Cómo es realmente un camarote de 30 metros cuadrados y 800 euros por noche en un crucero Disney

Tiffany Leigh,
full view of a deluxe family suite on a disney cruise and a view of the bathroom in the suite
Tiffany Leigh
  • Mi familia hizo un crucero Disney de una semana por 6.217 dólares (unos 5.850 euros), unos 888 dólares (835 euros) por noche. 
  • Nuestro camarote familiar de lujo con vista al mar tenía casi 30 metros cuadrados de espacio, incluida la veranda.
  • Me encantó tener 2 lavabos en el baño y poder dividir la habitación por la mitad. 

Mi familia se embarcó en nuestro primer crucero Disney tras el nacimiento de nuestra hija.

carpet in the hallway of the disney fantasy cruise ship
Tiffany Leigh

Soy una amante de los parques temáticos de Disney, pero nunca me había animado a hacer un crucero Disney hasta que tuve a mi hija. 

Como madre primeriza con un bebé de 16 meses, pensé que sería una oportunidad maravillosa para vivir la magia juntos.

Mis padres son ávidos cruceristas y nos animaron a ir con Disney, especialmente por lo que se refiere al servicio al cliente y la atención al detalle.

Navegamos en el Disney Fantasy en un camarote familiar.

wooden and carpeted hallway on the disney fantasy cruise ship
Tiffany Leigh

Navegamos en el Disney Fantasy en un camarote familiar de lujo con vista al mar y terraza, que tenía unos 27,8 metros cuadrados de espacio. 

A pesar de conocer los consejos y trucos para ahorrar en habitaciones más pequeñas, como era la primera vez que viajábamos en crucero con nuestro bebé, no quisimos arriesgarnos. Optamos por gastar un poco más para asegurarnos de tener suficiente espacio.

Acabamos en el camarote 10600.

door to stateroom 10600 on the disney fantasy cruise ship
Tiffany Leigh

Nos dieron el camarote 10600 para la semana y pagamos 6.217 dólares por 2 adultos y un bebé, es decir, unos 888 dólares por noche.

Lo primero que me llamó la atención fue la configuración de la habitación.

full view of a oceanview family stateroom with a queen bed on a disney fantasy cruise ship
Tiffany Leigh

La habitación era un rectángulo alargado, pero, afortunadamente, no resultaba demasiado estrecha en comparación con otras habitaciones de crucero en las que me he alojado y en las que me sentía como en una caja de zapatos.

Había mucha luz natural.

view of the attached patio/veranda in a family oceanview stateroom on the disney fantasy cruise ship
Tiffany Leigh

Fue maravilloso ser recibidos con luz natural que entraba en nuestra habitación, gracias a un balcón privado de 2 plazas situado justo fuera.

El baño estaba justo a la derecha de la puerta principal.

view inside a split bathroom in a family stateroom on a disney cruise
Tiffany Leigh

Era un cuarto de baño dividido en 2, uno para la ducha/bañera y otro para el retrete. 

Había 2 lavabos separados, uno en cada sección del cuarto de baño.

toilet with a sink in a split bathroom in a disney cruise room
Tiffany Leigh

Como siempre llegamos tarde a cualquier sitio con un humano pequeño, los 2 lavabos nos ayudaron enormemente a que mi marido y yo pudiéramos lavarnos los dientes al mismo tiempo.

Había una bañera circular de buen tamaño.

circular shower/tub in a family stateroom on a disney cruise ship
Tiffany Leigh

La bañera redonda hacía que bañar a mi pequeña fuera pan comido. Pero también había una ducha para los adultos.

Me encantó tener el espacio de tocador extra en el baño.

vanity and storage area in a bathroom in a stateroom on a disney cruise
Tiffany Leigh

Gracias a los 2 lavabos, no tuve que esperar a que mi marido terminara de usar el inodoro para poder acceder al espejo del baño y maquillarme.

Eso podría considerarse un detalle menor, pero fue un gran cambio en términos de flujo logístico en la cabina.

El armario fuera del cuarto de baño tenía más que suficiente espacio para colgar.

empty closet with hangers and a laundry bag in a stateroom on a disney cruise
Tiffany Leigh

Justo fuera y delante del baño había un gran armario de madera con mucho espacio y perchas.

Llevamos trajes elegantes para las 2 noches formales del crucero junto con nuestra ropa de vacaciones, zapatos y sombreros, y todos cabían cómodamente. 

6 camarotes que debes evitar en un crucero

Gracias a la caja fuerte incorporada, también teníamos un lugar para guardar nuestros objetos de valor. 

