Sueño y memoria van de la mano: un nuevo estudio averigua cómo consigue el cerebro fijar a largo plazo los recuerdos mientras dormimos

Dormir

Fotograma de la serie 'Friends'

  • Una nueva investigación de la Universidad de Birmingham averigua cuál es el patrón específico de actividad cerebral que fija los recuerdos a largo plazo mientras dormimos. 
  • Estos mecanismos involucran a las oscilaciones lentas de las ondas cerebrales y a las ráfagas de actividad del huso del sueño más agudas. Su coordinación apuntala la memoria humana. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

Todavía con un camino largo y apasionante por recorrer, la ciencia ha encontrado fuertes vínculos entre memoria y sueño. No en vano anteriores estudios, como el publicado en la revista Cortex, revelaron que dormir lo suficiente duplica nuestras posibilidades de recordar cosas olvidadas. Por otro lado, dormir poco o de forma irregular se ha asociado en varios análisis con enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer

Ahora acaba de ver la luz una investigación británica centrada en rascar más sobre esta misteriosa relación entre el sueño y el recuerdo. El equipo de científicos ha averiguado que hay patrones específicos de actividad cerebral capaces de abrir ventanas a experiencias pasadas, permitiendo que los recuerdos se fijen en la memoria a largo plazo

El secreto se esconde entre ráfagas y ondas

Para que los recuerdos se queden clavados en el cerebro como chinchetas en un corcho intervienen fundamentalmente dos mecanismos, coordinados entre sí: las oscilaciones lentas (SO) de las ondas cerebrales mientras dormimos y las ráfagas de actividad del huso del sueño más agudas

Según muestra la investigación de la Universidad de Birmingham, publicada en Nature Communications, la forma precisa en que ráfagas y ondas se coordinan es lo que marca la diferencia en la precisión o nitidez con la que recordamos algo. 

Los recuerdos se activan durante el sueño mediante ambos patrones. Cuánto más fuerte y potente sea dicha reactivación, hay más posibilidades de recordarlo en el futuro. 

"Nuestro principal medio para fortalecer los recuerdos mientras dormimos es la reactivación de la información previamente aprendida, lo que nos permite solidificar los recuerdos en las reservas neocorticales a largo plazo", dice el neuropsicólogo Bernhard Staresina, responsable de la investigación, en declaraciones a Science Alert.

Para sacar esta conclusión hicieron un par de experimentos, pidieron a 20 voluntarios que recordasen vínculos entre palabras y escenas, y palabras y objetos. Son relaciones que activan distintas partes del cerebro. 

Al observar a los participantes mientras dormían mediante tecnología de escáner de electroencefalograma (EEG), los investigadores comprobaron el vínculo entre el acoplamiento estrecho del eje SO y la memoria mejorada. Cuánto más cercana sea la sincronización entre las ondas lentas y las ráfagas de actividad aguda del sueño, la reactivación del sueño es más fuerte y más memoria preservamos.

Aunque existían otros estudios previos en la materia, jamás se había medido con tal grado de detalle la relación entre estos mecanismos cerebrales para consolidar la memoria durmiendo Se precisarán más avances, puesto que los experimentos involucraron siestas de un par de horas en vez de noches completas de sueño.

El siguiente paso para los investigadores de la Universidad de Birmingham será observar más de cerca las interacciones relacionadas con otras partes del cerebro, como el hipocampo.

Otros artículos interesantes:

¿Es malo moverse mucho al dormir? Una experta lo aclara

La tecnología está cambiando los ritmos circadianos: el uso de pantallas antes de dormir reduce la cantidad de melatonina, la hormona responsable del sueño

Estos consejos te ayudarán a entrenar tu memoria, según los expertos

Te recomendamos

Y además