Pasar al contenido principal

Hicieron falta más de 10 años y 50 millones de dólares para crear la cancelación de ruido de tus auriculares: así es cómo funciona

  • Los auriculares con cancelación de ruido se han vuelto muy populares en la última década.
  • Este concepto se remonta a 1978, a cuando el Dr. Amar Bose, profesor del MIT, s ele ocurrió la idea en mitad de un vuelo.
  • Bose fundó la Bose Corporation y el nombre de la empresa se ha convertido en un sinónimo de auriculares con cancelación de ruido.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo. 

Narrador: Ya sea que estés en un avión, en el metro o en una calle llena de gente, los auriculares con cancelación de ruido apagarán casi todo lo que te rodea, trayendo paz y tranquilidad a tus oídos. Pero, ¿cómo funcionan realmente?

Probablemente hayas visto que los auriculares con supresión de ruido se han popularizado bastante en la última década. Pero, ¿Sabías que este concepto se remonta a 1978? Fue entonces cuando el Dr. Amar Bose cogió un vuelo desde Zúrich hasta Boston, y se frustró porque el ruido del avión ahogaba la música que se escuchaba a través de los auriculares durante el vuelo. 

Sí, el nombre de Bose seguro que te suena. Es el fundador de Bose audio, que se ha convertido en sinónimo de auriculares con supresión de ruido. Sin embargo, se necesitarían varios años y millones de dólares en investigación para que esto ocurriera, lo cual empezó en este vuelo, cuando Bose diseñó el primer concepto de la tecnología de la cancelación de ruido.

La solución de Bose era simple. Diseñaba unos auriculares que también escuchaban. Pero era más fácil decirlo que hacerlo. En 1986, casi 10 años después de su fatídico vuelo, Bose contaba con un prototipo en funcionamiento que pronto se convertiría en un producto para pilotos de aerolíneas, militares y, finalmente, clientes de primera clase y de negocios a bordo de American Airlines.

Con el tiempo y una vez que los costes se redujeron, los auriculares empezaron a estar disponibles para las masas. Y mientras escuchas cosas a través de tus altavoces, los auriculares también escuchan todo lo que te rodea.

Mira, cada sonido viaja en forma de onda, también llamada onda de sonido, y cada una es diferente. Esta es una onda de sonido de mí diciendo “hola”. Y aquí está el “adiós”. ¿Lo ves? Son diferentes. Ahora bien, si se reproducen ambos sonidos al mismo tiempo, se produce un fenómeno llamado interferencia constructiva. 

Leer más: Por qué dejamos de descubrir música nueva a los 30 (según la ciencia)

La interferencia constructiva amplifica el sonido para que la combinación resultante sea más fuerte. Es el mismo fenómeno que en un restaurante lleno de gente. A medida que más personas entran y empiezan a hablar, el sonido general que se escucha es aún más fuerte.  Pero, ¿y si en lugar de convertirse en un sonido más fuerte, se volviera más débil? ¿De hecho tanto que casi se silenciara?

A esto se le llama interferencia destructiva. Y es exactamente lo que nuestros auriculares con cancelación de ruido están haciendo. Volvamos a esas ondas sonoras de antes. Las ondas sonoras, como las ondas de luz, tienen picos y valles. Los auriculares con supresión de ruido tienen su propio micrófono incorporado. Y cuando el micrófono del auricular detecta una onda de sonido, los auriculares crean una nueva forma de onda que es totalmente opuesta. Así que, para cada valle hay un pico, y para cada pico, un valle. El resultado es la parte de cancelación de la supresión del ruido. Las ondas se anulan entre sí y se produce una línea plana. Bendito silenció.

Ahora bien, si ya has usado auriculares con cancelación de ruido antes, probablemente te hayas dado cuenta de que no cancelan todos y cada uno de los ruidos. A veces se filtran otros ruidos, como la gente que habla en voz alta o los coches que tocan el claxon. Esto se debe a que la tecnología funciona mejor en entornos con ruido constante, por lo que los auriculares están ideados para sitios como cabinas de aviones o vagones de tren.

En otros casos, con demasiada variación, la adaptación a la onda sonora es más delicada. Es como si fuera incontrolable. Sólo se pueden eliminar un número limitado de sonidos a la vez.

Y algunos auriculares serán mejores que otros. Aunque un par de 50$ pueden no eliminar los ruidos de la manera en la que lo hagan unos de 300 dólares, pueden ser lo suficientemente buenos para tus necesidades. Incluso si no logran un silencio perfecto todo el tiempo, no hay duda de que la tecnología de cancelación de ruido ha sido una forma útil de ayudar a la gente a superar el día o los desplazamientos al trabajo. Parece que los 50 millones de dólares que Bose se gastó en aquel entonces resultaron ser excelentes a largo plazo.

Y además