España busca seguir mejorando su energía renovable con la instalación de entre 15 y 17 parques eólicos flotantes antes de 2030

Un molino de viento en el mar

Reuters

La energía eólica es una de las grandes propuestas de fuentes sostenibles más importantes de la actualidad y España quiere tomar buena nota de ello. Y aunque es cierto que la tecnología española en este campo es una de las más relevantes a nivel europeo, todavía le falta camino por delante. 

Por ese motivo, España quiere tener entre 15 y 17 parques eólicos flotantes en el mar al terminar esta década y lo cierto es que tienen mucho camino hecho. 

La eólica flotante ha sido la gran promesa del futuro del "Wind Europe", el congreso más valioso del sector que se ha celebrado esta semana en Barakaldo y este es uno de los temas que se han tratado en el evento, tal y como recoge El Economista

Actualmente, España es el primer desarrollador de prototipos del mundo y de las 13 instalaciones flotantes de prueba que existen en la actualidad, 11 de ellas están fabricadas por empresas españolas. 

Actualmente, se están probando diferentes soluciones para que los molinos floten: una llamada spar que es una orza de 60 metros de acero que estabiliza el aerogenerador y otra que forma una torre telescópica de hormigón.

Reducir el metano, expandir las granjas solares o hacer ciudades transitables a pie y en bici: 5 medidas para salvar al mundo del cambio climático, según la ONU

¿Y el motivo para no ponerlos mar adentro? Sencillo: la profundidad del mar español puede expandirse kilómetros, algo que hace inviable anclarlos al fondo marino, como se hace en el Mar del Norte o el Báltico, entre otros. 

De momento hay que señalar que es una tecnología que está en desarrollo, pero al ser así, forma una gran oportunidad para la industria española de sobresalir en el sector y abrir mercados en todo el mundo. 

Además, es una tecnología que tiene sus bondades: se construyen en el puerto y se llevan flotando al destino, por lo que requiere menos complejidad que aquellos que requieren grúas. Eso sí, la tramitación de los parques puede durar unos 6 años porque hay un conocimiento menor de los efectos que generan en el medio marino. 

Actualmente, existe una hoja de ruta aprobada por el Gobierno que propone alcanzar los 3 gigavatios en 2030 de energía eólica marina, lo que se traduce en estos 15-17 parques eólicos flotantes. 

En cuanto a los primeros pasos, toca aprobar los planes de ordenación del espacio marino para fijar los posibles emplazamientos y realizar la primera subasta de terreno en el primer trimestre del 2023 y empezar a funcionar en 2028 o 2029 como tarde. 

Otros artículos interesantes:

El gran desafío de las renovables tiene solución: las baterías de esta startup permiten almacenar la energía hasta 100 horas a un bajo coste

La energía renovable del futuro será más eficiente gracias a la inteligencia artificial

Fukushima se va a transformar en un centro de energía renovable con plantas de energía solar y eólica

Te recomendamos