Cómo recuperar el brillo de tus joyas con este truco casero

Limpiar un anillo

Getty Images

  • Las joyas pierden su brillo característico con el paso del tiempo, por lo que debes limpiarlas de vez en cuando, y no necesitas gastar mucho dinero para ello.
  • Para poner a prueba este truco casero que dejará tus joyas brillantes solo necesitas un ingrediente: bicarbonato de sodio mezclado con agua caliente.

Con el tiempo, las joyas van perdiendo su brillo original, especialmente aquellas hechas de plata. No importa que sean colgantes, pendientes o anillos, ninguna está a salvo. Es inevitable que el material se vaya desgastando hasta el punto de verse más apagado.

Las joyas son clave para aportar un brillo adicional a un conjunto cuando sales. Es por ello que perder precisamente la propiedad clave de esos complementos impedirían su función. Las cremas, los perfumes y el maquillaje pueden fomentar su desgaste, según La Vanguardia.

Para ver tus joyas relucientes cuando te las pongas, deberás mantener una rutina de limpieza constante, y así poder lucirlas en todo su esplendor. Lo mejor es que no necesitas gastar mucho dinero en productos caros para cuidarlas.

Solo te hace falta un ingrediente para poner a prueba este truco casero que dejará tus joyas brillantes: bicarbonato de sodio. Este producto sirve para muchas cosas, entre otras, para limpiar las joyas gracias a su poder abrasivo no agresivo. Como se trata de un compuesto alcalino reacciona ante las sustancias ácidas que quedan incrustadas en los complementos.

50 joyas ocultas de cada provincia de España que no te puedes perder en tu próximo viaje

Lo primero que debes hacer en mezclar un poco de bicarbonato de sodio con agua caliente hasta formar una pasta cremosa. La cantidad que debes hacer dependerá del número de joyas a limpiar. Lo mejor es aprovechar estos momentos para limpiar aquellas que más uses.

Con la ayuda de un cepillo de cerdas suaves, como puede ser el típico para lavarse los dientes, tendrás que aplicar la pasta sobre la superficie de la joya de manera uniforme. Déjalo reposar durante diez minutos antes de frotar suavemente con el cepillo. Realiza movimientos circulares para abarcar mejor las zonas.

Después de frotar, lava las joyas con agua tibia para eliminar los restos de bicarbonato y sécalas con ayuda de una toalla suave limpia. Inmediatamente guárdalas en el joyero para evitar que estén en contacto con el exterior.

En el caso de que tus joyas posean alguna gema incrustada, es mejor que no se emplee este truco, ya que estas podrían dañarse. En algunos casos es mejor utilizar productos específicos. Tampoco es recomendable limpiarse con bicarbonato de sodio joyas que tengan diamantes. En este caso es mejor utilizar amoniaco con un poco de agua tibia.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.