Pasar al contenido principal

El Dow Jones entra en fase de corrección tras las últimas caídas

La gráfica muestra la abrupta caída del Dow Jones desde principios de este año 2018.
La gráfica muestra la abrupta caída del Dow Jones desde principios de este año 2018. Markets Insider
  • El Dow Jones está sumido en una fase de corrección, según los analistas que señalan que acumula una caída del 10% con respecto a su máximo más reciente.
  • El pasado jueves, el promedio industrial del Dow Jones cayó más de 1.000 puntos en una liquidación que se aceleró hacia el final de la jornada.
  • Las bolsas han fallado a la hora de mantener el rebote desde el viernes, cuando se conocieron los datos sobre salarios que estuvieron por encima de las expectativas y añadieron preocupaciones a que la inflación en Estados Unidos sea más alta de lo esperada
  • A través de Markets Insider se puede realizar un seguimiento del Dow Jones.

El Dow Jones está oficialmente en fase de corrección, definida como un descenso del 10% desde su máximo más reciente.

Este es el marcador de los tres índices principales del pasado jueves:

  • Dow: 23,860.46, -1,032.89, (-4.15%)
  • S&P 500: 2,581.08, -100.58, (-3.75%)
  • Nasdaq: 6,777.16, -274.82, (-3.90%)

El índice de referencia S&P 500 cerró con un 10,4% por debajo de su máximo histórico del pasado 26 de enero. Es la cuarta fase de corrección del índice desde que en marzo de 2009 el mercado tomara la senda alcista, según Bespoke Investment Group.

La bolsa no ha conseguido rebotar desde que el viernes 2 de febrero se publicaran datos de salarios que fueron mejores de lo esperado. Este indicador aumentó las preocupaciones sobre que aumente la inflación. Las ventas han continuado esta semana, agravadas por factores técnicos como la implosión de las compraventas que habían apostado por la baja volatilidad.

Las acciones repuntaron el pasado miércoles y el Dow Jones cerró con una subida de 567 puntos, que equivalen a un repunte del 2,3%. El pasado jueves, el índice de las acciones de grandes empresas, entre ellas Boeing y Apple, volvió a situarse en números rojos para este 2018.

Los movimientos bruscos de esta semana han suscitado preguntas acerca de la rapidez con la que los inversores estarían dispuestos a comprar acciones a precios más bajos o si, por el contrario, se mantendrían cautos ante la amenaza de una mayor inflación. Tras un período de préstamos con intereses muy bajos que benefició a las empresas, la Reserva Federal podría verse obligada a elevar los tipos de interés antes de la que los inversores esperaban.

"No hay prisa por venir aquí y comprar este mercado, porque se trata exclusivamente de una venta técnica", declaró Larry Hatheway, economista jefe de GAM Investments, ante Business Insider. "Hay fundamentales que evitan que la gente que pueda ver valor entre en mejores precios para explotarlo".

Sin embargo, muchos otros estrategas han asegurado que esta es la oportunidad para "comprar a la baja".

El Índice de Volatilidad Cboe volvió a subir hasta marcar los 34,54 puntos el pasado jueves, lo cual representa más del doble de sus mínimos tras haber sufrido el pasado lunes su mayor descenso histórico en puntos en una sesión. El denominado "indicador del miedo" rastrea las expectativas de los operadores sobre la inestabilidad futura y se mueve en valores opuestos al S&P 500 la mayoría del tiempo.

"Lo único que podemos esperar ahora es más volatilidad", dijo Jeremy Hale –director de asignación de activos y macroeconomía global de Citi– en una nota de prensa el pasado jueves. "En vez de intentar atrapar un cuchillo en el aire, preferimos esperar a que se estabilicen."

Te puede interesar

Lo más popular