La hostilidad y el acoso contra mujeres y minorías aumentó con el teletrabajo durante la pandemia

Teletrabajo

Carlina Teteris/Getty Images

  • El teletrabajo en la pandemia ha tenido otro impacto: el aumento del acoso, según un nuevo informe.
  • Los que experimentan un mayor acoso son las minorías, las mujeres y los trabajadores de género no binario. 
  • Los daños "afectan a todos los lugares de trabajo, grandes y pequeños, en todos los sectores", dice el estudio.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La pandemia del COVID-19 provocó un cambio importante en los lugares de trabajo, ya que muchos trabajan desde casa, pero eso causó otro cambio: un aumento del acoso y la hostilidad hacia las mujeres y las minorías.

Project Include, una organización sin ánimo de lucro que analiza la industria tecnológica, encuestó a 3.000 personas sobre cómo han cambiado los lugares de trabajo, y descubrió un aumento del acoso, la hostilidad y la ansiedad.

"Estos daños se derivan de cuestiones sistémicas de injusticia y desigualdad, pero también de consecuencias del COVID-19, y afectan a todos los lugares de trabajo, grandes y pequeños, en todos los sectores, en todo el mundo", dice el informe. 

45 empleados de Google cuentan sus historias de discriminación, represalias, acoso sexual y racismo en un documento filtrado

El teletrabajo ha creado su propio conjunto de problemas y ha amplificado los que ya existían en el lugar de trabajo, según el informe, que añade que "el acoso y la hostilidad están adoptando nuevas formas desde la pandemia". Y después de la pandemia, el teletrabajo puede haber llegado para quedarse. 

Según el informe, las personas que experimentan más daños al trabajar de esta manera son con más frecuencia mujeres, personas no binarias, asiáticas, negras, indígenas, latinas y mayores de 50 años. 

Estos "daños" se dividen en 2 categorías. La primera es el acoso, que incluye gritos, preguntas incómodas o repetidas sobre la identidad o la apariencia, actitudes despectivas, burlas, peticiones repetidas de citas, manoseos o peticiones quid pro quo de sexo. La segunda categoría es la hostilidad, que son "formas de daño menos abusivas que el acoso y que pueden no ser consideradas abuso o contrarias a las normas de la empresa".

Una cuarta parte de las personas encuestadas afirmó haber sufrido acoso por razón de género con más frecuencia que antes de la pandemia, y casi todos los encuestados eran mujeres, personas de género diferente o no binarias. 

En cuanto al acoso por motivos de raza, una de cada 10 personas dijo haber experimentado un aumento del daño, y el 94% de esas personas eran multirraciales, latinas, asiáticas o negras.

La pandemia del COVID-19 ha puesto de manifiesto muchas desigualdades en el lugar de trabajo. Por ejemplo, la tasa de desempleo de los negros aumentó más que la de los blancos la pasada primavera.

Las mujeres, especialmente las de las minorías, también se vieron perjudicadas de forma desproporcionada por la pandemia como consecuencia de los despidos. Además, muchas redujeron sus horas de trabajo o abandonaron la fuerza laboral para hacer malabares con el cuidado de los niños y las tareas domésticas.

Otros artículos interesantes:

Los empleados de Google se plantan contra el acoso dentro de la empresa

Sheryl Sandberg tras #MeToo: la igualdad laboral es más que acabar con el acoso sexual

Estos son los robots capaces de detectar acoso sexual y lenguaje agresivo o amenazador en el entorno laboral

Te recomendamos

Y además