Nunca mezcles estos productos de limpieza del hogar si quieres evitar intoxicaciones

productos de limpieza
Ellie Burgin /Pexels
  • Dejar tu casa como los chorros del oro no es tarea fácil y seguro que hay veces que te da por experimentar.
  • Si quieres evitar accidentes o daños, asegúrate de no mezclar estos productos de limpieza del hogar.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si no eres muy amante de la limpieza y del orden, probablemente vayas posponiendo este tipo de tareas para después, acumulándose y acumulándose.

Llegado el momento de ponerte manos a la obra ves que te tienes que enfrentar a varios problemas, como por ejemplo, no saber por donde empezar, cómo limpiar determinadas cosas o zonas o qué productos utilizar.

7 trucos de limpieza para tener tu casa ordenada

Hay muchos artículos de limpieza para el hogar que puedes estar usando mal, especialmente si te da por mezclarlos. 

Cuando tienes que tratar manchas difíciles es normal que estés tentado a utilizar varios limpiadores a la vez. Es muy importante que leas las etiquetas de los productos antes de mezclarlos, ya que esto no solo puede ser ineficaz, sino también peligroso. 

Reader's Digest ha elaborado una lista de qué productos de limpieza del hogar nunca deberías mezclar.

Lejía y amoníaco

La mezcla de estos productos puede crear vapores tóxicos de cloramina. Si se inhalan, pueden causar problemas respiratorios y quemaduras en la garganta. 

Lejía y alcohol desinfectante

La mezcla de estos dos productos crea cloroformo, que provoca desde mareos o náuseas (en niveles bajos) hasta daños en el sistema nervioso, los ojos, los pulmones, la piel, el hígado y los riñones, e incluso la muerte.

Lejía y limpiador de inodoros

Al combinar lejía con un producto de limpieza de inodoros a base de ácido que contenga bisulfato de sodio, se pueden liberar gases tóxicos que generan problemas respiratorios y ojos llorosos.

Lejía y limpiador de hornos

Muchos productos de limpieza de hornos contienen hidróxido de sodio (también conocido como sosa cáustica) que, al mezclarse con lejía, produce gas de cloro. 

Esto provoca irritación de ojos, nariz, garganta y pulmones.

Vinagre y lejía

Al combinar un producto ácido con lejía se liberan vapores tóxicos de cloro y cloramina. 

Esto puede causar una quemadura química en los pulmones o en los ojos.

Vinagre y peróxido de hidrógeno

La combinación de peróxido de hidrógeno y vinagre crea ácido peracético o ácido corrosivo. 

En altas concentraciones, puede crear un irritante que daña la piel, los ojos, la garganta, la nariz y los pulmones. 

Diferentes limpiadores de desagües

Mezclar diferentes desatascadores puede liberar gas cloro e incluso puede provocar una explosión. Evita mezclar estos productos en el mismo recipiente, así como utilizar uno justo después de otro.

Ahora que sabes qué mezclas evitar, tampoco caigas en estos errores y malos hábitos a la hora de limpiar que harán que todo el esfuerzo no haya servido de nada.

Otros artículos interesantes:

La startup que quiere estandarizar la limpieza de los alojamientos turísticos busca conquistar a Airbnb: estas son sus razones

Un usuario de TikTok ha compartido un truco de limpieza para ahorrar dinero y tiene el sello de aprobación de un limpiador profesional

Cómo limpiar la campana extractora