Pasar al contenido principal

Juegos Olímpicos de Berlín 1936: fotos del recinto deportivo nazi

Una piscina vacía en la villa olímpica de Berlín 1936
Hoy quedan pocas que recuerden al Reich alemán en la villa olímpica abandonada de los Juegos Olímpicos de 1936 en Berlín (Alemania). Sylvain Margaine/Forbidden-Places

Los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936 están rodeados de mito y tragedia.

Justo cuando Hitler lograba hacerse con el poder, el Comité Olímpico Internacional concedía a la capital alemana el derecho a acoger la competición olímpica. Gracias a ello, el mundo pudo ver cómo ondeaba la bandera olímpica junto a otra con la esvástica nazi.

Hoy, la Villa Olímpica construida para el acontecimiento en Elstal, Wustermark, a las afueras de Berlín, está en ruinas.

En 2008, el fotógrafo Sylvain Margaine visitó el terreno ahora repleto de hormigón en descomposición para su página web y su libro Forbidden Places: Exploring our abandoned heritage (Lugares abandonados: Descubrimientos insólitos de un patrimonio olvidado).

Echa un vistazo a cómo es ahora por dentro.

En 1931, Berlín se convirtió en la ciudad anfitriona de los Juegos Olímpicos de Verano de 1936. La ciudad puso a disposición todos los recursos con los que contaba para construir una Villa Olímpica desmesurada con 145 edificios y un estadio con capacidad para 120.000 personas.

Atletas durante la entrega de medallas en los Juegos Olímpicos de Berlín 1936
Aileen Meagher/Wikimedia Commons

 

A medida que avanzaba la construcción de la Villa Olímpica, también lo hacía el poder los nazis. Las Leyes de Núremberg, recién aprobadas, marginaron y arrebataron la mayoría de los derechos políticos a la población judía.

Bandera nazi y olímpica durante los Juegos Olímpicos de Berlín 1936
AP

Fuente: United States Holocaust Memorial Museum

 

Aquí puede verse a Hitler (en el centro de la imagen) entrando en la Villa Olímpica para una inspección antes del comienzo de los Juegos. La inscripción sobre el arco reza: "A la juventud del mundo".

Adolf Hitler visita la villa olímpica de los JJ. OO. de Berlín 1936
AP

 

Algunos grupos judíos y de izquierda amenazaron con boicotear los juegos, pero el Comité Olímpico Internacional insistió en que el mensaje de unidad de los juegos se sobrepondría a la visión del Tercer Reich.

El atleta estadounidense Jesse Owens (izqd.) da la mano a su rival italiano Ercola Gallegati
El atleta estadounidense Jesse Owens (izqd.) da la mano a su rival italiano Ercola Gallegati en la Villa Olímpica de Berlín 1936. AP

Fuente: The New York Times

Sin embargo, el espíritu de los Juegos Olímpicos no lo logró. El régimen de Hitler cometería durante su existencia algunos de los crímenes más graves de la historia.

Celebración nazi durante los Juegos Olímpicos de Berlín 1936
Getty

 

Hoy, la Villa Olímpica de Berlín 1936 está en ruinas. El fotógrafo Sylvain Margaine visitó el lugar en 2008 para su libro Forbidden Places: Exploring our Abandoned Heritage.

Señal de radiación nuclear en el recinto olimpico abandonado de Berlín 1936.
Sylvain Margaine/Forbidden-Places

 

La Casa de las Naciones, el comedor principal para los atletas, era la atracción principal de la Villa Olímpica de Berlín.

La Casa de las Naciones, la principal zona común de la Villa Olímpica de Berlin 1936
Sylvain Margaine/Forbidden-Places

 

Los 38 comedores interiores fueron diseñados cada uno para los atletas de diferentes países.

Zona de comidas en la Villa Olímpica de los Juegos Olímpicos
Alice Popkorn/Flickr

Fuente: Haute Vitrine

Los registros que se guardan de entonces muestran que en apenas tres semanas los atletas y sus entrenadores comieron 100 vacas, 91 cerdos y más de 650 corderos, además de unos 3.630 kilos de café.

Un edificio derruido en la villa olímpica abandona de Berlín 1936
Sylvain Margaine/Forbidden-Places

Fuente: Daily Mail

 

El gimnasio donde entrenaban los atletas era en 1936 un espacio soleado y ventilado.

Interior de un gimnasio de la Villa Olímpica de Berlín 1936.
Sylvain Margaine/Forbidden-Places

 

La piscina cubierta también se encuentra hoy vacía y sin usar.

Una piscina vacía en las instalaciones abandonadas de los Juegos Olímpicos de Berlín
Sylvain Margaine/Forbidden-Places

 

Los trabajos de conservación habrían gastado 2,25 millones de dólares (aproximadamente 1,83 millones de euros) para restaurar el tejado del edificio de la piscina.

Piscinas abandonas en las instalaciones de los Juegos Olímpicos de 1936
Wikimedia Commons

La pintura de las paredes de los vestuarios de los atletas está desconchada.

Puertas en mal estado en la Villa Olímpica de Berlín 1936
Sylvain Margaine/Forbidden-Places

 

Quedan pocos elementos que recuerden al Reich alemán. En el anfiteatro, una escultura en bajorrelieve del artista alemán Walter von Ruckteschell muestra a las tropas alemanas en marcha.

Detalles en las paredes de la Villa Olímpica de Berlín 1936
Sylvain Margaine/Forbidden-Places

 

Terminados los Juegos Olímpicos, las instalaciones se utilizaron como academia militar alemana y más tarde como hospital para los soldados heridos durante la Segunda Guerra Mundial. Una pintura del líder revolucionario ruso Vladímir Ilich Uliánov, Lenin, da a entender en qué más se convirtió la Villa Olímpica.

Lenin en la Villa Olímpica de Hitler
Sylvain Margaine/Forbidden-Places

 

Durante el gobierno comunista, las instalaciones olímpicas nazis se utilizaron como centro de interrogatorios y torturas. Las fuerzas soviéticas ocuparon la Villa Olímpica durante 50 años. Estos barracones se pudren hoy en las afueras de la ciudad.

Edificio vacío en las instalaciones olímpicas de Berlín 1936.
Sylvain Margaine/Forbidden-Places

Te puede interesar