropajos de luffa en Narváez (donde está el primer supermercado sin plástico). 

Aunque, a cambio, las familias redescubren su barrio y establecen relaciones con los pequeños comercios

Residuo cero: la familia de Anxo
Anxo Ma
Residuo cero: comprar fruta
Cedida por Anxo Ma

"Tuvimos que salir de estos comercios, redescubrir nuestro barrio (que fue de lo más entretenido) y buscar tiendas donde poder comprar a granel. Esto nos llevó un tiempo pero una vez que adquirimos un nuevo hábito todo se simplificó", aseguran Patricia y Fernando . 

La familia de Anxo también  ha hecho muchos amigos en el proceso de descubrir nuevas tiendas. Muchas son personas que comparten el estilo de vida sin plástico y  les han aconsejado y les han dado trucos para todo lo que les venía encima. 

Todas las mañanas, el frutero del mercado al que van le envía a Gema, la hermana de Anxo, una foto con la fruta que tiene para que ella elija lo que quiere que le guarde. La joven corre a la salida del trabajo todos los jueves para comprar lo que ha seleccionado antes de que cierre.  

Además, han empezado a experimentar en la cocina y Anxo prepara leche de soja en casa y ya preparan su propio yogur. 

En España, el 50% de los envases acaba en vertederos, según Greenpeace

Residuo Cero: fregar los platos
Vivir sin plástico

Puede que parezca exagerado complicarse la vida hasta ese nivel para tan solo hacer la compra, pero la mitad de los plásticos en España acaban en los vertedores. De hecho, se estima que el 90% del plástico en el mundo no se recicla. 

La compra parece lo fácil si se piensa en la higiene, pero existen muchas alternativas incluso para la regla...

Residuo cero: compresas de tela
Ecoblognonoa

Yurena González explica en su blog que las compresas de tela son una buena opción para evitar el residuo que generan las compresas normales.

Gema también añade que la copa menstrual es una opción más sostenible. 

...o para el afeitado

Residuo cero: cuchilla de afeitar de acero inoxidable
Ecoblognonoa

Esta cuchilla de acero inoxidable es la que se utiliza en casa de Yurena y parece que están satisfechos con ella. 

La creatividad se pone en marcha cuando destierras el plástico de tu vida

Residuo Cero: cosiendo bolsas
La familia de Anxo inauguró el reto cosiendo bolsas para evitar las de plástico. Cedida por Anxo Ma

Probablemente la primera medida que toma la gente que quiere reducir plástico es comprar una bolsa de tela para hacer la compra. Sin embargo, las familias aseguran que hay muchas cosas que uno puede hacer en casa.

La familia de Anxo inauguró el reto con la máquina de coser y Yurena explica en este vídeo cómo puedes fabricarte una bolsa.

Un tercio de todo el plástico reciclado en los hogares vuelve a la cadena en forma de bolsas y envases

 Plástico en el océano
Getty Images

La legislación se ha puesto estricta con las bolsas en los supermercados y establecimientos, y no es para menos ya que un tercio de todo el plástico reciclado acaba convertido en bolsa o envase. 

Puede que desterrar el plástico por completo de tu vida sea muy complicado, pero llevar una bolsa de tela a la compra no requiere tanto esfuerzo. 

"Siempre salimos de casa con una bolsa, aunque no tengamos pensado comprar nada", aseguran Patricia y Fernando. La pareja asegura que muchas veces salen compras inesperadas y así se evita pedir una de plástico por comodidad. 

También se fabrican su propia pasta de dientes y su propio desodorante, y el jabón y el champú se pueden comprar en pastillas

Residuo cero: jabón
Vivir sin plástico

Puedes ir al blog de Yurena González para ver cómo hace desodorante o cómo hace su propia pasta de dientes

Fernando y Patricia, que también hacen pasta de dientes, explican que en su día a día utilizan jabón sólido y se hidratan con aceites que vienen en vidrio. En vez de papel higiénico utilizan el bidé. 

