Pasar al contenido principal

Un multimillonario japonés regala 9 millones de dólares a personas aleatorias en Twitter para ver si aumenta su felicidad

Yusaku Maezawa at a news conference in Tokyo.
Yusaku Maezawa en una conferencia de prensa en Tokio. Reuters

Un multimillonario japonés, Yusaku Maezawa, ha encontrado muchas formas de gastar su dinero como dejarse 57 millones en una pintura de Basquiat o reservar todos los asientos del Space X, la nave que hará el primer vuelo alrededor de la luna. Ahora ha prometido dar a 1.000 de sus seguidores 9.000 dólares a cada uno

Maezawa, que ha conseguido su fortuna en el sector de la moda, anunció el pasado domingo que seleccionaría al azar a los afortunados de un grupo de seguidores que retuitearon una publicación suya del 1 de enero

El japonés apuntó que llevaba a cabo esta acción como "un experimento social" para ver si el dinero gratis puede aumentar la felicidad de las personas

Todo está dirigido por la curiosidad sobre el ingreso básico universal, un sistema que paga a alguien simplemente por estar vivo. El concepto ha sido promocionado por Andrew Yang, el candidato presidencial demócrata, que prometió dar 1.000 dólares al mes a cada ciudadano estadounidense mayor de 18 años si es elegido.

Maezawa apuntó que cotejaría los resultados de su experimento a través de encuestas periódicas a los destinatarios. 

Leer más: 25 famosos solidarios que han transformado las vidas de los demás

Los pagos no son exactamente ingresos básicos

El año pasado, Maezawa ofreció 917.000 dólares entre 100 de sus seguidores. De acuerdo a The Asashi Shimbun, ej japonés se puso en contacto con los ganadores a través de Twitter.

Hace dos meses, Maezawa vendió su negocio online, Zozo, a Softbank por 900 millones de dólares.

Su último regalo no cuadra con el ingreso básico universal ya que se trata de un pago único en vez de uno constante. 

"Lo básico significa una cantidad mínima regular que ofrece una sensación de seguridad", explicó a Reuters Toshihiro Nagahama, economista del Instituto de Investigación de Vida Dai-ichi. "Lo que Maezawa está ofreciendo es totalmente diferente". 

Andrew Yang, a 2020 Democratic presidential candidate.
Andrew Yang, el candidato presidencial demócrata. Justin Sullivan/Getty Images

El regalo no incluye ningún requisito. Los ganadores no tienen que ganar por debajo de un determinado ingreso, por ejemplo. En este sentido, el pago se asemeja más a un ingreso básico más que ciertas iniciativas de asistencia social respaldadas por el Gobierno. 

En Stocton, California, se están dando 500 dólares al mes a 125 residentes, pero estas personas deben residir en un vecindario donde el ingreso familiar promedio sea igual o inferior al total de la ciudad — 46.033 dólares — para entrar a formar parte del programa. 

La propuesta de Yang, por su parte, reemplazaría los pagos mensuales de algunos estadounidenses y los beneficios de asistencia social existentes, pero se preservarían los beneficios de jubilación como el Seguro Social, así como a los veteranos que seguirían recibiendo sus beneficios actuales más el ingreso básico. 

En Finlandia también se realizó una prueba entre enero de 2017 y diciembre de 2018 en donde se pidió a los participantes que renunciasen a ciertos beneficios para recibir dinero. Tuvieron que quitarse los subsidios de vivienda y compensación por enfermedad para recibir un pago de 560 euros al mes. También tenían que estar desempleados. 

Al final del experimento, muchos de los participantes se quedaron sin trabajo. 

¿Puede el ingreso básico aumentar la felicidad?

Aunque el experimento en Finlandia fue considerado un fracaso, dejó algunos resultados interesantes sobre la relación entre el ingreso básico y el bienestar. 

