Científicos de la Universidad de Tel Aviv imprimen por primera vez en 3D un tumor cerebral mortal que ayudará a explorar nuevos tratamientos

Tumor impreso en 3D

Universidad de Tel Aviv

  • La lucha contra el cáncer también suma los esfuerzos de la tecnología de impresión 3D: un grupo de científicos de la Universidad de Tel Aviv (TAU) ha impreso un tumor cerebral mortal por primera vez en la historia.
  • Este glioblastoma impreso en 3D puede allanar el camino para buscar nuevos tratamientos y desarrollar fármacos que se pongan a prueba en un entorno simulado. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

La impresión 3D no solo sirve para revolucionar la vivienda, la carrera espacial o la industria del cine, sino que tiene valiosas aplicaciones para el mundo de la biomedicina, el desarrollo de prótesis o el estudio de enfermedades como el cáncer.

Esta semana ha visto la luz un nuevo hito, llevado a cabo por un equipo de investigadores de la Universidad de Tel Aviv, que por primera vez han impreso en 3D un 

Los investigadores de la Universidad de Tel Aviv (TAU) han impreso en 3D un tumor de glioblastoma activo único en su tipo en un entorno similar al del cerebro, con vasos sanguíneos que irrigan la masa. Esto podría allanar el camino para el desarrollo de nuevos métodos para mejorar el tratamiento y acelerar el descubrimiento de nuevos fármacos al permitir a los investigadores desarrollar curas en un entorno simulado.

Como explica el comunicado oficial

Esta es la replicación más extensa de un tumor y el tejido circundante hasta la fecha, según los investigadores. El modelo 3D del tumor incluye “un complejo sistema de tubos con forma de vasos sanguíneos a través del cual pueden fluir las células sanguíneas y los medicamentos, simulando un tumor real”, según el estudio publicado en la revista Science Advances.

Según Mayo Clinic, el glioblastoma es un tipo de cáncer agresivo que comienza en las células llamadas astrocitos que brindan sostén a las células nerviosas. Puede formarse en el cerebro o en la médula espina

El glioblastoma es un tipo de cáncer agresivo que puede formarse en el cerebro o la médula espinal y, si bien puede ser poco común, es particularmente aterrador ya que se desarrolla rápidamente y casi siempre es fatal. Todo esto hace que sea extremadamente difícil de tratar, por lo que la terapia debe ser rigurosa, generalmente requiriendo cursos de quimioterapia y radioterapia que los pacientes a menudo se enferman demasiado para completar.

Los nuevos medicamentos siempre pueden ayudar; sin embargo, los procesos actuales de desarrollo de fármacos requieren mucho tiempo y no demuestran cómo funcionará un medicamento en el cuerpo de un paciente.

"El cáncer, como todos los tejidos, se comporta de manera muy diferente en una placa de Petri o en un tubo de ensayo que en el cuerpo humano", explica el investigador principal, el profesor Ronit Satchi-Fainaro, en un comunicado de prensa. "Aproximadamente el 90 por ciento de todos los medicamentos experimentales fracasan en los ensayos clínicos porque el éxito logrado en el laboratorio no se reproduce en los pacientes".

Es por eso que los científicos de TAU se inclinaron hacia la impresión 3D. A través de una investigación rigurosa, pudieron crear el primer modelo 3D completamente operativo del mundo de un tumor de glioblastoma, completo con tejido canceroso impreso en 3D y el entorno del tumor circundante que influye en el desarrollo del tumor.

¿Porque es esto importante?

El tumor está construido con una composición de gel similar al cerebro y presenta un sofisticado sistema de tubos en forma de vasos sanguíneos a través de los cuales pueden fluir las células sanguíneas y los medicamentos. Esto les permitió ver cómo se forma un tumor genuino y responde a los tratamientos.

"El proceso en el que bioimprimimos un tumor de un paciente es que vamos al quirófano, extraemos tejido del tumor y lo imprimimos de acuerdo con la resonancia magnética de ese paciente", explica Satchi-Fainaro. tenemos alrededor de dos semanas en las que podemos probar todas las diferentes terapias para evaluar su eficacia para ese tumor específico, y volver con una respuesta sobre qué tratamiento se prevé que sea el más adecuado ".

Uno de los aspectos más emocionantes del avance es que la identificación de proteínas y genes en las células cancerosas que pueden servir como nuevos objetivos para los medicamentos podría ser revolucionario en nuestra lucha contra el cáncer.

"Si tomamos una muestra del tumor de un paciente, junto con los tejidos circundantes, podemos realizar una bioimpresión en 3D de esta muestra de 100 pequeños tumores y probar muchos fármacos diferentes en varias combinaciones para descubrir el tratamiento óptimo para este tumor específico", afirma. Alternativamente, podemos probar numerosos compuestos en un tumor bioimpreso en 3D y decidir cuál es el más prometedor para un mayor desarrollo e inversión como fármaco potencial ".

Los investigadores pudieron utilizar su nueva técnica para apuntar a una vía de proteína específica que permite al sistema inmunológico ayudar a que el glioblastoma se propague en lugar de matar las células cancerosas fatales. Como resultado, se ralentizó el crecimiento del glioblastoma y se detuvo la invasión.

"Demostramos que nuestro modelo impreso en 3D es más adecuado para predecir la eficacia del tratamiento, el descubrimiento de objetivos de fármacos y el desarrollo de nuevos fármacos", dice Satchi-Fainaro.

Otros artículos interesantes:

8 signos que indican que tienes un tumor cerebral

Logran que minicerebros cultivados en laboratorio desarrollen ojos capaces de ver

Investigadores hallan el denominador común para todos los tipos de cáncer

Te recomendamos

Y además