Mala señal: la fuerte sequía invernal que viven España y Portugal destapa el sumergido pueblo de Aceredo antes de tiempo mientras cunde la preocupación entre agricultores y ganaderos

Ruinas del antiguo pueblo de Aceredo, en Galicia, que han quedado este sábado al descubierto a causa de la sequía.
Ruinas del antiguo pueblo de Aceredo, en Galicia, que han quedado este sábado al descubierto a causa de la sequía.

Reuters

  • La fuerte sequía que viven este invierno España y Portugal provoca ya fenómenos nunca vistos como que el sumergido pueblo de Aceredo, en Galicia, haya quedado al descubierto en pleno mes de febrero.
  • Ganaderos y agricultores han mostrado ya su preocupación ante la posibilidad de perder sus cosechas del año si no llueve pronto.
  • El Gobierno prepara un plan de ayudas económicas mientras los expertos advierten de que la situación, fruto del cambio climático, podría prolongarse más.
  • Comienza la mañana bien informado con la selección de noticias de Business Insider España: suscríbete gratis aquí.

No es el mejor indicio. Los tejados antiguo pueblo ourensano de Aceredo, sumergido hace 3 décadas cuando una presa hidroeléctrica inundó el valle en el que se ubicaba, asoman estos días en el embalse de Lindoso, entre Galicia y Portugal.

No es, ni mucho menos, la primera vez que ocurre. Desde que este quedó anegado en 1992, no es raro que en estaciones secas como el verano las ruinas de Aceredo queden al descubierto. Pero este año es distinto. 

En mitad de la fuerte sequía invernal que vive España, el antiguo pueblo ha quedado a la vista de todos en mitad del mes de febrero. Lo nunca visto.

Aunque las zonas áridas de la Península Ibérica han experimentado históricamente períodos de sequía, expertos consultados por Bloomberg afirman que el cambio climático ha agravado el problema. 

Las emisiones de metano, un gas de efecto invernadero 28 veces más potente que el CO2, llevan décadas disparándose "peligrosamente rápido", alertan los científicos

Este año, explica este medio, en niveles récord de escasas o nulas precipitaciones, los agricultores tanto de Portugal como de España, que cultivan productos para toda Europa, temen que sus cosechas de esta temporada se arruinen.

En los últimos 3 meses de 2021, España registró solo el 35% de la media de lluvias que había tenido durante el mismo periodo entre 1981 y 2010. Pero esto no es lo peor. Lo peor es que, en lo que va de 2022, casi no ha llovido.

Según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), recuerda Bloomberg, en este siglo solo en 2005 ha habido un mes de enero casi sin lluvias.

Aunque solo el 10% de España ha sido declarado oficialmente bajo "sequía prolongada", hay amplias zonas, sobre todo en el sur, que se enfrentan a una escasez extrema que podría afectar al riego de los cultivos.

El valle que rodea al río Guadalquivir, en el suroeste de España, fue declarado en sequía prolongada en noviembre

Vaquitas marinas, 'unicornios asiáticos' o los gorilas más grandes del mundo: las 10 especies que más rápido se están extinguiendo

Ahora, la zona se ha convertido en el centro de una importante disputa medioambiental por los derechos de agua cerca del Parque Nacional de Doñana, un humedal declarado Patrimonio de la Humanidad. 

La Junta de Andalucía, presidida por el PP, quiere conceder derechos de agua a los agricultores de las tierras cercanas al parque, pero algunos grupos ecologistas han denunciado estos días que la medida puede secar la zona, hábitat de gran cantidad de especies animales y plantas.

Otras zonas del centro y el noreste de España también están sintiendo el problema.

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), principal asociación de agricultores y ganaderos de España, ha advertido en un informe publicado en su web de que la mitad de las explotaciones españolas están amenazadas por la sequía este año.

El estudio subraya que, si no llueve mucho en el próximo mes, cultivos de secano como los cereales, el olivo, los frutos secos y los viñedos podrían perder entre el 60% y el 80% de su producción.

Pero la asociación también está preocupada por los cultivos que dependen del riego, con embalses por debajo del 40% de su capacidad en la mayor parte del sur.

Por su parte, el Ministro de Agricultura español, Luis Planas, ha dicho esta semana que el Gobierno tomará medidas de emergencia si no llueve en 2 semanas. Estas, apuntan desde el ministerio, pueden incluir ayudas económicas para quienes pierdan sus cosechas a causa de la sequía.

Estas 6 startups lideran el creciente mercado de los aviones de hidrógeno, que podría tener un valor de casi 130.000 millones de euros en 2040

En Portugal la situación no está mucho mejor. A finales de enero, el 45% del país sufría condiciones de sequía "severa" o "extrema", según la agencia meteorológica nacional IPMA, citada por Bloomberg.

Según esta información, las lluvias caídas entre el 1 de octubre y enero fueron menos de la mitad de la media anual de ese cuatrimestre, lo que ha alarmado a unos agricultores que carecen de hierba para alimentar su ganado.

La situación irá a peor, pues el IPMA no prevé ningún alivio antes de finales de mes. Los científicos calculan además que Portugal sufrirá un descenso de entre el 20% y el 40% en las precipitaciones medias anuales a finales de siglo.

Otros artículos interesantes:

El precio del café está a punto de encarecerse debido a una sequías sin precedentes además de otros factores

Las sequías recientes en Europa son las peores en 2.100 años, según un estudio

Calor, sequía e inundaciones, el futuro climático de Europa

Te recomendamos