Pasar al contenido principal

Las 15 cosas más curiosas que los médicos han extraído del cuerpo de sus pacientes

Un equipo de Germans Trias trata el primer paciente con un nuevo bioimplante para reparar el tejido del corazón después de un infarto
Hospital Germans Trias
  • Cuando uno acude al médico suele ser porque tiene alguna dolencia que podría ser la consecuencia de un problema más grave.
  • Sin embargo, algunos doctores han encontrado en sus pacientes curiosos objetos causantes de ese malestar.
  • Desde hojas de afeitar en el apéndice hasta una bala en el oído: estas son algunas de las cosas más raras que los médicos han hallado en el interior de sus pacientes.
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Primero en Upday Cintillo

Las personas acuden al médico cuando tienen alguna dolencia, pero en casos muy puntuales el motivo de esta puede ser algún objeto no deseado que ha quedado atrapado en el cuerpo del paciente.

Ser un profesional de la medicina significa estar abierto a miles de posibilidades y tener la capacidad suficiente para enfrentarse a cualquier imprevisto que se ponga delante. 

Estos son algunos de los casos más curiosos de objetos que se han encontrado los médicos en el interior de sus pacientes.

Un cepillo de dientes tragado accidentalmente

cepillarse los dientes podría prevenir la disfunción erectil
Pixabay

Marta Restrepo contó que en 2009 se tragó un cepillo de dientes al tratar de llevar a cabo su rutina de higiene bucal. La joven de 20 años dijo en su historia que cuando ocurrió el accidente tenía las manos enjabonadas y, por tanto, escurridizas, motivo por el que se lo tragó sin querer.

Su mala suerte desembocó en una intervención para poder extraerle el objeto que se había instalado ya en su intestino. Los médicos utilizaron un endoscopio que fue introducido por la boca de la chica para no tener que recurrir a una cirugía, según una lista publicada por el diario Qué!.

Una aguja en el glúteo

Médico poniendo una vacuna

Business Insider España

Un hombre ha vivido con una aguja en el glúteo durante 31 años. En 1978 fue a ponerse una vacuna cuando esta se rompió quedando en su cuerpo durante todo ese tiempo. Lao Du, como así se llama, notaba ciertas molestias pero no fue hasta que acudió al médico que descubrió la razón de sus dolencias, según cuenta 20 Minutos.

Du ha conseguido librarse de la aguja en 2009 tras una operación de tres horas. Todo para extirparle un objeto tan pequeño y que los médicos al principio no localizaban.

Un feto que tenía 30 años

Mujer embarazada
Getty Images

Una mujer de 65 años, de nombre Lusianni Isa, acudió al médico debido a los fuertes dolores que estaba experimentando en la zona abdominal. La causa era un embarazo ectópico (fuera del útero) que había tenido 30 años atrás. El feto jamás llegó a salir quedando en el interior de la mujer durante todo ese tiempo.

Los médicos extrajeron el feto petrificado de dos kilogramos de peso que Isa había tenido en su vientre durante esas tres décadas. Por muy raro que pueda parecer este hecho, dentro del lenguaje médico tiene un nombre y es litopedion.

Dos arañas dentro del oído

Mujer con dolor de oido.
Getty Images

El ruido de los cereales siendo bañados en leche. Eso es lo que escuchaba continuamente el joven Jesse Courtney, según informó el diario Democrat-Herald. Sin embargo, hasta que no comenzó a sufrir molestos dolores su madre no lo llevó al médico. Allí es donde encontraron la causa de su problema: dos arañas en el interior de su oído.

Una vez extraídas, Courtney pidió a la enfermera un bote de plástico con alcohol para conservar a las dos inquilinas. Una de las arañas no estaba viva pero la otra no tardó mucho más en correr la misma suerte.

Una bola de pelo de 4 kilos formada en el estómago

Perder pelo
Getty Images

La joven de 18 Ayperi Alekseeva convivió durante años con una bola de pelo en el interior de su estómago que llegó a pesar 4 kilos. El motivo por el que se formó semejante cúmulo capilar no es otro que una manía de la chica. Algunas personas se muerden las uñas y otras, como Alekseeva, el pelo.

La bola de pelo bloqueaba su sistema digestivo ocasionándola deshidratación y desnutrición. Pero los síntomas por los que se decidió a acudir al médico fueron un fuerte dolor abdominal consecuencia del objeto que tenía dentro.

Los médicos aseguraron que si la joven no hubiese acudido al médico, posteriormente intervenida, habría muerto en cuestión de poco tiempo.

Leer más: Estas serán las 10 primeras causas de muerte en 2040 en España

Una bala en el interior del oído

Pistola
Shutterstock

Sorprendido es como se quedó Michael Moyla después de que los médicos descubrieran que tenía una bala incrustada en el oído. El cómo había llegado hasta ahí es una historia de lo más curiosa.

Su mujer, April Morgan, confesó haber disparado por error una noche tras escuchar sonar la alarma de su casa. La policía le retiró el arma ya que no tenía permiso para su posesión debido a sus antecedentes penales como traficante.

