Pasar al contenido principal

El Gordo de Navidad, la primera red social de España

lotería probabilidades
Mecachis (Eduardo Sáenz Hermúa). Museo ABC

Decir que el Gordo de Navidad fue la primera red social de España, si has crecido utilizando Facebook o Tuenti, te puede parecer extraño. Sin embargo, debes tener en cuenta que los ordenadores y los teléfonos móviles solo han estado presentes en el último 10% de los 200 años de historia del sorteo.

Igual que hoy el universo de las redes sociales seguramente es mucho más amplio de lo que te imaginas, estas también existían antes de la era digital. Lo único que ha cambiado es que ahora pueden abarcar a cientos de miles o a millones de personas en, relativamente, poco tiempo.

Como analiza Mark S. Granovetter en “La fuerza de los vínculos débiles”, que allá por 1973 sentó lo que sería la definición de red social: “la fuerza de un vínculo es una combinación del tiempo, la intensidad emocional, intimidad (confianza mutua) y los servicios recíprocos que caracterizan a dicho vínculo”. ¿Cumple esto la Lotería de Navidad?

El apego hacia la lotería de Navidad entre los españoles es irracional, debe ser así cuando las posibilidades de que te toque el Gordo son las menores que las de tener un accidente en la ducha. Cada español está programado desde niño a sentir que ganar el premio es posible, que toca, para eso los informativos del día 23 de diciembre se dedican en exclusiva a hablar con los felices ganadores. La lotería es, así, una extraña red social.

Por otro lado, cuando toca el gordo, no te cae a ti solo nunca. El premio es compartido -al igual que la ilusión- con algún grupo de casi desconocidos que paran en el mismo bar, de un equipo de fútbol sala o la plantilla de una empresa. Da igual si toca o no, se crea un vínculo social a través de las conversaciones de barra, que se refuerza cada vez que te deseas suerte.

Pero son las participaciones las que más tejen esta red social de la Lotería de Navidad. Como señala Félix Requena, presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas, una debe ser entendida como un conjunto de actores sociales vinculados por una serie de relaciones que cumplen determinadas propiedades.

Gordo navidad
Máximo Ramos. Portada de ABC 1931.


La organización de las participaciones, rifas y otros eventos asociados al Gordo entretejen relaciones sociales con personas con las que jamás habrías tratado, pero también requiere una organización estructurada y un reparto los roles, como pasa en el caso de los propios niños de San Ildefonso.


Y si cuando toca el reintegro, sabes que nadie o casi nadie querrá recuperar su dinero, salvo que sean más de cinco euros, es precisamente porque también quien compra tiene claro cuál es su papel. Gracias a ello, muchos consiguen sufragar su viaje de fin de curso cada año, es todo un negocio social a la inversa, porque lo habitual es que sean las redes sociales las que impulsan las ventas y no al revés. 

Con la organización de algo así se crea una red social. Sino qué es hacer junto a los niños con los que no te juntas del colegio de vendedor puerta a puerta entre vecinos a los que solo conoces de vista, pero que te comprarán precisamente por eso.

A mediados de diciembre, toca recuperar cuantas participaciones hayas podido ir coleccionando y repasar de dónde habían venido, por si toca, saber a quién hay que llamar. Y a veces, si no lo tienes claro, hasta llamas para asegurarte y, por supuesto, para desear Feliz Navidad y mucha suerte... mutua. Refuerzo del vínculo lo llaman los teóricos de las redes.

 

Te puede interesar