Cuánto dinero tiras al año en comida desperdiciada (y 11 trucos para evitarlo y mejorar tu ahorro)

Desperdicio de comida

Getty Images

  • El desperdicio de comida no solamente es un importante problema medioambiental, sino que impacta directamente en tu bolsillo y lastra tu capacidad de ahorro.
  • Los hogares españoles tiran de media 1.000 euros al año en comida.
  • El grupo del pan, los cereales y la pastelería lideran el desperdicio (19,3%), seguidos de  las frutas y las verduras (16,9%), según se desprende de un estudio realizado por HISPACOOP.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Abres la nevera y encuentras alimentos podridos, carne y pescado en mal estado, verduras con moho y frescos que irán a parar a la basura porque su fecha de caducidad data de varias semanas atrás. ¿Te suena esta historia? Gestionar adecuadamente el desperdicio de alimentos puede tener un gran impacto en tu ahorro. 

En todo el planeta se van al vertedero cada año entre el 40% y el 50% de las frutas y verduras producidas, además del 35% del pescado y el 20% de la carne. Se trata de un gasto considerable que solamente en Europa, equivale a arrojar al contenedor 140.000 millones de euros anuales y el 20% de la comida de los supermercados, la friolera de 89 millones de toneladas. 

Estudios como el panel Save Food, publicado por Ayuda en Acción y Albal o El desperdicio de los alimentos en los hogares, realizado por HISPACOOP, manejan cifras similares: cada español tira 250 euros al año en concepto de desperdicio de comida. O lo que es lo mismo, cada hogar despilfarra 1.000 euros anuales por este motivo. 

En España: tiramos 7,7 millones de toneladas de alimentos cada año, lo que nos convierte en el séptimo país de la Unión Europea que más acusa este mal. 

Además, no es en absoluto un mal irremediable: el informe de Save Food destaca que más de la mitad de estos alimentos podría haberse consumido con una mejor conservación, planificación de compra y adecuado almacenamiento. Es más, un tercio de la comida empaquetada acaba en la basura sin que se haya abierto o tocado su interior. 

Aproximadamente el 30% de la comida empaquetada se tira sin ni siquiera haber sido abierta o tocados los alimentos. Las frutas y las verduras frescas, por su carácter perecedero, son las más perjudicadas. Junto con el pan fresco, representan el 48% de los desperdicios.

Según datos de la FAO, 8 de cada 10 hogares tiran alimentos a la basura sin procesar)por no considerarlos en buen estado. Mientras, 3 de cada 10 hogares tiran parte de las recetas que preparan a la basura. 

También es interesante el estudio de 2020 de la OCU, que plasma que 7 de cada 10 familias españolas tiran comida, lo que implica una mejora con respecto a datos anteriores. 

Únicamente el 8% dice tirar bastante o mucha comida. El 69% de los hogares congelan las sobras, el 62% las comen más tarde y un 41% la destinan a otras recetas. Las mascotas son aliadas en el 9% de los casos. El 12% envasa lo que queda al vacío. 

11 pequeñas claves para reducir el gasto en comida desperdiciada

Verdura desperdiciada

Si quieres recortar distancias y reducir los 1.000 euros por hogar o 250 euros per cápita que cada español tira en comida al año, puedes recurrir a los siguientes consejos: 

  • Planifica la compra semanal y mensual teniendo en cuenta el número de miembros del hogar, la caducidad de los productos frescos y el menú que tenéis pensado consumir en ese tiempo.
  • Evita la improvisación y la compra impulsiva: piensa en los alimentos que realmente necesitas. 
  • Congela los productos que quieras preservar a largo plazo. Es posible congelar casi cualquier alimento, desde las setas a las especias
  • Utiliza las cáscaras, tallos o restos de frutas y verduras para hacer caldos de aprovechamiento, purés o batidos. Puedes aprender mucho sobre ello en el canal de YouTube de Fabián Leon. 
  • Reutiliza las sobras que no congeles para guarniciones o bases de otras recetas. Por ejemplo, las patatas sobrantes para una ensaladilla.
  • Rotula, etiqueta y ordena por fecha de caducidad los productos frescos de tu nevera y congelador. De esta manera podrás consumir antes aquellos cuya fecha de expiración esté más próxima.
  • Compra frutas y verduras feas o productos rebajados por una fecha de caducidad próxima y aprovéchalos esa misma semana. 
  • Haz compost con los restos de comida, una manera útil de devolver nutrientes al suelo y reducir la huella de carbono.
  • Otorga prioridad a productos locales, de proximidad y de temporada.
  • Comparte alimentos que de otro modo se desperdiciarían: regala porciones que te sobren a tus vecinos, invita a cenar a tus amigos o aboga por el uso de aplicaciones como Too Good To Go.
  • Aprende de los errores: toma conciencia de cuáles son los alimentos que más desperdicias y consérvalos de mejor modo, o compra en cantidades más pequeñas. 

Si piensas que en una década, cada hogar tendría 10.000 euros ahorrados solamente eliminando el despilfarro alimentario de la ecuación, tu mentalidad cambiará. 

Recuerda que no existen fórmulas mágicas: lo esencial es la voluntad de cambiar tus hábitos y disponer de una buena organización familiar para aprovechar cada gramo de comida en tu plato. El planeta también te lo agradecerá. 

Te recomendamos