Correr despacio: así explica la ciencia los beneficios de esta forma de running

Enrique Luque de Gregorio
Correr despacio: así explica la ciencia los beneficios de esta forma de running

Cada día hay más gente que, ya sea por salud o por mejorar la apariencia, sale a correr diariamente. Por eso no resulta extraño que, en estos tiempos de Internet, muchos intenten desgranar cuáles son las mejores formas de hacerlo. Con independencia de la edad o las condiciones personales que tengas. 

Ahora, un nuevo estudio ha revelado lo que algunos ya parecían saber: correr despacio tiene más beneficios que hacerlo deprisa. Lo cual parece explicar porque se trata de una práctica en alza. Te contamos todo lo que conviene que sepas al respecto. 

Los beneficios de correr despacio

Hay muchas cosas que hay que tener en cuenta antes de salir a correr. Por ejemplo, es importante contar con un buen equipo, elegir un sitio adecuado y el mejor momento del día para hacerlo, en función de tus características. Sin ir más lejos, no todo el mundo está igual de activo por la mañana que por la noche, según su cronotipo.

Pero dejando al margen estas consideraciones habituales para todo el mundo, hay detalles concretos que no suelen tener tan presentes, y que sería un error obviar, como la velocidad a la que resulta más ventajoso correr. 

Por lo general, se piensa que cuanto más deprisa lo haces, mejor, más quemas y más en forma te encuentras. Pero ahora la ciencia parece dar la razón a los que piensan -y hacen- lo contrario.

Según los estudios presentados por los medios American College of Cardiology, Journal of Psychiatric Research y Cooper Institute, correr despacio sería mucho más positivo que hacerlo deprisa. En primer lugar, porque ayudaría a prevenir las enfermedades cardíacas, debido a que el corazón no necesita llevar a cabo un esfuerzo tan grande. 

También se habla de los riesgos del running y su relación con las muertes prematuras. Un asunto complicado, pero en ocasiones sacude esta práctica y alerta sobre sus posibles riesgos. 

Correr, sí, pero con precauciones

Aunque, afortunadamente, no son habituales, los problemas relacionados con salir a correr están ahí y existen. En casos excepcionales, personas con afecciones cardíacas subyacentes pueden experimentar eventos cardiovasculares mientras corren, lo que incluso puede llevar a consecuencias fatales, más aún cuando ya se cuenta con una edad. 

Según los expertos, la mejor forma de prevenir cualquier tipo de riesgo asociado al deporte en general y al running en particular pasa por someterse a exámenes médicos regulares y consultar a profesionales de la salud antes de embarcarse en un programa de ejercicio, especialmente si este pretende ser intenso. 

Además, se suele hablar de la importancia de escuchar a tu propio cuerpo, comenzar gradualmente y ajustar la intensidad del ejercicio según tu condición física. La hidratación adecuada y la atención a las señales de malestar también son fundamentales.

Al final, está claro que cada persona es un mundo, pero que hay razones probadas más que suficientes para determinar que correr despacio resulta más seguro y, al parecer, más beneficios que esprintar a cada instante. Quizá por eso no resulte extraño que mucha gente ya lo hago, con el apoyo de la ciencia o sin él. 

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.

Etiquetas: