Pasar al contenido principal

Esta empresaria ha comprado una isla privada en Finlandia en la que solo pueden entrar mujeres

SuperShe
Encontrarás a las SuperShes haciendo kiteboarding, yoga y corriendo. SuperShe
  • Hace dos años, la fundadora de SuperShe, Kristina Roth, dirigía un negocio de consultoría multimillonario.
  • Lo vendió y lanzó una comunidad de mujeres llamada SuperShe.
  • En septiembre compró una isla privada en Finlandia, abierta sólo para mujeres, para que ella y sus compañeras SuperShes se congregaran en retiros restauradores.

Frente a la costa del Mar Báltico, en la región finlandesa de Raseborg, hay una isla sólo para mujeres. Es la sede del enclave femenino de SuperShe.

La fundadora de la comunidad SuperShe, Kristina Roth, compró la isla de 34.000 m2 con dinero su bolsillo en septiembre del año pasado para proporcionar a su red de mujeres una base de operaciones.

Roth
Roth se mudó a Nueva York desde Alemania en 2003 con dos maletas. En 12 años, había desarrollado un negocio de consultoría con unos ingresos anuales de 45 millones de dólares SuperShe

Las 6.000 mujeres del grupo se congregarán en la propiedad durante la temporada de retiros. Cuestan hasta 7.250 dólares y están repletos de actividades que fortalecen el cuerpo, la mente y el alma. El kayak, los ejercicios de respiración, los alimentos nutritivos, los masajes y la hermandad estarán a la vanguardia de todos los asuntos de la isla.

Lee más: Las 10 startups fundadas por mujeres más prometedoras de 2018

Piensa en Themyscira — la isla en Wonder Woman — pero con colchonetas de yoga y tazas para batidos.

En 2015, la empresa de consultoría de Roth, Matisia Consultants, ocupó el séptimo lugar en la lista Forbes de empresas fundadas por mujeres que más crecen. Los ingresos de la compañía entonces eran de 45 millones de dólares. Un año después, la vendió y lanzó SuperShe.

SuperShe
Encontrarás a las SuperShes haciendo kiteboarding, yoga y corriendo. SuperShe


Roth no lo lanzó como un negocio (aún no ha ganado ni un dólar desde su creación), sino como un blog para crear contenido y destacar a mujeres interesantes. Con el tiempo se convirtió en una comunidad y, ahora, en un asentamiento insular.

La comunidad ha realizado cuatro retiros antes de que Roth comprara la isla: dos en Hawai, una en las Islas Turcas y Caicos y una reunión mixta el pasado mes de junio en la Isla Necker de Richard Branson, a la que asistió y co-patrocinó el propio fundador de Virgin.

Richard Branson
Richard Branson vestido de sirena y rodeado de SuperShes SuperShe


La comunidad SuperShe, explica Roth, está compuesta por mujeres financiera y emocionalmente independientes que se esfuerzan por ser la mejor versión de sí mismas. La solicitud para convertirse en una SuperShe es bastante simple: el formulario tiene cinco campos obligatorios, pero la parte más importante es contar tu historia.

"Cuando las mujeres escriben su historia y está en sincronía con el ADN de SuperShe, entonces ya está", dijo Roth.

Todas las mujeres que han asistido a los retiros de SuperShe hasta ahora, y las que asistirán a los retiros de la isla, pasaron por un proceso de investigación y fueron seleccionadas por la propia Roth. Esta exclusividad ha supuesto una fuerte crítica para SuperShe, con algunos acusando a la comunidad de ser una colonia elitista y privilegiada, diseñada específicamente para mujeres adineradas, que excluye a los hombres y discrimina a la comunidad LGBTQ.

Roth afirma, sin embargo, que cualquiera que se identifique como mujer es bienvenida.

"La isla es de élite: no todo el mundo puede comprar una isla, pero en realidad es sólo la punta del iceberg", dijo Roth. "Definitivamente hay mucho más en SuperShe y lo que me gustaría lograr con ello."

SuperShe
Roth y una compañera SuperShe toman el sol en las aguas de las Islas Turcas y Caicos, que originalmente iba a ser la sede de la comunidad. SuperShe

El funcionamiento interno de SuperShe Island

La temporada se extiende durante 12 semanas a partir de junio. Las cuatro cabañas de la isla pueden albergar un máximo de 10 mujeres en cualquier momento, lo que significa que sólo 120 de las 6.000 SuperShes existentes pueden asistir a los retiros de una semana de duración.

Hay tres paquetes de precios para un lugar en la isla, que van desde los 3.500 a los 7.250 dólares (de 2.900 a 5.900 euros). A algunas mujeres "nominadas" también se les ofrecerá la oportunidad de quedarse en la isla de forma gratuita, explica Roth.

SuperShe
Roth integró piezas de la cultura finlandesa en la isla, incluyendo el estilo de diseño interior finlandés SuperShe


El paquete más básico es de 3.500 dólares por una de dos camas individuales en una habitación compartida en una cabaña para cuatro personas.

Un punto más arriba está el pack de 4.790 dólares, que le dará una de dos camas individuales en una cabaña para dos personas. El gran kahuna cuesta 7.246 dólares y es una cabaña para una persona.

Los tres paquetes son todo incluido, excepto el vuelo. Cubren comida, masajes, tratamientos faciales y recogida en el aeropuerto en coche, aunque también se puede optar por un viaje de 20 minutos en helicóptero.

SuperShe
La ex atleta profesional olímpica rusa Lana Mikheeva acompañó a las SuperShes el año pasado a un retiro en Hawaii, ofreciendo su experiencia como entrenadora de fitness y nutricionista. SuperShe

Roth dijo que está trabajando en más programas asequibles de un día en SuperShe Island.

El programa provisional de estos retiros comienza con el traslado de los huéspedes del aeropuerto de Helsinki a SuperShe Island.

Durante la mayor parte del día, las mujeres se mueven en kayak, bicicleta, hacen senderismo y yoga. Y, cada dos tardes, tienen una limpieza facial y/o un masaje y acceso a saunas finlandesas.

Por la tarde se llevan a cabo talleres para fortalecer la mente. Los ponentes se conectan y se discuten temas como la nutrición y el sexo.

El desayuno durante los retiros en la isla es pequeño y nutritivo, como un batido verde. El almuerzo es una ensalada o sopa.

SuperShe
Las SuperShe comiendo SuperShe


El menú del retiro es denso en nutrientes y saludable. La idea es desintoxicarse y con suerte perder un poco de peso para el final de la semana. La isla es una zona libre de sustancias, lo que significa que no hay alcohol.

En su lugar: sol, empoderamiento y vistas al Mar Báltico. No es mala compensación.

Te puede interesar

Lo más popular