Jeff Bezos planea ofrecer viajes espaciales con Blue Origin a turistas y científicos para finales de la década: Orbital Reef, el proyecto al que se han sumado Boeing y Sierra Space

Representación del interior de Orbital Reef.
Representación del interior de Orbital Reef.

Blue Origin

  • Orbital Reef es el proyecto anunciado por Blue Origin, compañía espacial de Jeff Bezos, el cual estará preparado para finales de la década y ofrecerá viajes en órbita a turistas y científicos.
  • A Blue Origin se han sumado compañías del sector que aportarán sus tecnologías, como Boeing, Sierra Space, Redwire y Genesis Engineering Solutions, así como un consorcio de científicos liderados por la Universidad Estatal de Arizona (Estados Unidos).
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Jeff Bezos ya viajó junto a su hermano al espacio el pasado julio, en el cohete New Shepard, de su compañía espacial Blue Origin. Y, ahora, quiere que todo el mundo pueda abrirse paso hacia las estrellas, mediante la iniciativa Orbital Reef.

Aunque no llegará hasta la segunda mitad de esta década, Blue Origin ha llegado ya a acuerdos con diferentes compañías del sector aeroespacial, así como grupos de científicos liderados por la Iniciativa Interplanetaria de la Universidad Estatal de Arizona (Estados Unidos).

En este sentido, la compañía de Bezos ha logrado unir a diferentes actores del sector privado, como Sierra Space, Boeing, Redwire Space y Genesis Engineering Solutions, quienes aportarán sus innovaciones en este campo.

“Durante más de 60 años, la NASA y otras agencias espaciales han desarrollado vuelos espaciales orbitales y habitación espacial, preparándonos para que los negocios comerciales despeguen en esta década”, ha declarado Brent Sherwood, vicepresidente senior de Programas de Desarrollo Avanzado de Blue Origin, durante una conferencia de prensa

Representación del exterior de Orbital Reef.

“Ampliaremos el acceso, reduciremos el coste y brindaremos todos los servicios y comodidades necesarios para normalizar los vuelos espaciales. Un ecosistema empresarial vibrante crecerá en la órbita terrestre baja, generando nuevos descubrimientos, nuevos productos, nuevos entretenimientos y conciencia global", ha agregado.

Más allá de Blue Origin y SpaceX: las 11 startups aeroespaciales que hay que seguir muy de cerca, según los fondos que han invertido en algunas de ellas

Así, cada actor aportará su granito de arena: Blue Origin los sistemas de servicios públicos; Sierra, Boeing y Redwire, naves y sistemas espaciales, y la Universidad de Arizona, el asesoramiento en materia de investigación y divulgación.

¿El objetivo? Crear un "parque empresarial de uso mixto" que no sustituya a la Estación Espacial Internacional (EEI), sino que ofrezca oportunidades al sector privados, así como momentos recreativos para un turismo estelar emergente.

Un parque empresarial privado creado para el turismo y la ciencia

Se abre una nueva era. Eso es lo que quieren con Orbital Reef las empresas que firman el proyecto, de tal forma que incluso cualquier persona podrá establecer el rumbo y dirección al montarse, con todas las comodidades habitacionales y de manera segura.

“Tanto los trabajadores espaciales como los turistas tendrán acceso seguro, cómodo y rápido fuera de Orbital Reef", ha asegurado Brand Griffin, gerente de programa de Genesis Engineering Solution. "El entorno en mangas de camisa, la gran visibilidad, la guía automatizada y los manipuladores de precisión avanzados harán que las operaciones externas sean rentables y rutinarias".

La estación espacial pionera hará de la órbita terrestre baja su hogar.

La principal idea es abrir el ámbito comercial, turístico y científico en el espacio al sector privado, con lo cual Orbital Reef se convierte en la primera propuesta de este tipo.

“Orbital Reef representa la próxima evolución del paradigma espacial comercial al crear la primera plataforma del sector privado tripulada en órbita terrestre baja", ha concretado Mike Gold, vicepresidente ejecutivo de Espacio Civil y Asuntos Externos de Redwire. 

“El entorno de microgravedad presenta un campo completamente nuevo para el desarrollo comercial y científico, lo que convierte a Orbital Reef en la plataforma que lanzará nuevas tecnologías y capacidades que mejorarán drásticamente la vida en la Tierra al tiempo que permite el viaje de la humanidad a las estrellas”, ha añadido.

Orbital Reef será como una aldea, donde personas de muchas organizaciones pueden realizar sus actividades por separado e interactuar entre sí.

Aunque no sin supervisión científica, por supuesto. Para ello está la Universidad de Arizona, que se encarga de dirigir el consorcio de expertos en el tema, para que todo vaya según lo previsto y anticipar cualquier posible inconveniente.

“Hemos reunido a un grupo internacional de más de una docena de universidades para trabajar en la ética y las pautas de la investigación, en cómo podemos poner en práctica toda nuestra experiencia en ciencia e investigación y fabricación en baja gravedad, para ayudar a las naciones, las corporaciones y grupos que quieran acceder a Orbital Reef", ha garantizado Lindy Elkins-Tanton, vicepresidenta de la Iniciativa Interplanetaria e investigadora principal de la misión Psyche de la NASA.

Con ello, Blue Origin y Bezos abren una nueva puerta al espacio, esta vez para todo el sector privado, aunque aún quedan por conocer importantes detalles como el precio, la duración de los viajes y la disponibilidad para el público general.

Te recomendamos