La cama de matrimonio estaba situada en la zona de estar principal.

made queen-sized bed in a family stateroom on a disney cruise
Tiffany Leigh

La zona del dormitorio era alta y espaciosa para mi marido y para mí.

Pero debido al gran tamaño de la cama, solo había un estrecho camino a los pies para llegar al otro lado de la habitación.

No había mucho espacio para moverse alrededor de la cama, pero nos las arreglamos.

rounded wall outside a bathroom in a family stateroom on a disney cruise
Tiffany Leigh

Debido a la bañera en el cuarto de baño, la zona a la derecha de la cama estaba ligeramente obstruida por la pared cilíndrica.

Era un poco apretado para entrar y salir de esta zona, pero no era una molestia personal para mí.

Me encantó tener espacio de almacenamiento debajo de la cama.

view under the queen-sized bed in a family stateroom on a disney cruise
Tiffany Leigh

También apreciamos todo el espacio bajo la cama, que nos permitió meter nuestras maletas.

Fue otro elemento de diseño bien pensado.

Había una segunda zona de estar con espacio para relajarse.

living area with a couch and a chair in a family stateroom on a disney cruise
Tiffany Leigh

En la zona de estar secundaria, había un sofá, una mesa de café y una silla. 

Esta zona ofrecía mucho espacio para guardar toda nuestra ropa y artículos de primera necesidad.

tv and storage area in the living room of a family stateroom on a disney cruise
Tiffany Leigh

La zona también tenía un televisor, un escritorio, más cajones, una mininevera, un espejo y enchufes eléctricos.

El espacio de almacenamiento era más que suficiente para guardar toda mi ropa, la de mi marido y la del bebé. Ni siquiera utilizamos todos los cajones.

El sofá de 3 plazas frente al espejo era en realidad una cama extraíble.

view of the couch next to the bed in a family stateroom on a disney cruise
Tiffany Leigh

No usamos el sofá cama, pero imagino que esto sería valioso para una familia de 4 o 5 en este camarote. 

Me encantó poder separar la habitación por la mitad.

closeup view of a room partition curtain in a family stateroom on a disney cruise
Tiffany Leigh

Quizá lo que más me gustó de esta parte de la habitación fue la resistente cortina que bloqueaba la luz.

Hizo las veces de separador entre el sofá (lado del bebé) y la cama (lado de los padres). La utilizamos para preparar una habitación improvisada para nuestro bebé con la cuna que Disney nos prestó, y funcionó a las mil maravillas.

Pudimos crear una pequeña zona para nuestra hija.

tiffany's daughter standing behind a red chair in a family stateroom on a disney cruise
Tiffany Leigh

La habitación era lo suficientemente grande como para colocar la cuna entre el sofá y el sillon. 

Había muchos enchufes.

row of outlets on top of the desk in the family stateroom on a disney cruise
Tiffany Leigh

Además, gracias a todos los enchufes disponibles, pudimos instalar fácilmente nuestro vigilabebés y la máquina de ruido blanco, además de cargar nuestros móviles.

Había interruptores de luz independientes para las 2 zonas de estar, lo que nos vino muy bien.

closeup view of a map-themed lamp with mickey mouse details in a family stateroom on a disney cruise
Tiffany Leigh

Lo segundo que más me gustó de la habitación fue poder controlar los interruptores de la luz.

Pudimos apagar el lado del bebé de la habitación mientras manteníamos nuestras luces atenuadas sin preocuparnos de volver a encender las suyas accidentalmente.

Al ser nuestra primera vez en un crucero Disney, había mucho que notar en la habitación.

closeup shot of a nautical mickey mouse themed wall decor in a family stateroom on a disney cruise
Tiffany Leigh

La habitación estaba creativamente salpicada de orejas de Mickey Mouse y personajes de Disney: todo, desde la ropa de cama y la cristalería hasta las lámparas y los cuadros, estaba bien tematizado.

Esta atención al detalle me hizo sonreír y sentir como si tuviera 5 años otra vez.

Creo que el crucero mereció la pena.

closeup shot of the seahorse themed room number of tiffany's stateroom on a disney cruise
Tiffany Leigh

A fin de cuentas, a 888 dólares la noche, es con diferencia la habitación más cara que hemos pagado, y una habitación pequeña en comparación con los hoteles tradicionales. Por ese precio, habríamos podido conseguir una minisuite en un hotel tradicional.

Pero mereció la pena el derroche. Todos, especialmente mi bebé, dormimos muy bien, y la adaptación de la vida en casa a la vida en el mar fue perfecta y sin estrés.