Pasar al contenido principal

Esta startup española quiere hacer un mundo más sostenible 'plantando papel' (y quizás sea una buena idea)

Sheedo
El equipo de Sheedo. Sheedo
  • Sheedo es una startup creada por jóvenes españoles que ha desarrollado un tipo de papel que se puede plantar. 
  • Entre su cartera de clientes se encuentran Coca-Cola, Danone y Telefonica. 
  • En lo que va de año llevan facturados unos 150.000 euros. 
  • Gonzalo Mestre, CEO de Sheedo, es uno de los 25 jóvenes seleccionados por Coca-Cola dentro del programa GeneradorES llamados a solucionar los futuros retos a los que se enfrentará España. 

“Queremos dar una segunda vida al papel de usar y tirar”, así define Gonzalo Mestre, CEO de Sheedo, la filosofía de su startup. 

Los miembros de Sheedo tienen todos menos de 25 años y han conseguido llevar a empresas de la talla de Telefónica y Coca-Cola su revolucionario producto: un papel de semillas plantable para acabar con los papeles de un solo uso. 

El papel de Sheedo está hecho de algodón residual de industria textil que no implica la tala de árboles ni usa tóxicos para su blanqueamiento, por lo que es un producto 100% sostenible que germina en una planta al final de su vida. 

La idea ha ido evolucionando y diversificándose y ahora un kit de siembra, unas earth pills para “curar el planeta”, o unos bombones plantables están entre los productos que Sheedo ofrece a las empresas para marcar la diferencia. 

Sin embargo, el camino ha sido largo hasta llegar así, un trabajo constante de innovación, reinvención y de solucionar todos los problemas. 

Un producto arriesgado que arrancó con muchas dudas 

Gonzalo Mestre era un universitario que buscaba crear unas alpargatas de esparto sostenibles con un compañero cuando se encontró con el papel semilla plantable. Aunque el producto con el que se topó no se podía imprimir ni mucho menos comercializar, Mestre afirma que “nos enamoró el concepto”. 

Desde ese momento se lanzaron a ver cómo podían dar forma a aquello pero no había casi información disponible, así que llegó la pregunta: “¿y si lo hacemos nosotros?” Y eso hicieron. 

El primer obstáculo a solventar fue conseguir imprimir el papel sin destrozar la semilla. Al principio existió la tentación de tirar la toalla: “si nadie lo hace será que no puede hacer” fue la reflexión que hicieron, recuerda Mestre. 

Leer más: Estos son los 25 jóvenes seleccionados por Coca-Cola para resolver los grandes retos del futuro de España

Pero encontraron a quién sí podía hacerlo, Antonio Sardá, maestro papelero con una carrera de más de 40 años en Cataluña encontró junto al equipo de Sheedo la fórmula exacta para crear un papel con semillas de manzanilla que germinaba. 

La parte de encontrar clientes fue otro de los reto para Sheedo, que pensó que su producto era perfecto para las floristerías. “Ninguna lo quiso” recuerda Mestre, “pensamos que habíamos conseguido un producto que no tenía cabida en el mercado”

Decidieron focalizarse en las empresas que vendían productos ecológicos y la estrategia dio resultado: “empezamos el año con ellas y lo acabamos con clientes como Coca-Cola”. 

Los jóvenes emprendedores empezaron imprimiendo ellos mismos desde su oficina a medida que llegaban los pedidos. Ya colaboran con expertos pero las impresoras han tenido que ser modificadas para adaptarse a su papel y no estropear la semilla. 

Jóvenes y sin conocimientos técnicos, pero expertos en innovación 

La carencia de conocimientos técnicos “ha sido de las mayores barreras”, explica. No tenían ni idea de botánica, ni de papelería, ni de impresión pero “nos rodeamos de expertos que sí sabían y nos aseguramos de comprender qué era lo que salía mal”.

La juventud también les jugó alguna mala pasada, Mestre tenía 21 años al inicio del proyecto y era el mayor del equipo compuesto también por Gala Freixa y Gloria Gubianas, lo que no inspiraba mucha confianza en los clientes al principio.

Sin embargo, la originalidad del producto venció la resistencia y también encontraron un filón en la Responsabilidad Social Corporativa de las empresas que Gonzalo Mestre cree que “está dejando de ser una moda para convertirse en la tendencia”.

Leer más: Las 10 razones principales por las que fracasan las startups

Sheedo lleva 150.000 euros facturados en lo que va de año y su equipo ha crecido, pero la empresa no deja de enfrentarse a retos. Además del servicio a empresas, la startup hace invitaciones de boda y tarjetas para regalar. En general, es un producto con el que es difícil fidelizar

“Está pensado para sorprender, los clientes no repiten” reconoce Mestre. Por tanto la empresa ha redoblado sus esfuerzos en diversificar la oferta de productos y así han conseguido que varias empresas vuelvan a elegirlos. 

“También nos hemos centrado en crear una propuesta de valor para las empresas”, explica el CEO. Por ejemplo, crean las etiquetas para Tempe, una firma de calzado del grupo Inditex. 

De cara al futuro se plantean “no solo trabajar con productos, sino diseñar campañas sostenibles”, dice Gonzalo Mestre. “No somos expertos fabricantes de papel ni impresores, pero si somos buenos como agencia de producto sostenible y somos buenos innovando”.

La filosofía de Sheedo: sostenibilidad del producto e impacto social 

Ahora son ellos los que apuestan por “el empleo joven”, dice Mestre, que explica que sus últimas contrataciones cumplen este perfil. Y es que aparte de la sostenibilidad de su producto, Sheedo se caracteriza por las buenas prácticas empresariales.

Es un producto artesanal para el que cuentan con proveedores y fabricantes nacionales. Además, “hay una parte muy importante de nuestro trabajo que son los manipulados a mano”, explica Mestre y para realizarlo colaboran con la asociación Ami 3 que emplea a personas con discapacidad. 

Está por ver si Sheedo se convierte en una agencia de productos sostenibles o sigue sorprendiendo con el papel plantable con el que ya han contado empresas como Danone, Forbes, Oysho o Massimo Dutti.

Por lo pronto, Mestre tiene una cita con el proyecto GeneradorEs como uno de los 25 jóvenes elegidos por Coca-Cola para solucionar los futuros retos de España. Una empresa que el CEO de Sheedo afronta “con muchas ganas” y deseando que los resultados “no caigan en saco roto”. 

Te puede interesar