Pasar al contenido principal

Microsoft, Nike, Starbucks, Unilever y Danone unen fuerzas para acelerar la reducción de las emisiones de CO2

Better Capitalism
Emisiones C02
Getty Images

  • Microsoft, Nike, Starbucks, Unilever y Danone crean un nuevo consorcio para comprar recursos y mecanismos que les permitan reducir las emisiones de carbono.
  • Bautizado como Transform to Net Zero, el proyecto pretende poner en marcha iniciativas de protección medioambiental.
  • De este consorcio de empresas participan otros como Mercedes Benz, el gigante naviero Maersk o Natura, el grupo de cosmética dueño de Avon, entre otros.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las multinacionales se ponen las pilas para reducir las emisiones y avanzar en la lucha contra el cambio climático. Microsoft, Nike, Starbucks, Unilever y Danone unen fuerzas y crean un nuevo consorcio para comprar recursos y mecanismos que les permitan reducir las emisiones de carbono.

Bautizado como Transform to Net Zero, el proyecto pretende poner en marcha iniciativas de protección medioambiental, compartir información sobre la reducción de emisiones, la inversión en tecnología de reducción de carbono y la coordinación de objetivos de políticas públicas. De este consorcio de empresas participan también Mercedes Benz, el gigante naviero Maersk o Natura —el grupo de cosmética dueño de Avon— entre otros, tal y como resume Bloomberg.

El pasado enero, Microsoft se comprometió a ser neutral en carbono en 2030. Pretende eliminar más carbono de la atmósfera del que emite. La tecnológica creó un fondo de innovación climática, dotado de 1.000 millones de dólares, que investigará formas de reducir las emisiones de CO2. El objetivo que se ha marcado la compañía es eliminar en 2050 todas las emisiones de CO2 desde la fundación de la compañía en 1975.

Leer más: Por qué es importante el glaciar de Thwaites en la Antártica para limitar el impacto del calentamiento global

Si bien Amazon ha suscrito una propuesta en la misma línea, ambas corporaciones han sido ampliamente criticadas por seguir ofreciendo sus servicios de computación en la nube a grandes productores de petróleo y gas.

En paralelo, Google ya se ha posicionado en esta dirección. El gigante tecnológico Google asegura que no desarrollará herramientas de inteligencia artificial para la extracción de combustibles fósiles, desmarcándose de la postura de Amazon y Microsoft.

La compañía estadounidense avanzó que cumplirá con los contratos que tiene pero no especificó con que compañías los ha establecido y avanza que los grupos petroleros y gasísticos podrán continuar utilizando su plataforma de computación en la nube.

Y además