"Es ahora o nunca": las emisiones deben reducirse a la mitad para 2030 para evitar la peor catástrofe climática

Cambio climático

Reuters

Urge pisar el acelerador, pero todavía hay oportunidad para evitar las peores consecuencias del cambio climático. El informe más reciente del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU lanza un último aviso en el informe más reciente: es imprescindible reducir las emisiones a la mitad para 2030.

El informe de 2.800 páginas, la evaluación más completa jamás realizada sobre como detener el calentamiento global, advierte sobre la gravedad de las "promesas climáticas incumplidas" y acusa a "líderes gubernamentales y empresariales" de "mentir", pudiendo ocasionar resultados catastróficos para el planeta.

La banca europea se hace de oro con la deforestación: gana 400 millones de euros anuales en contratos con empresas vinculadas a la tala

En la tercera entrega de una gigantesca trilogía de evaluaciones científicas se describe lo que podemos hacer al respecto para salir de esta encrucijada y garantizar un futuro habitable para la vida en la Tierra.

Las soluciones tocan prácticamente todos los aspectos de la vida moderna, requieren una inversión significativa y necesitan "acción inmediata", según el panel. 

Evitar que las emisiones de gases de efecto invernadero sigan aumentando antes de 2025

Contaminación

El punto más importante de esta hoja de ruta climática es impedir que las emisiones contaminantes sigan incrementándose: con el propósito de mantenerse incluso dentro de los propósitos menos ambiciosos del Pacto de París, esta estrategia debe producirse antes de la mitad de la década, en 2025.

No es baladí recordar que apenas 1,1 °C de calentamiento desde niveles industriales hasta ahora ha desencadenado una oleada de condiciones climáticas extremas mortales: incendios, sequías, inundaciones, olas de calor, temporales de frío, huracanes y muchas otras complicaciones.

El documento avisa que cualquier aumento por encima de 1,5 °C corre el riesgo de colapsar los ecosistemas y desencadenar cambios irreversibles en el planeta y en el clima. Invertir en reducir las emisiones es mucho más económico que el coste de no frenar el calentamiento. 

Si se toman las medidas necesarias para limitar el calentamiento por debajo de 2 °C, se calcula que el Producto Interno Bruto (PIB) global estaría solo unos pocos puntos porcentuales por debajo en 2050, en comparación con mantener las políticas actuales.

"Es ahorra o nunca", reafirma Jim Skea, profesor del Imperial College London y copresidente del grupo de trabajo detrás del documento. 

En concreto, las emisiones arrojadas a la atmósfera deben bajar a la mitad, un 43% para 2030, y un 84% para final de siglo. Para conseguirlo, por una parte, deberá abandonarse el carbón por completo, reducir el petróleo un 60% y el gas, un 70%. 

También deben aumentar las tecnologías de captura de carbono y hacerse más escalables y eficientes. Para ello, los autores sugieren cambios de política, un mayor apoyo público e innovación.

Los niveles de metano también deben reducirse en al menos un tercio y de forma ideal, un 45%: a corto plazo, es la "palanca más fuerte" para frenar el ritmo del cambio climático, ya que llevan décadas disparándose "peligrosamente rápido", tal y como alertan los científicos

Además de los inventos contra el cambio climático o el auge de las renovables ganando peso en el mix energético, también hay muchas cosas que contribuyen a nivel personal, como las dietas basadas en plantas, la reducción de los vuelos de larga distancia o los aparatos y edificios inteligentes. 

Todo ello podría reducir las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 40 % y un 70 % para 2050. 

Los ricos contaminan infinitamente más

Eat the rich

Los hogares cuyos ingresos se encuentran en el 10% más elevado del planeta, dos tercios de ellos en países desarrollados, acaparan el 45% de las emisiones contaminantes. 

"Las personas con un estatus socioeconómico alto contribuyen de manera desproporcionada a las emisiones y tienen el mayor potencial de reducción de emisiones, como ciudadanos, inversores, consumidores, modelos a seguir y profesionales", explica el informe.

La industria también tiene un gran peso en la culpa: en 2019 e incluyendo el consumo energético, representó el 34% de las emisiones. La agricultura, la silvicultura y el uso de la tierra fue del 22%; 15% para el transporte; 16% para los edificios; y un 12% para el sector de suministro de energía. 

Calor asesino, ciudades ahogadas, cultivos en declive y nuevas epidemias: el informe más detallado hasta la fecha revela cómo cambiará Europa por culpa del cambio climático

Por ahora no vamos por buen camino: pese a los compromisos asumidos en la cumbre climática COP26 celebrada en Glasgow, las emisiones van camino de aumentar un 14%, en lugar de la disminución del 45% indispensable para 2030. 

Un dato interesante del documento recogido por Euronews explica que entre 2010 y 2019, las emisiones de gases de efecto invernadero estuvieron en el nivel más alto en la historia de la humanidad. Durante el mismo periodo de tiempo, el precio de la energía renovable ha descendido hasta en un 85%.

Los hallazgos del completo informe climático se incorporarán a las negociaciones políticas de alto nivel de la ONU, que se retomarán el próximo mes de noviembre en Egipto en la COP 27.

Otros artículos interesantes:

Millones de ostras se han convertido en las mejores amigas de Nueva York contra las inundaciones, que han aumentado hasta un 247% por el cambio climático

Sombrío siglo XXI: un estudio confirma que la sexta extinción masiva ya ha comenzado

Este gráfico revela cuánto se ha alargado el verano desde 1950

Te recomendamos