Y hasta cambia la manera de fregar los platos

Residuo Cero: fregar los platos
Vivir sin plástico

En Vivir sin Plástico, Fernando y Patricia explican como hacer tu propio jabón para lavar los platos siguiendo estos sencillos pasos. 

  1. Ralla una pastilla de jabón casero
  2. Mete la ralladura en un tarro, cúbrela con agua y deja reposar una noche.
  3. Bátelo con la batidora y comprueba el espesor. Corrige (con más agua para hacerlo más líquido o más jabón para espesarlo) y repite el proceso
  4. Añade unas gotitas de aceite esencial ¡y listo!

Si quieres ver la receta entera más detallada, la puedes encontrar en su blog

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Esta botella lleva como 4 años con nosotros (sí, es de plástico 😉). Fue el último líquido lavavajillas que compramos antes de empezar a evitar el plástico. Desde entonces, o bien la llevamos a una tienda de detergente a granel para que la rellenen (mira si tienes una cerca en tiendasagranel.com) o bien la rellenamos nosotros con jabón líquido casero (te dejamos el enlace de la receta en el perfil). Gracias a ella hemos evitado un montón de residuos. En realidad, ¿tiene algún sentido tirar un envase en perfecto estado simplemente porque se ha quedado vacío? Ninguno. Aún asi tenemos que reconocer que hemos llegado a un punto en el que nos irrita ver plástico desechable en casa. Nos molesta hasta su sola presencia en nuestra cocina. Así que hemos empezado a utilizar un dispensador de cerámica que teníamos por casa para el lavavajillas y esta botella se ha quedado para el almacenaje y el transporte cuando compramos a granel. Qué raritos nos estamos volviendo 😂

Una publicación compartida de Vivir sin plástico (@vivirsinplastico) el

¿Es esta vida asequible para todos? El tiempo y el dinero que cuesta vivir sin plástico

Residuo Cero: café Gema
Gema, la hermana de Anxo, compra café en la tienda a granel Casa Ruiz a la que se ha desplazado en autobús para rellenar un bote. A.Z.V.

La vida sin plástico no parece venir sin coste, económico y de tiempo. Los productos no son tan fáciles de encontrar y exige mucha más organización ¿o no? 

"Es cierto que vivir con menos plástico requiere más organización para acordarte de llevar tus bolsas, recipientes y botellas al supermercado, por ejemplo", admite la fundadora de Una Vida Simple. Sin embargo, asegura que su familia ha ahorrado bastante viviendo sin plástico: "Y al final, escoges productos más duraderos que, aunque puedan parecer un poco más caros al principio, después salen más baratos con creces". Y añade: "desde que vivimos sin plástico casi no tomamos alimentos procesados, por lo que nuestra salud también lo agradece".

Yurena cree que vivir sin plástico no complica la vida "sino todo lo contrario". Asegura que ahora tienen más tiempo y lo disfrutan más. Además, añade que el gasto no ha cambiado, pero ahora se alimentan mejor. "Cuando centras tu vida en ser y no en tener, el tiempo y calidad de vida se multiplican", afirma. 

"Todo depende de la situación de cada uno, hay personas que pueden estar muy apuradas económicamente, pero en nuestro caso aunque nos saliera más caro creemos que merecería la pena el gasto extra" explican Patricia y Fernando. "Nuestro planeta no puede digerir tanto plástico".

"Ha aumentado el precio de nuestra cesta de la compra, pero también la calidad", asegura Gema. Sin embargo, admite que cree que "hay un poco de oportunismo en todo eso" y algunas tiendas sin plástico inflan sus precios sabiendo que no hay muchas alternativas. Aunque admiten que no notan mucha diferencia en el tiempo, "es cuestión de organizarse". 

