Reducir el metano, expandir las granjas solares o hacer ciudades transitables a pie y en bici: 5 medidas para salvar al mundo del cambio climático, según la ONU

Paneles solares se instalan en una planta fotovoltaica flotante en un lago en Haltern (Alemania) el viernes 1 de abril de 2022.
Paneles solares se instalan en una planta fotovoltaica flotante en un lago en Haltern (Alemania) el viernes 1 de abril de 2022.

Martin Meissner/AP Photo

Solo nos quedan 3 años para evitar las peores consecuencias del cambio climático, advirtió el lunes un informe ejemplar de las Naciones Unidas.

Las actividades humanas están liberando a la atmósfera gases que atrapan el calor, como el dióxido de carbono y el metano. Este fenómeno ha provocado que las temperaturas globales aumentasen 1,1 grados centígrados en los últimos 170 años, y el planeta está en camino de calentarse aproximadamente 2 grados más para fines de siglo,

De esta manera, están en peligro la salud física de los humanos, nuestro suministro de alimentos y agua, la disponibilidad de lugares seguros para vivir y la supervivencia de las especies animales.

Sin embargo, todavía hay tiempo para cambiar el catastrófico futuro por delante, según el enfoque del nuevo informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU, escrito por cientos de científicos de todo el mundo.

"Mientras deseemos mantener las temperaturas por debajo de los 3 grados, necesitamos alcanzar un pico de emisiones de inmediato, tan pronto como sea posible, idealmente hace cinco a 10 años, y a más tardar antes de 2025", explica Edward Byers, investigador de energía y clima en el Instituto Internacional para el Análisis de Sistemas Aplicados, y autor principal del informe.

Anderson Soletti camina en su plantación de soja afectada por la sequía, en Espumoso, estado de Rio Grande do Sul, Brasil, el 10 de enero de 2022.

Si las emisiones globales de gases que atrapan el calor alcanzan su punto máximo para 2025, caen a la mitad de su nivel actual para 2030 y caen a cero para 2050, existe la posibilidad de que el planeta no se caliente más allá de 1,5 grados

A lo largo de casi 3000 páginas, el informe presenta una detallada hoja de ruta para cumplir con ese ambicioso cronograma y revertir la crisis climática.

Muchas de las medidas en el documento del IPCC son baratas, rápidas y factibles con la tecnología actual. Algunos, como los sistemas mejorados de transporte público, ofrecen beneficios adicionales, como la creación de nuevos puestos de trabajo y el tratamiento de la inequidad socioeconómica.

Este gráfico revela cuánto se ha alargado el verano desde 1950

"Los beneficios globales de la acción climática superan el costo", dijo a Insider Stephanie Roe, autora principal del informe y científica climática del Fondo Mundial para la Naturaleza.

"Todavía es posible", dijo Byers.

Aquí encontrarás 5 acciones climáticas sencillas que los gobiernos y las empresas de todos los tamaños pueden abordar en este momento.

Adaptar las ciudades para la movilidad eléctrica, andar en bicicleta y caminar

La fábrica de autobuses eléctricos BYD en Lancaster (California) el 1 de julio de 2021

Las ciudades y las áreas urbanas representan dos tercios de todas las emisiones globales, según el nuevo informe del IPCC. Rediseñar el transporte urbano podría reducir alrededor de una cuarta parte de esas emisiones para 2050.

Eso significa construir viviendas cerca de los lugares de trabajo, para que los residentes tengan viajes cortos, y diseñar calles que fomenten andar en bicicleta, caminar o tomar el transporte público compartido en lugar de conducir vehículos personales. 

El IPCC también recomienda que los autobuses públicos, los tranvías y otros vehículos funcionen con electricidad en lugar de con combustibles fósiles como el petróleo. 

El informe encontró que estas medidas finalmente ahorrarían dinero. Probablemente, también mejorarían la calidad del aire local.

Reemplazar los combustibles fósiles por energía solar y eólica

Turbinas de molinos de viento que generan energía junto a una iglesia en el pueblo de Noreuil durante la puesta de sol en un parque eólico cerca de Cambrai (Francia), el 18 de marzo de 2022.

Los autobuses y trenes eléctricos no reducirán mucho las emisiones si su energía proviene de centrales eléctricas de carbón. Los combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas natural liberan mucho dióxido de carbono y metano cuando los quemamos para obtener energía.

Por esa razón, el sector de la energía es un contaminador de gases de efecto invernadero mucho mayor que sectores como la agricultura o el transporte. En 2019, los proveedores de energía produjeron alrededor del 34 % de todas las emisiones generadas por humanos en todo el mundo, según el informe del IPCC.

Este gráfico aterrador muestra las primeras 36 ciudades del mundo que se hundirán bajo el agua

El mensaje central de los científicos del clima: debemos dejar de usar combustibles fósiles lo más rápido posible.

Cada camino para limitar el calentamiento a 1,5 o incluso 2 grados requiere prácticamente eliminar el uso de combustibles fósiles para la década de 2050, dijo Byers.

Un empleado trabaja entre paneles solares en la planta de Bemol Solar en las afueras de Manaus, estado de Amazonas (Brasil), el 23 de agosto de 2021.

La buena noticia es que las turbinas eólicas y los paneles solares se han vuelto significativamente más baratos de instalar y operar en la última década. 

