Pasar al contenido principal

Empleo obliga a ser autónomos a los miembros de cooperativas

Mujer trabajando con el ordenador
Pixabay

Adiós al chollo que las conocidas como Cooperativas de Trabajo Asociado suponían para un buen número de trabajadores por su cuenta. Este tipo de plataformas permitía a aquellos freelance eventuales o que no lograban facturar grandes cantidades de dinero ahorrarse los gastos que supone darse de alta en el Regimen Especial de Autónomos.

Ahora Empleo ha anunciado que en relación con este asunto el ministerio ya ha dado de baja a más de 6.000 trabajadores del Régimen General, obligando a cerca de la mitad de ellos, unos 3.000 asociados a este tipo de cooperativas, a darse de alta como autónomos.

Así lo ha confirmado la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez este jueves en el Congreso de los Diputados.

Según informa el diario 20minutos, durante la comparecencia de la ministra en relación a la situación y evolución del mercado de trabajo, Bañez reveló que la propia Comisión Europea había recomendado intensificar las campañas de inspección en el marco de la economía colaborativa.

En cuanto a este tipo de coopertativas, entre las que cabe destacar Factoo o Cooperativa online como algunas de las plataformas más conocidas, su funcionamiento se basa en permitir a los trabajadores por cuenta propia poder facturar sus servicios a través de ellos, por lo que se evitaban tener que tributar como autónomos.

Para ello, cualquier freelance que quisiera facturar a través de ellos debía registrarse como socio de alguna de estas cooperativas y pagar su inscripción, en torno a unos 20 o 60 €. Además este tipo de plataformas solicitaba un depósito que la cooperativa devolvía una vez dados de baja como socios.

Tras ser inscritos,  los trabajadores podían entonces facturar a través de esta cooperativa los trabajos realizados con sus clientes.

Para esto, antes de realizar cualquier servicio se debe avisar a la plataforma para que esta pueda dar de alta como empleado por cuenta ajena a dicho freelance por el mismo tiempo que este ha invertido en su trabajo. De esta manera es la propiacooperativa la que factura en lugar del trabajador.

Una vez que esta cobra el dinero, entonces ingresa al freelance su salario descostando  antes los gatos de gestión, el 2% de IRPF, el 10% de Sociedaes y el 6% relativo a la cotización en el Régimen General.

Leer más: Si eres autónomo, estas son las razones por las que tus 270 euros de cuota no son comparables con los 14 euros de Gran Bretaña

En resumen, de esta manera la cooperativa se lleva una comisión mientras que el trabajador no debe acarrear con los gatos que conlleva ser autónomo.

En este sentido la ministra se ha dirigido a este tipo de empresas como “plataformas que menoscaban los derechos de los trabajadores”, al afiliar a “verdaderos autónomos no dados de alta en el RETA.”

En línea con esto, Bañez también ha cargado contra las empresas de economía colaborativa que emplean a sus trabajadores como falsos autónomos a quienes ha puesto al nivel de estas cooperativas.

Por otro lado, la oposición ha cargado contra la ministra en relación con la situación inversa a la expuesta. El asunto de aquellos trabajadores que cumpliendo los requisitos de un asalariado son obligados por sus empresas a darse de alta como autónomosEl caso más famoso de todos es en este momento es el de la empresa Deliveroo respecto a sus repartidores.

Ante las frecuentes preguntas a la ministra sobre esta situación, Báñez ha resaltado que durante el pasado año las actuaciones llevadas a cabo por el organismo”han permitido aflorar 6.785 empleos desde 2012″. Según los datos ofrecidos por el ministerio, solo en 2017 tuvieron lugar 7.500 inspecciones de trabajo con este objetivo.

Te puede interesar

Lo más popular