Residuo cero y niños: "Todo ese plástico que estamos generando es la herencia que les estamos dejando"

Residuo cero: alternativas para niños
Ecoblognonoa

"Tener hijos pequeños es una muy buena excusa para no hacer nada porque ocupan gran parte de nuestro tiempo", pero añade que:  "a la vez es uno de los mejores motivos que podemos tener para comenzar este camino". 

En cuanto al aspecto práctico, Yurena asegura que hay alternativas y reutilizables sin plástico para casi todos los desechables que se usan cuando tienes un bebé: "pañales de tela, toallitas lavables de algodón, biberones de acero o vidrio".

Y para cosas como los juguetes o los cochecitos "la mejor opción para nosotros ha sido, sin duda, optar por segunda mano o hacer intercambio con nuestras amistades".

"Cada vez hay más opciones de madera que, además de ser sostenibles, son prácticas, bonitas y aguantan todos los golpes", explica Alba Sueiro sobre los juguetes.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ayer un amigo nos regaló este juguete 🛴 Ha pasado por sus tres hijos y quería que ahora lo tuviéramos nosotros, lo que me parece 😍😍😍 Y la verdad es que mi peque está que no puede con la emoción, ¡pero tanto supermarido como yo también nos hemos enamorado de él al instante! Un juguete con historia, sin envoltorios ni distinciones de género ni marketing chunguete dirigido a las mentes infantiles, que fomenta el juego al aire libre, hecho #sinplástico y de #segundamano. ¿Qué más podíamos pedir? ❤ ¡Thanks E.! #unavidasimple #juguetesquesi #vidasimple #simple #simpleliving #simplelife #vidasencilla #consumoresponsable #anticonsumismo #responsibleconsumption #anticonsumerism #secondhand #vidaslow #slow #slowfamily #slowliving #slowlife #rural #vidarural #ruralliving #rurallife #ruralfamily #minimalismo #minimalistfamily #familiaminimalista #menosesmas #lessismore

Una publicación compartida de Alba Sueiro Román (@albasueiroroman) el

Para las dos madres, vivir sin plástico va mucho más allá de la eliminación de determinados juguetes o pañales durante la infancia de sus hijos.

"Tener hijos es la mejor motivación para vivir sin plástico. Al final, todo ese plástico que estamos generando es la herencia que les estamos dejando, porque nunca va a desaparecer del planeta. Todos queremos lo mejor para nuestros hijos ¿verdad? Pues está claro que lo mejor es dejarles un planeta limpio y sin tóxicos", asegura Alba. 

"Sin ser conscientes, estamos enseñando a nuestros hijos a ser irrespetuosos y desconsiderados con la Tierra y el resto de seres vivos, les estamos haciendo creer que este planeta es nuestro y que pueden hacer uso de todo cuanto quieran, cuando en realidad es tan solo un préstamo", añade Yurena. 

Para 2050 el peso en toneladas de los residuos plásticos en los océanos será superior al peso de todos los peces del planeta

Peces en plástico en el océano
Getty Images

Preocuparse en el futuro que dejamos a las siguientes generaciones no es pesimismo. Para 2050,  el peso en toneladas de los residuos plásticos en los océanos será superior al peso de todos los peces del planeta según el informe La nueva economía de los plásticos. 

Actualmente, el coste económico anual del plástico en los océanos es de 8.000 millones de dólares

Basuraen la playa
Getty Images

Y aunque pueda parecer que el coste en dinero y tiempo no compense, la destrucción del planeta por culpa del plástico es una gran carga económica

Sin embargo, las cifras no tienen que asustar sino impulsar a ir haciendo pequeños cambios

Bolsa de tela para comprar
Getty Images

Los veteranos de la vida sin plástico recomiendan no obsesionarse, sino empezar a hacer pequeños cambios. 

