Pasar al contenido principal

Curiosidades no políticas del CIS de enero de 2018

Un bar de tapas en la Cava Baja de Madrid.
Un bar de tapas en la Cava Baja de Madrid. Jasper Juinen/Getty Images

Este frío 5 de febrero se han publicado los resultados del barómetro que realiza cada mes el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS)… y probablemente ha dejado helado a más de uno. Con casi 2.500 entrevistados, los datos políticos reflejan que el PP cae, aunque ganaría las elecciones, que el PSOE sigue como segunda fuerza y que Ciudadanos ya es tercera en intención de voto. Nunca nieva a gusto de todos.

Pero, aparte del clásico repaso político, hay muchos más datos curiosos que se pueden sacar del estudio del CIS. Por ejemplo, que la mayoría de los españoles se ven como progresistas, pero eso no es incompatible con la religión, porque siguen yendo a misa más de lo que pensaríamos, pero que la independencia de Cataluña preocupa bastante menos de lo que creeríamos (por no hablar de los refugiados...). También que apenas conocen a sus ministros y que, en general, son bastante felices. Lo que no quiere decir que estos dos datos estén relacionados… o sí.

  • El español medio no es optimista pero sí es feliz: cree que la situación política es igual (49,9%) o peor (41,1%) que hace un año, y que dentro de un año estará igual (46,6%) o peor (24,5%). Pero en una escala del 1 al 10, el 75% está por encima del 7 en cuanto a felicidad. Sólo el 0,2% se cree completamente infeliz.
  • Entonces, ¿qué nos preocupa? Sobre todo el paro, al 35%, y los llamados "problemas de índole económica" al 23,8%. La sanidad, las pensiones, la calidad del empleo, la corrupción y el fraude preocupan también a más del 10% de los españoles. ¿Cataluña? Sí, pero sólo al 4,3%. 
  • Más llamativo aún resulta lo que no preocupa. Muy pocos españoles marcan en esta casilla las drogas (0,2%), los problemas de la ganadería y la agricultura (0,2%), el racismo (0,1%), los nacionalismos (0,1%). El feminismo o la violencia machista, por muy visibles que sean, tampoco parecen importar a los españoles: los "problemas relacionados con la mujer" sólo destacan para el 0,2% de la población. Y hay categorías que tiene un cero patatero: los desahucios, los refugiados y los estatutos de autonomía.
  • Eso sí: el 3,1% se define como feminista… aunque es la opción menos elegida, por debajo de ser ecologista (3,8%) o nacionalista (3,6%).
  • Lo que sí que preocupa poco son los asuntos políticos. Al leer la lista de los 16 ministros, nueve son prácticamente desconocidos para buena parte de los españoles: Fátima Báñez (el 41,6% no la conoce), Juan Ignacio Zoido (el 45,6%), Íñigo Méndez de Vigo (52,6%), Dolors Montserrat (54,6%), Rafael Catalá (54,6%), Íñigo de la Serna (55,7%), Isabel García Tejerina (60,2%), Alfonso Dastis (64,1%) y, el más desconocido, Álvaro Nadal (68,7%), el responsable de la cartera de Energía y Turismo. En cambio, la más famosa es Soraya Sáenz de Santamaría: el 90% la conoce.
  • En España hay más analfabetismo que doctorados: un 1,1% asegura que no ha ido a la escuela, mientras que un 2,3% asegura no haber ido a la escuela pero saber leer o escribir. En total: un 3,4% no ha ido al colegio. Además, un 5,4% no tiene estudios mientras que un 0,7% ha empezado —al menos— los estudios de Doctorado.
  • ¿Creyentes o ateos? A partes exactamente iguales. En España hay un 16,8% de no creyentes y un 9,6% de ateos: un 26,4% en total. Tantos españoles que no creen como que van a misa con frecuencia: un 9,9% va mínimo una vez al mes y un 14,1% casi todos los domingos y festivos… y un 2,2% varias veces a la semana. Es decir, la misma cantidad, un 26,2%. Y sin contar la llamada BBC (bodas, bautizos y comuniones).
  • Eso sí: creyentes o ateos, a favor o en contra, todo gira alrededor del catolicismo. Sólo un 2,6% asegura ser creyente de otra religión.
  • Creyentes o ateos, pero ¿progresistas o conservadores? El 13,2% (el grupo más importante) se llama a sí mismo conservador. El 12%, en cambio, es liberal… pero a ese grupo podría sumársele el 10,6% progresista y el 12,3% socialista. Por tanto, el grupo liberal sería de casi el 35%.
  • Vivir de las rentas. El sueño de todo español es, precisamente un sueño. Es algo que sólo consigue el 0,1% de la población (pero se consigue, algo es algo).
  • El trabajo doméstico sin remunerar, tan invisible, no lo es tanto: ocho de cada 100 españoles se dedican a él. Pero sigue sin existir.
  • ¿Y cuánto ganamos? La mitad de los españoles entre 600 y 2.400 euros, y una cuarta parte entre 900 y 1.800. Eso sí: hay un 12,7% cobra más de 2.400 euros. De hecho, un 0,6% cobra más de 6.000 euros, un millón de aquellas extintas pesetas, cada mes.
  • Ricos o pobres, somos inseguros. Más de uno de cada 10 españoles ve muy probable o bastante probable perder su empleo en el próximo año. Pero también tenemos esperanza: casi el 45% de los parados españoles ve muy probable o bastante probable encontrar trabajo en un año.
  • Españoles hablando español. ¿Obvio? Pues no tanto. Sólo para siete de cada 10 es su idioma materno. De hecho, un 1,3% "habla un poco" de español y un 6,4% "más o menos bien". Menos mal que el CIS no pregunta por el inglés.

Te puede interesar