En promedio, los que participaron se mostraron más felices y saludables que otros desempleados. Sin embargo, vale la pena señalar que la tasa de respuesta de los participantes a una encuesta del Gobierno fue del 25%, lo que deja una sensación total de incertidumbre, según los estándares establecidos por el Departamento de Educación de Estados Unidos.

Otros experimentos de este tipo han arrojado resultados similares.

Juha Jaervinen, un participante del experimento de renta básica universal de Finlandia, monta en una bici de alquiler en abril de 2018.
Juha Jaervinen, un participante del experimento de renta básica universal de Finlandia, monta en una bici de alquiler en abril de 2018. Gregor Fischer/DPA/Getty Images

En la década de 1970, Canadá garantizó un ingreso mínimo anual para las familias de la ciudad de Winnipeg, en la zona rural de Manitoba. Décadas más tarde, Evelyn Forget, una profesora de la Universidad de Manitoba, analizo los resultados y descubrió que estas personas hicieron menos visitas al médico por probelmas de salud mental y tenían menos probabilidades de ser hospitalizados que los que no recibieron el ingreso mensual.

En cuanto a la pregunta de Maezawa sobre si el dinero puede comprar la felicidad, Gallup realizó, en 2010, una encuesta diaria a 1.000 residentes de los Estados Unidos sobre este punto. La investigación encontró que tener bajos ingresos creaba dolor emocional durante eventos negativos del día a día como un divorcio o una enfermedad. Los americanos con altos ingresos, por el contrario, tendían a estar más satisfechos con su vida.

La encuesta también mostró que el dinero conduce a la felicidad, hasta cierto punto. Aquellas personas que ganan más de 75.000 dólares no mostraron más felicidad que aquellos que consiguen menos. 

Algunos usuarios que recibieron ingresos básicos se mostraron menos estresados

Como mínimo, muchos estudios de este tipo han encontrado que reduce el estrés.

"Lo curioso del ingreso básico es que tiene que ser una de las políticas de bienestar más probadas de la historia y todavía no se ha implementado, cuenta Michael Stynes, CEO de Jain Family Institute, a Business Insider.

Stynes está trabajando en la ciudad brasileña de Marica para estudiar los efectos de su nuevo programa de ingresos básicos que otorga 33 dólares mensuales a un tercio de los residentes de la ciudad, es decir, unas 52.000 personas. Espera que el programa anime a los participantes a unirse al mercado laboral

A woman uses her "mumbuca" card at a pharmacy in Marica, Brazil.
Yasuyoshi Chiba/AFP/Getty Images

Los críticos a este sistema creen que los pagos regulares pueden reducir el incentivo para que las personas busquen trabajo. Los defensores de este sistema creen que las personas que reciben este dinero están más inclinados a buscar el trabajo que quieren en lugar de uno de baja categoría.

Stynes apuntó también que espera que los participantes de su programa inviertan el dinero en sus hogares o negocios. 

Mientras tanto, los resultados del experimento en Stockton, muestra que los participantes gastan la mayor parte de ese dinero en comida u otras necesidades básicas.

"El dinero está permitiendo que las personas respiren de nuevo", explica Michael Business, el alcalde de Stockton a Business Insider.

Un participante del programa, Virginia, de 61 años, que se negó a dar su apellido por razones de privacidad, contó a Business Insider que plos pagos habían aliviado su estrés sobre la compra de las necesidades diarias. Recientemente utilizó ese dinero para preparar la cena de Navidad para su familia y los miembros de su colegio bíblico local. También lo está utilizando para visitar a su hermana mayor, que está enferma en Oregon.

"Aprecio mucho el programa", señala Virginia. "Voy a ver a un ser querido que no sé cuánto tiempo más voy a tener. Fue difícil para mí hacerlo antes de que llegara ese dinero".

Maezawa cree que sus pagos están destinados a crear más debate sobre el ingreso básico en Japón.

"Creo que lo que todos quieren no es dinero, sino cumplir sus sueños", tuiteó el pasado año.

Y además