Pasar al contenido principal

Qué es la mochila austríaca y cómo propone cambiar la indemnización por despido y las pensiones

Un joven con mochila visto de espaldas
Getty Images
  • Dentro del debate para reformar el mercado laboral y el sistema de las pensiones, algunos expertos y políticos han propuesto como modelo a seguir la llamada mochila austríaca.
  • Este sistema consiste en que el trabajador acumula parte de su sueldo en una cuenta individual que puede rescatar en caso de despido o jubilación.
  • En España, tanto la patronal como los sindicatos coinciden en rechazar este sistema, mientras que el Gobierno ha anunciado su intención de implantarla en 2020.

¿Estarías dispuesto a que parte de tu sueldo bruto pasase automáticamente a un fondo de capitalización al que podrías acceder si te despiden o si te jubilas? ¿Preferirías como empresario ahorrarte el finiquito de los trabajadores que despidas a cambio de engrosar mensualmente su fondo de indemnización?

Si has contestado que sí a alguna de las anteriores preguntas, eres un partidario de la mochila austríaca, un modelo laboral implantado en el país alpino desde 2002 para sustituir a la indemnización por despido y complementar las futuras pensiones de los trabajadores.

El finiquito se reemplaza por un fondo individual en el que el trabajador acumula parte de su salario y al que puede recurrir cuando le despidan o se jubile.

Leer más: La mitad de los españoles, preocupados por su jubilación, ya está ahorrando para su retiro

En qué consiste la mochila austríaca

El funcionamiento de este modelo laboral es el siguiente: el empresario realiza aportaciones mensuales a un fondo de capitalización de cada uno de sus empleados, que en Austria equivale a un 1,5% de su salario bruto. Esto supone un mayor desembolso mensual en costes laborales para el empleador, pero le evita tener que afrontar el pago de un finiquito en un solo plazo si el trabajador es despedido o se jubila.

Ese fondo no se queda paralizado hasta que el trabajador lo reclame, sino que una gestora privada invierte esos fondos para intentar conseguir rentabilidad y evitar que se deprecien con la inflación. Además, para evitar temores ante posibles crisis y fluctuaciones de los mercados, el 100% del capital que forma parte de esa mochila personal está garantizado por el Estado. 

Cómo se capitaliza la mochila austríaca

En Austria, cuando un trabajador es despedido, abandona voluntariamente la empresa para cambiar de empleo o para emprender un negocio por su cuenta o se jubila, se le concede acceso a su mochila personal. Además, si el trabajador fallece, ese fondo personal pasa a formar parte de la herencia de sus allegados.

Leer más: Esta es la "prueba de permanencia" que realiza habitualmente el CEO de Netflix y con la que ha despedido a su jefe de producto y amigo desde hace 18 años

En caso de jubilación, el trabajador puede elegir si accede a su fondo de capitalización individualizado a través de un solo pago o cobrar cada año una parte de su fondo. En ambos casos, el fondo se complementa con el cobro de la pensión pública, aunque hay diferencias fiscales, ya que si se cobra el fondo de una sola vez es necesario abonar una tasa del 6%, mientras que el cobro anual está libre de impuestos.

Ventajas e inconvenientes

Los defensores de la mochila austríaca aseguran que este modelo beneficia tanto al empresario como al empleado. Así, afirman que fomenta la contratación, ya que el empleador tiene más libertad para adaptar su plantilla a las condiciones de su empresa sin temor a tener que pagar finiquitos, al tiempo que consideran que aporta al trabajador la ventaja de no tener que esperar al despido para abandonar su empleo con toda su indemnización.

También se defiende este modelo laboral como complemento al sistema público de pensiones, que podría aprovechar las mejores condiciones económicas de los jubilados para ofrecer menores prestaciones y, al mismo tiempo, garantizar la sostenibilidad del sistema ante el reto del envejecimiento demográfico.

Del mismo modo, en España se ha defendido la implantación de la mochila austríaca para acabar con la dualidad del mercado laboral, fragmentado actualmente en varios tipos de contrato (indefinido, temporal, a tiempo parcial, en prácticas,....). Los partidarios de este modelo afirman que, sin impedimentos para el despido, no hay necesidad para el empleo temporal.

Leer más: Abaratar el despido, subir el IVA y reformar las pensiones: las propuestas para España de los organismos internacionales

Sin embargo, ese es el punto de partida de la principal crítica al modelo austríaco, que afirma que este modelo facilita el despido y lo compensa con apenas un 1,5% del sueldo y con el rendimiento que se consiga en los mercados especulativos. Desde el lado empresarial, por contra, se critica este sistema porque supone encarecer los costes del empleo para el empleador.

Patronal y sindicatos rechazan implantarlo en España

En España, este modelo se incluyó en la reforma laboral de 2010 que impulsó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, aunque finalmente no llegó a ratificarse. Posteriormente ha vuelto a saltar a la palestra de la mano del PP, el PNV, el PDeCAT o Ciudadanos. Sin embargo, los sindicatos y la patronal rechazan este modelo, al que acusan de abaratar el despido del trabajador y de encarecer las aportaciones de los empresarios, respectivamente.

Así lo ha reconocido recientemente la secretaria de Estado de Empleo, Yolanda Valdeolivas, señalando que el Gobierno estudia el desarrollo de la mochila austriaca, aunque detecta "objeciones" desde ambos lados de la mesa del Diálogo Social. Sin embargo, la ministra de Economía, Nadia Calviño aseguró que esta medida forma parte de las 60 iniciativas de la Agenda del Cambio del Ejecutivo y que prevén implantarla en 2020.

Y además