"No hay un primer cambio clave porque la vida de cada persona es diferente y cada uno tiene prioridades distintas dentro de sus circunstancias. Mi consejo siempre es que realicen el cambio que les resulte más sencillo. Si para ti el cambio más sencillo es empezar a llevar tu bolsa de tela a la compra, empieza por ahí, si es cambiar tu cepillo de dientes de plástico por uno de bambú, pues que ese sea el primer cambio", asegura Yurena.

Y recomienda no esperar ver grandes cambios de la noche a la mañana, "es otra novatada de los inicios", asegura. Su primer cambio fue dejar de comprar agua embotellada, comprarse una botella reutilizable y beber agua del grifo. "No fue quizás el cambio más sencillo, porque dediqué bastante tiempo en la búsqueda de un sistema de filtrado que me convenciera, pero si fue uno de los que más redujo mi basura", admite. 

Comprarse una bolsa de tela o visitar una tienda granel es otra de las formas básicas de empezar a reducir el plástico. Patricia y Fernando recomiendan hacer un pequeño ejercicio de guardar todos los plásticos que se desechan a la semana para ver cuáles se repiten con mayor frecuencia.

"Hay que guardar todos (no sólo en casa, también los que se utilizan fuera) y coger la rutina de al final de la semana hacerles una foto, un dibujo o una lista de lo que tienes. Es una buena forma que ver de empezar a buscar alternativas. Mejor empezar por lo más fácil y una vez que se tenga más o menos dominado, dar el paso siguiente. Repetir este ejercicio durante unas semanas puede animar muchísimo al ver cómo esa montaña de desechables se va reduciendo poco a poco", explican. 

Para ellos, vivir sin plástico se ha convertido en una forma de vida que va mucho más allá y afecta al consumo y la alimentación

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

No es muy común salir de casa a tirar la basura en bici, jeje, pero mientras decidimos como hacer compost vamos a llevar los restos orgánicos a una huerta urbana "cercana". Nos pilla como a 15 minutos en bici por un camino muy chulo. Creemos que con ir una vez a la semana será suficiente. Estamos la mar de contentos por haber encontrado esta huerta y que puedan aprovechar nuestros restos orgánicos. Así que todos felices, nosotros, los hortelanos y las plantas del huerto 😃. ¿Alguien tiene una vermicompostera en interior? ¿Alguna sugerencia sobre cómo compostar en interior? Seguimos con dudas sobre si va oler mal, o si va a atraer a moscas. Si tienes una en el interior de tu casa nos encantaría escuchar tu experiencia 🌿🌱🍀

Una publicación compartida de Vivir sin plástico (@vivirsinplastico) el

"Nuestras decisiones de consumo se traducen en votos y yo quiero dar mi voto a empresas que representen mis valores lo máximo posible", afirma Yurena González para explicar cómo la decisión de vivir sin plástico es solo un paso más en una vida sostenible y comprometida. 

Para ella es importante "conocer el origen de cualquier cosa que compro, en qué condiciones se ha realizado, que no haya sufrimiento detrás y que todas las partes implicadas tengan una vida digna". 

Y también evita "el consumismo extremo y la cultura de usar y tirar" y cree que "la sostenibilidad de un producto está regida por el uso que le damos y no por el material en sí".

Y por último, afirma que "el minimalismo y el orden es una parte muy importante de nuestras vidas. Vivir con menos para vivir mejor y mantener un cierto orden en nuestras vidas nos ha dado una paz, felicidad y libertad indescriptibles". 

Alba Sueiro también señala el consumismo ("que no el consumo") como "el mayor enemigo del planeta". Asegura que en casa intentan adquirir solo lo que realmente necesitan y, antes de comprar, piensan "en sus materiales, si ha sido producido en condiciones justas, si es un producto cercano o ha recorrido muchos km hasta llegar a nosotros o qué pasará con ello
cuando se estropee o termine su vida útil".

La sostenibilidad también tiene que ver con la alimentación y con la movilidad para la familia de Alba, e intentan comer poca carne "para reducir las emisiones", evitar el avión en la medida de lo posible y "poco a poco, implementar medidas de eficiencia energética en nuestra casa". 

