Pasar al contenido principal

Una mujer capaz de oler enfermedades podría ser clave para la lucha contra el Parkinson

Mujer mayor siendo atendida por una enfermera
Getty
  • Joy Milne es una mujer británica capaz de detectar enfermedades utilizando su desarrollado sentido del olfato.
  • Lo más curioso es su capacidad de detectarlas incluso antes de que estas sean diagnosticadas.
  • Sin embargo, el olor con el que más familiarizada está se corresponde con el Parkinson, enfermedad que padeció su marido.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los sentidos no están desarrollados por igual en todas las personas. Un claro ejemplo de ello es Joy Milne, una mujer británica que trabajó durante 26 años como enfermera y que es capaz de detectar enfermedades con el olfato.

Desde joven sabía que tenía el sentido del olfato más evolucionado que el resto de personas pero nunca llegó a pensar que podía ser capaz de hacer semejante cosa. El término empleado para este trastorno que supone la exageración de los olores se llama hiperosmia. Milne se dio cuenta de lo que podía hacer tras enterarse de que su marido padecía Parkinson.

Leer más: Esta startup crea nuevos fármacos utilizando inteligencia artificial (y ya está valorada en 2.000 millones de dólares)n diagnosticar

Milne se dio cuenta de sus habilidades cuando su esposo tenía 45 años, una vez fue desvelado el diagnóstico de este, pero se arrepiente de no haberse dado cuenta 12 años antes cuando comenzó a sospechar que algo no iba bien. La ex enfermera notó un cambio en el olor corporal de su pareja antes de que presentara los síntomas de la enfermedad.

Sin embargo, jamás habría pensado que aquellos olores no eran por falta de higiene, sino porque ella misma era capaz de diferenciar los diversos aromas y enfermedades. Asegura haberle detectado un "olor amaderado, almizclado" que al principio pensó que podía ser la consecuencia al dejar de ducharse o de lavarse los dientes, ha dicho Joy Milne a Urgente 24.

Una posible clave contra el Parkinson

El Parkinson es una enfermedad que a día de hoy sigue sin tener cura. Ni siquiera se ha descubierto cuál es su origen exacto. Lo que sí se conoce tras el estudio realizado por un grupo de científicos es que el número de pacientes que lo sufren ha estado creciendo durante los últimos años. Estiman que en 2040 la cifra se habrá duplicado, alcanzando los 14 millones de casos en todo el mundo.

Esta enfermedad neurodegenerativa afecta a las neuronas dopaminérgicas cuya función consiste en permitir el movimiento muscular así como controlar el sistema nervioso central.

Un equipo de investigadores de Manchester han estado explorando la posibilidad de poder detectar la enfermedad antes de que aparezcan los síntomas más evidentes. Las compañías farmacéuticas han estado desarrollando nuevos medicamentos pero estos solo pueden ser empleados cuando las células nerviosas que producen la dopamina han sido destruidas.

Leer más: Un grupo de científicos investiga cómo tratar la diabetes mediante impulsos eléctricos en el cerebro

Milne ha ofrecido su ayuda a este equipo, dirigido por Perdita Barran, una química que comenzó a dedicar tiempo a esta enfermedad tras descubrir el don que posee la primera.

Su trabajo conjunto se resume en la aportación de Milne para detectar el Parkinson en sus primeras etapas y la dedicación de Barran para desarrollar una prueba de diagnóstico en un proyecto llamado NoseToDiagnose.

Los olores están formados por moléculas que se pueden medir, calentar y examinar por lo que quizás la habilidad de Milne para oler las enfermedades suponga un paso hacia delante en la medicina.

Y además