Pasar al contenido principal

Así debes utilizar la inversión en bolsa si buscas obtener beneficios a largo plazo

Traders operando en Wall Street
Reuters
  • Las estrategias de diferenciación de renta variable no son nuevas, pero no han gozado del favor de los inversores en una época de inversión pasiva, indexación y eficiencia de mercado.
  • Según apunta Sunder Ramkumar, gestor de Capital Group, esta exposición suele tratarse de una asignación a índices generales de renta variable y “a través de un producto indexado de bajo coste”.
  • Para aquellos inversores con horizontes de inversión más largos, como es el caso de los inversores jóvenes que pueden mantener su inversión en periodos de caída, los activos de renta variable más cíclicos y con una beta más elevada “han ofrecido mejores resultados”.

Los mercados siguen presentando muchas incertidumbres para invertir. Al menos en el corto plazo. Lo que la mayoría de los gestores de activos recomiendan es apostar por horizontes más amplio. La complejidad de todo esto es cómo hacer una estrategia adecuada que pueda ser exitosa con el paso del tiempo.

Las estrategias de diferenciación de renta variable no son nuevas, pero no han gozado del favor de los inversores en una época de inversión pasiva, indexación y eficiencia de mercado. Es una pena, porque la insistencia en la diversificación ha hecho que muchos olviden que la diversidad de la renta variable puede ser una potente herramienta de reducción de riesgos.

Los inversores se enfrentan a riesgos diferentes conformen van cumpliendo años. Así que, ¿por qué deberían mantener la misma exposición a la renta variable? Según apunta Sunder Ramkumar, gestor de Capital Group, esta exposición suele tratarse de una asignación a índices generales de renta variable y “a través de un producto indexado de bajo coste”. Si consideramos el mercado de renta variable como una combinación de emisiones individuales con características propias en lugar de como un bloque homogéneo, “podremos obtener mejores resultados de inversión”.   

Para aquellos inversores con horizontes de inversión más largos, como es el caso de los inversores jóvenes que pueden mantener su inversión en periodos de caída, los activos de renta variable más cíclicos y con una beta más elevada “han ofrecido mejores resultados”. Esa es la razón por la que optamos por títulos de crecimiento a la hora de construir carteras para inversores que se encuentran en las primeras fases de su ciclo de ahorro.

Leer más: Así puedes organizar tus finanzas personales: 5 grandes recomendaciones para tener una buena planificación

La beta elevada genera más rendimiento

Para ilustrar este aspecto, desde Capital Group enfrentado los grupos de beta con su volatilidad durante un periodo de tenencia de 20 años. Frente a la inversión en el mercado en general, las carteras que incorporan activos de renta variable con beta más elevada registran una mayor rentabilidad, contribuyendo así a contrarrestar la posibilidad de que el nivel de ahorro en el momento de la jubilación no sea el adecuado, al tiempo que presentan un nivel más reducido de riesgo a largo plazo.

Aunque los activos con beta elevada tienden a perder más valor durante los periodos de caída de los mercados, también suelen «rebotar» después, reflejando así su naturaleza orientada hacia el crecimiento.

Es evidente que la volatilidad del mercado a corto plazo puede afectar y preocupar a los inversores en activos con beta elevada. Pero para aquellos que sean lo suficientemente disciplinados como para mantener su inversión en periodos de volatilidad, las correcciones y ventas generalizadas de los mercados pueden quedar eclipsadas por la tendencia alcista que presenta el mercado si consideramos periodos de varias décadas.
 

Y además