Y evitar el consumismo desenfrenado es importante porque casi la mitad del total del plástico fabricado se ha producido desde el año 2000

[re] las colillas son la basura marina más numerosa
Shutterstock

Que el mundo esté infectado de plástico es producto de una producción masiva reciente que empezó hace menos de dos décadas. 

Aún así hay muchas cosas de las que no se han podido librar

Aceite tipos
fcafotodigita/Getty Images

Patricia y Fernando quieren dejar claro que "cuando hablamos de vivir sin plástico nos referimos sobre todo al plástico desechable". Es decir, en su casa hay cosas de las que no se van a desprender que tienen componentes de plástico como "el ordenador, móviles, bicicletas, cámaras de fotos, electrodomésticos". 

En cuanto a los desechables ,"lo único que no nos hemos podido librar han sido de los dispensadores de las botellas de aceite", que compran de vidrio pero el dispensador es de plástico, "las cuerdas que envuelven algunos manojos de verduras, las ventanitas de algunas cartas del ayuntamiento e instituciones " y "alguna que otra cosa inesperada, como algún familiar despistado que nos regala algo envuelto en plástico".

Yurena González también reconoce el problema del aceite, y añade que hay "tapones y tapas de plástico que vienen con algunas botellas y tarros de vidrio". Mientras que Alba Sueiro reconoce que es complicado evitar el plástico en cosas como las "cremas de sol, medicamentos, pomadas". 

Patricia y Fernando señalan que " no hay que intentar ser capitán planeta ni que nos pongan una medalla, sino ir haciendo cambios poco a poco". 

Gema reconoce que no te vas a librar de todo el plástico, pero que se trata más de empezar a hacer "un consumo responsable". 

Cada año se producen 500.000 millones de botellas de plástico

Basura botellas de plástico
Pixabay

Las botellas de plástico son unos de los grandes desechables de los que hablan Patricia y Fernando. Cada año se producen 500.000 millones, según Greenpeace. De hecho, se estima que se compran 1 millón de botellas de plástico por minuto. 

Gran parte del plástico que se genera es para plásticos desechables: el 40% se utiliza en envases que se tiran una sola vez. 

"Sin pajita, por favor": Las experiencias fuera de casa son lo más complicado

Basura: pajitas
Pixabay

"Rechazar el plástico cuando salgo a comer o tomar algo fuera de casa o cuando viajo continúa siendo un reto", explica Yurena González, que asegura que siempre hay que estar alerta para que no te cuelen una cucharilla o una pajita. 

Para Patricia y Fernando también es "todo más complicado fuera de casa". No solo por evitar el plástico, sino porque "a veces tienes que dar explicaciones de por qué lo haces y esto puede resultar más cansado". 

Para ellos, a los que más se tienen que enfrentar es a "los desechables, que están siempre por ahí acechando". Siempre que van a un sitio nuevo se fijan en si utilizan desechables y nunca falta el "sin pajita, por favor". 

Anxo también reconoce que lo que quizá le haya costado más sea salir a comer con amigos y "la mayoría de los veces lo venden todo en plástico"; pero matiza que "realmente no ha sido un gran esfuerzo". 
 

Algo parecido ocurre con los niños cuando no se pueden controlar los regalos que reciben o los materiales que usan en el colegio

Residuo cero: regalos de Navidad
Cuando los Reyes Magos pasan por casa de Yurena González no se olvidan de que es una casa zero waste. Ecoblognonoa

Para Yurena González los materiales escolares no son un problema porque, en su caso, es el colegio el que proporciona lo que los niños usan. Aun así, señala que existe "material escolar sostenible, hechos de materiales reciclados y biodegradables". 