Una rama de abeto incrustada en el pulmón

Pulmones
Getty Images

Artyom Sidorkin se vio obligado a ir al hospital cuando empezó a tener fuertes dolores en el pecho además de toser sangre. Los médicos pensaron que la anomalía presente en la radiografía que le hicieron se trataba de un tumor pero la realidad era otra muy diferente.

El joven de 28 años tenía una rama de abeto de cinco centímetros incrustada en uno de sus pulmones, según cuenta FOX News. La teoría que los médicos aceptaron para entender semejante suceso fue que el chico había inhalado alguna semilla que terminó brotando en su interior.

Una botella que apareció en el recto de un hombre

Botellas de Coca-Cola
Botellas de Coca-Cola

Getty Images

Un hombre llegó al hospital con fuertes dolores de estómago causados por un objeto que sorprendió a los médicos, pero no por lo que era, sino por el lugar en el que se encontraba. Una botella fue hallada en el interior del ano de este.

El propio señor confesó el haberse introducido la botella y, al comprobar que no podía sacarla, se ayudó de un alambre de acero que también se quedó en su interior. Los médicos extrajeron los dos objetos y se dieron cuenta de que había perforaciones en su intestino.

Leer más: Crean un virus que curaría todos los tipos de cáncer conocidos: los científicos piden prudencia, ya que de momento solo funciona en ratones

Un lápiz de 8 centímetros acabó en la cabeza de una niña

Homer Simpson lápiz
20th Century Fox

Un caso similar se ha visto en la mítica serie de Los Simpson cuando Homer acaba con un lápiz en el interior de su cabeza. Sin embargo, esta vez ocurrió en la vida real.

Magret Wegner estuvo cinco décadas conviviendo con un lápiz en el interior de su cabeza. Cuando tenía cuatro años se cayó y el lápiz que sujetaba en la mano le terminó "desapareciendo dentro de la cabeza", como dijo la propia protagonista al diario Bild.

El objeto no afectó a ninguna parte relevante del cerebro aunque le ha causado jaquecas y hemorragias nasales durante todos esos años.

A sus 59 años, y una vez que la medicina lo ha permitido, los médicos han extraído parte del lápiz, concretamente 6 centímetros de este. Sin embargo, aún tiene un pequeño fragmento cuya sujeción al cuerpo de la mujer es tan grande que ha sido imposible extirparlo.

Un electrodo en el vientre

Dolor de barriga.
Getty/Pornpak Khunatorn

Raquel de la Cruz no se encontraba bien desde que dio a luz por primera vez y es que los ginecólogos que participaron en el parto se dejaron olvidado un electrodo en el vientre de la mujer. No fue hasta que se hizo una radiografía a causa de una gastroenteritis que padeció que descubrieron el origen de sus dolencias.

La mujer presentó una denuncia hacia el hospital por aquel despiste que podría haberle ocasionado problemas más serios.

Varias joyas en el intestino de una mujer

Joyas
Shutterstock

Una mujer madura llegó a urgencias con fuertes dolores de estómago debido a una gran ingesta descontrolada de joyas. Sí, joyas. El motivo era evitar que su marido regalara esos mismos accesorios a su amante.

Los médicos no encontraron nada fuera de lo normal en el examen físico que le hicieron nada más llegar al hospital pero tras realizar una radiografía abdominal se desveló el gran misterio que ocultaba aquella mujer en su interior.

Una moneda que se tragó un niño de 4 años

Monedas de dos euros
MarioGuti/Getty

Según un artículo del International Journal of Emergency Medicine, un niño de 4 años se tragó de forma accidental una moneda. Para no tener que operarle a su temprana edad, los médicos contemplaron otras posibilidades igual de eficaces. Así es como le recetaron laxantes y al cabo de 28 días, el joven terminó expulsando por sí mismo la moneda que había ingerido.

Varias hojas de afeitar acabaron en el apéndice de un hombre

Cuchillas de afeitar
Shutterstock

Un caso bastante misterioso fue con el que se encontraron tres médicos, según un artículo publicado en el International Journal of Surgical Case Reports. Los guardias de una prisión llevaron al hospital a un recluso que sentía un fuerte dolor abdominal.

Después de realizarle una radiografía de urgencia descubrieron tres hojas de afeitar en su apéndice. Nunca se supo cómo estas llegaron a esa zona de su cuerpo.

Leer más: 'Salud sin bulos', una iniciativa para erradicar rumores falsos en la red

Un destornillador en el recto

Destornillador Xiaomi

Un hombre de 58 años llegó a urgencias con una severa inflamación en el glúteo causada por un destornillador que este tenía en su recto. Este es un problema realmente frecuente debido a la falta de asesoramiento que recibe la gente respecto a estos temas considerados tabúes.

El hombre consiguió salvarse pero este despiste podría haber desembocado en una tragedia mucho mayor.

Un gusano en el oído

Mujer con dolor de nariz.
Getty Images

Hay que tener mucho cuidado con lo que se come. Y sino que se lo digan a Rosemary Álvarez. Estaba en sus 37 años cuando le descubrieron un gusano o "taeniam solium" en la cabeza por haber ingerido un alimento contaminado.

Los síntomas que experimentó fueron desde el entumecimiento de un brazo hasta dificultades a la hora de tragar. Para su suerte, una vez extirpado el bicho, su vida volvió a la normalidad.

Y además