Pasar al contenido principal

La encrucijada vasca: el apoyo a los Presupuestos asfixia al PNV

Aitor Esteban Bravo es un político y profesor asociado de Universidad español, que actualmente desempeña el cargo de portavoz del Partido Nacionalista Vasco en el Congreso de los Diputados
GettyImages

La aprobación de los Presupuestos Generales del Estado del año 2018 se encuentra en la cuerda floja.

El Gobierno sabe que necesita contar con el apoyo de Ciudadanos, dado por descontado, junto a los diputados de Nueva Canarias, Coalición Canaria y Foro Asturias.

Pero, sobre todo, necesita el apoyo del Partido Nacionalista Vasco y sus cinco diputados o tendrá un problema de gobernabilidad.

El PNV se ha mantenido firme desde octubre en su decisión de no aprobar las cuentas para 2018, prorrogadas ya por segundo año consecutivo. No lo hará, en principio, mientras se mantenga la intervención de la Generalitat. Esto es: si hay 155, no habrá presupuestos generales.

Ha llegado el momento de la verdad

Al frenar la publicación en el Boletín Oficial del nombramiento de los consellers de la Generalitat de Cataluña, con la excusa de que se encuentran en prisión o fuera del país, el Gobierno ha mantenido indirectamente la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

El PNV traicionaría su palabra en el caso de apoyar unos presupuestos con el 155 aún vigente. La formación de la izquierda abertzale EH Bildu ya ha avisado al partido: "se convertirá en miembro del club del 155" si apoya los presupuestos.

Esto significaría una dura derrota para los conservadores en el marco político del autogobierno vasco.

Al mismo tiempo, el partido dirigido por Aitor Esteban en el Congreso de los Diputados no quiere perder los beneficios obtenidos gracias a su lealtad al Gobierno de Rajoy.

La rebaja del Cupo vasco hasta 2021 y de forma retroactiva aumentará el presupuesto de la región en 2.400 millones de euros.

Además, este sábado se confirmó una inversión adicional de 70 millones en Euskadi hasta 2020.

Pero no se queda aquí el ‘botín’ en la negociación presupuestaria de Aitor Esteban y los suyos.

El PNV también consiguió que, tras muchas reticencias, Mariano Rajoy decidiera incluir en los presupuestos de este año una subida de las pensiones de acuerdo al IPC.

Este aumento del 1,6% buscaba no solo el apoyo del PNV, sino también aplacar las movilizaciones de los jubilados que estaban llenando las calles y plazas de todo el país.

Y en esas llegamos a las últimas horas de negociación. El debate presupuestario ya ha comenzado esta mañana en el Congreso. El Partido Popular está cerrando los últimos flecos y ha situado al PNV en una disyuntiva difícil de resolver.

Los nacionalistas vascos tendrán que decidir si prefieren mantenerse firmes en sus convicciones a riesgo de perder la financiación conseguida, con unas elecciones anticipadas que podrían dar la victoria a Ciudadanos y con manifestaciones de pensionistas ya preparadas para el fin de semana que exigirán su subida de las pensiones, con o sin 155.

O si prefieren, por el contrario, asegurar el dinero fresco que le ofrece el Gobierno central traicionando su palabra, a los nacionalistas catalanes y poniendo en duda el camino ‘autonomista moderado’ emprendido por el lehendakari Íñigo Urkullu durante esta legislatura.

Es por eso que todo parece indicar que el PNV votará 'sí' a los Presupuestos, pese a que el 155 continúe aún vigente.

Sin duda, en el seno del partido esperan como agua de mayo un anuncio de última hora.

Ya sea el de la publicación en el Boletín Oficial del nombramiento de los consellers catalanes en prisión y en el exterior, que sería impugnado por el Gobierno al momento; o el de la propuesta de otros candidatos para completar el ejecutivo regional por parte del nuevo president Quim Torra.

Por su parte, el Gobierno de Rajoy está cada vez más presionado por los tiempos y tratará hasta el último momento de adular a los nacionalistas vascos para que les den su apoyo.

Lo que está claro es que, de no aprobarse mañana los presupuestos y como ya avisó el Partido Socialista, habrá elecciones anticipadas.

Una situación de la que el gran beneficiado podría ser el partido de Albert Rivera.

Te puede interesar