Sin embargo, reconoce que los regalos a los niños "es uno de los temas más complejos y extensos cuando tienes hijos", por lo que le dedica mucha atención en su libro. "Concienciar a tu entorno de tu nuevo estilo de vida y que lo entiendan no es una tarea precisamente fácil, pero es importante explicar el por qué hemos decidido cambiar nuestros hábitos y cuán importante es que lo respeten, pero sin entrar en conflictos".

González asegura que es un reto así que, en ocasiones hay que ceder un poco y asegura que "siempre se les puede dar ideas de regalos más sostenibles cuando insisten demasiado en hacer regalos".

Alba Sueiro cree que "en este tema es mejor ser claro y hablar con tu entorno para dejarles claro lo que piensas del plástico y expresarles lo importante que es para ti que lo respeten".
 

Aunque todos reconocen que con el tiempo las cosas se están haciendo más fáciles

Zero Waste: Directorio de tiendas a granel
Vivir sin plástico

Para los más veteranos, lo más difícil al principio fue la falta de información y de opciones de compra. Sin embargo, aseguran que con el tiempo han ido apareciendo más tiendas que les hacen la vida un poco más fácil, aunque "queda mucho por hacer", según Alba Sueiro. 

"En los comercios de barrio siempre ha sido sencillo comprar sin plástico frutas, verduras, legumbres, carne o pescado, pero las grandes superficies se tienen que poner las pilas, y rápido", asegura.

Pero, en general, Yurena González admite que todo es "muchísimo más fácil," aunque depende del lugar donde vivas. Aunque lamenta que "cada vez se utilizan más plásticos desechables superfluos", pero añade que "por otro lado, cada vez existen más alternativas reutilizables al alcance de todos". 

En Ecoblognonoa, la escritora cuenta con un listado de tiendas sin plástico para que sepas cuáles tienes más cerca. 

Patricia y Fernando son también los autores del directorio de tiendas a granel de la imagen, que puedes consultar en detalle en su blog.   "Cuando lo pensamos nos damos cuenta de todos los pequeños avances que se han conseguido en estos años", aseguran.

Cuando empezaron "no había papel higiénico que no viniera envuelto en plástico, ni pasta de dientes, era difícil encontrar cepillos de dientes de bambú e incluso bolsas de tela para comprar a granel". Sin embargo, también creen que en los supermercados queda mucho por hacer.

¿El objetivo? " Esperamos que llegue pronto el día en el que se pueda hacer una compra sin generar residuos en cualquier tipo de comercio", dice la pareja.

Y los pequeños impedimentos no evitan que el cambio sea significativo

Vivir sin plástico: recuento
Vivir sin plástico

Esta es la basura generada por Patricia y Fernando. 

Y que dos años de plástico puedan llegar a caber en dos tarros

Dos años de plástico en dos tarros: Vivir sin plástico
Vivir sin plástico

Los cambios tienen su impacto en la vida de las personas que los generan, pero también lo tienen de forma real en el medio ambiente.

Mientas que el español medio genera 459 kilos de residuos al año, en la imagen se ven los residuos generados en dos años por Patricia y Fernando. 

Residuo cero: residuos ecoblognonoa
En su blog, Yurena González comparte los residuos que su familia de 4 personas genera en un mes: 62 gramos que caben en un tarro. Ecoblognonoa

A la derecha, Yurena González comparte los residuos generados en un mes por su familia de cuatro personas, incluyendo a dos niños. 

El objetivo es que tanto la ley como las personas vayan también cambiando sus hábitos de consumo, y por eso estas familias consideran tan importante compartir su experiencia para ayudar y concienciar. 

Europa va cambiando y Anxo subió ese mismo día un vídeo para comentarlo porque le pareció importante comentarlo e informar sobre ello. 

"Este estilo de vida se va a convertir en una gran parte de mi canal de Youtube", asegura Anxo, porque ve cómo la gente se está motivando y le hace ilusión ver cómo amigos "se han interesado y van cambiando cosas".  Para él, compartir la experiencia en redes es una forma de "educar y educarnos entre todos, de ayudarnos". 

Y además