Ahora, en muchos casos, la energía renovable es competitiva con los combustibles fósiles. Los gobiernos, las empresas y los hogares deben extraer energía de los parques eólicos y solares, siempre que sea posible, recomienda el informe.

"Las energías renovables se pueden implantar de forma rápida y muy barata hoy en día", dijo Byers, y agregó: "El sector eléctrico ha progresado mucho en esto".

Reparar las fugas para limitar las emisiones de metano

El exceso de gas natural se quema en el centro de procesamiento de gas Cactus, operado por la petrolera estatal Pemex, cerca de Colonia El Carmen, Chiapas (México), el 19 de octubre de 2021.

Casi una quinta parte de todas las emisiones del sector energético son metano, un gas poderoso con 30 veces el potencial de retención de calor que tiene el dióxido de carbono.

La mayor parte de ese metano proviene de "emisiones fugitivas", es decir, fugas de las instalaciones de transporte y procesamiento de combustibles fósiles. 

Un análisis de imágenes satelitales de 2019 y 2020 encontró más de 1.800 columnas de metano a lo largo de gasoductos en todo el mundo. En total, calculó el estudio, las emisiones de esas fugas fueron comparables a 20 millones de vehículos adicionales en la carretera durante un año.

Debido a que el gas tiene un efecto de calentamiento tan potente en la atmósfera, una caída en las emisiones de metano puede ayudar a reducir rápidamente la velocidad del calentamiento global. Reparar las fugas de gas probablemente también ahorraría dinero a las compañías de energía.

"Creo que esa es una fruta al alcance de la mano que se puede abordar fácilmente", dijo Roe.

Combatir el desperdicio alimentario

Un voluntario sostiene una bolsa de patatas mientras la gente hace cola para recibir el excedente en un evento organizado por la Comisión de Patatas de Washington en Auburn (Washington), el 7 de mayo de 2020.

El metano también proviene del ganado y de las instalaciones de desechos, ya que las vacas eructan y la basura se descompone. Los vertederos son la tercera fuente más grande de emisiones de metano en los Estados Unidos, y el desperdicio de alimentos es la categoría más grande de basura, según la Agencia de Protección Ambiental. 

El Departamento de Agricultura estima que se desperdicia entre el 30 y el 40 % del suministro de alimentos de EE. UU.

Calor asesino, ciudades ahogadas, cultivos en declive y nuevas epidemias: el informe más detallado hasta la fecha revela cómo cambiará Europa por culpa del cambio climático

Desperdiciar menos alimentos significaría menos emisiones de metano en el vertedero y también podría reducir las emisiones aguas arriba en la producción de alimentos.

El uso de alimentos que anteriormente se habrían desperdiciado podría permitir al ser humano producir menos, lo que también implicaría menos emisiones de fertilizantes, agricultura y maquinaria de procesamiento de alimentos.

Lechuga romana sepultada debido a la pérdida del mercado de restaurantes, en Holtville (California) el 15 de abril de 2020

Ese es un cambio de estilo de vida que los individuos y las familias pueden hacer en los países desarrollados. Según el informe del IPCC, el 61% del desperdicio de alimentos del mundo provino de los hogares en 2019.

"Esa es una manera fácil de aumentar la eficiencia y reducir los costes como consumidor, reducir el costo a lo largo de la cadena de suministro y marcar una enorme diferencia en términos de reducción de emisiones, pero también de limitación y reducción de la presión sobre la tierra", apostilla el experto.

Proteger los bosques y plantar más

Un turista observa aves en la parte superior de un dosel en la Reserva de la Biosfera del Manu en la región amazónica de Madre de Dios, en el sur de Perú, el 2 de noviembre de 2009.

Los árboles prosperan absorbiendo dióxido de carbono del aire y almacenándolo en sus tejidos. Es por eso que los bosques pueden ser una herramienta poderosa para frenar el calentamiento global.

El informe del IPCC llama a proteger los bosques de todo el planeta de la deforestación y a impedir muerte de los árboles por las condiciones climáticas cambiantes, los incendios o la tala humana. También apunta a la forestación, lo que significa plantar nuevos árboles donde no los hay.

"La forestación es algo que se puede implementar hoy", dijo Byers.

De tu móvil al bosque: Tribaldata es la app española para tomar el control de tus datos publicitarios y plantar árboles a 4.000 kilómetros de distancia gracias a su valor

Cultivar árboles lleva tiempo, agregó, pero "se puede hacer en todos los países del mundo".

En esta década, el plan del IPCC podría costar 100 dólares (91 euros) o menos por cada tonelada de emisiones de dióxido de carbono que evite. Más de la mitad de esas estrategias de mitigación cuestan solo 20 dólares (18 euros) o menos por tonelada, según estima el informe. Muchos de ellos finalmente ahorrarían dinero.

Sin embargo, confiar en una única solución no es suficiente.

"No hay balas de plata. Tenemos que hacerlo todo", dijo Roe.

Otros artículos interesantes:

Primavera precoz: el cambio climático también desconcierta a los pájaros, que anidan y ponen huevos un mes antes que hace un siglo

Millones de ostras se han convertido en las mejores amigas de Nueva York contra las inundaciones, que han aumentado hasta un 247% por el cambio climático

Este es el mapa del cambio climático en España en el futuro inmediato si no se frena el calentamiento global

Te recomendamos