Cuidado con la factura: cuánto gasta un asistente de voz como Alexa, Siri y Google Assistant

Amazon multada con casi 30 millones de euros por violaciones de privacidad de datos de Alexa y Ring
  • Cuidado con la factura de electricidad y los asistentes de voz como Alexa, Siri y Google Assistant, porque supone un mayor gasto del que imaginas.
  • Según la OCU, estos dispositivos consumen aproximadamente 26 kilovatios hora al año en reposo, lo que equivale a un gasto de 24 euros anuales.

Llega otra revolución con la inteligencia artificial, y con ella para muchos supone el fin de estos dispositivos, hasta hace poco lo último, pero los asistentes de voz como Alexa, Siri y Google Assistant son aún una parte integral de muchos hogares, pero cuidado porque igual piensas que apenas consumen energía. Cuando veas lo que gasta un Alexa, Siri o Google Assistant, igual pones medidas.  

Estos dispositivos inteligentes han revolucionado la manera en que interactuamos con la tecnología, facilitando tareas diarias y ofreciendo conveniencia con solo un comando de voz. Sin embargo, su uso continuado y la constante necesidad de estar conectados pueden tener un impacto significativo en tu factura de electricidad. En este artículo, exploraremos cuánto consumen estos dispositivos y cómo puedes gestionar su uso para evitar sorpresas en tu factura.

¿Cuánto consumen los asistentes de voz?

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha alertado sobre el tema; ha realizado estudios para determinar el consumo energético de diversos aparatos domésticos, incluidos los asistentes de voz. Sorprendentemente, estos dispositivos, incluso en reposo, pueden representar un consumo significativo.

¿Cuánto consumen en reposo?

Los asistentes de voz permanecen constantemente conectados y en espera de comandos, lo que se conoce como "consumo fantasma". Según la OCU, estos dispositivos consumen aproximadamente 26 kilovatios hora al año en reposo, lo que equivale a un gasto de 24 euros anuales. No parece mucho, pero si vas sumando con otros aparatos y otros gastos, es un problema económico. 

Para que te hagas una idea, este consumo los coloca justo detrás de las calderas de gas, que consumen alrededor de 27 kilovatios hora al año en reposo, y el gas no tiene fama precisamente de consumo moderado. Para ponerlo en perspectiva, un televisor moderno en reposo consume alrededor de 10 kilovatios al año.

Factores que afectan el consumo

  • Frecuencia de uso: cuanto más utilices tu asistente de voz, mayor será el consumo. Las tareas que requieren procesamiento, como reproducir música, controlar otros dispositivos inteligentes o responder a consultas complejas, aumentan el consumo energético.
  • Actualizaciones y mantenimiento: estos dispositivos requieren actualizaciones periódicas y mantenimiento, lo que también contribuye al consumo de energía. Además, la conexión constante a Internet para acceder a datos y servicios en la nube es otro factor que incrementa el gasto energético.
  • Tipo de dispositivo: diferentes modelos y marcas pueden tener variaciones en su consumo energético. Por ejemplo, los dispositivos con pantallas (como el Amazon Echo Show) suelen consumir más energía que los modelos solo de audio.

Cómo reducir el consumo energético de los asistentes de voz

Aunque el consumo de estos dispositivos puede parecer inevitable, hay varias estrategias que puedes emplear para reducir su impacto en tu factura de electricidad. Una de las maneras más efectivas de reducir el consumo fantasma es desenchufar los asistentes de voz cuando no los necesites. Esto es especialmente útil durante períodos largos de inactividad, como cuando estás de vacaciones.

Los enchufes inteligentes también son una gran opción, ya que pueden programarse para cortar el suministro de energía a los dispositivos cuando no están en uso. También puedes controlarlos de forma remota, asegurándote de que los dispositivos no consuman energía innecesariamente.

Revisa también la configuración de tu asistente de voz para minimizar el consumo energético. Algunos dispositivos permiten ajustes en los modos de ahorro de energía o la reducción de la frecuencia de actualización. Lo mismo, ya que estás, para el resto de aparatos. 

Por último, asegúrate de que tus asistentes de voz estén siempre actualizados. Las actualizaciones no solo mejoran la funcionalidad y seguridad, sino que también pueden incluir optimizaciones de eficiencia energética.

Impacto económico pero también ambiental

El uso de asistentes de voz no solo afecta tu factura de electricidad, sino que también tiene. A primera vista, 24 euros al año puede no parecer mucho. Sin embargo, cuando consideras varios dispositivos en un hogar durante varios años, el coste se acumula. Además, estos costos adicionales pueden ser significativos para aquellos con presupuestos ajustados.

El consumo energético de los asistentes de voz contribuye a la huella de carbono global. La generación de electricidad, especialmente a partir de fuentes no renovables, produce emisiones de gases de efecto invernadero. Reducir el consumo energético en casa ayuda a disminuir esta huella. Dirás que no vas a cambiar el mundo con estas nimiedades, pero tacita a tacita...

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.