La obesidad mórbida se relaciona con un mayor riesgo de muerte por coronavirus entre los hombres

A patient is comforted by her husband at St. Joseph's Hospital in Tucson, Arizona.
Caitlin O'Hara/Reuters
  • La obesidad mórbida puede aumentar el riesgo de morir por coronavirus incluso más que otros factores como la diabetes o la brecha socioeconómica, según sugiere un estudio. 
  • La gravedad se incrementa en los hombres y las personas de 60 años o menos.
  • El exceso de peso puede hacer que el COVID-19 sea más mortal debido a sus efectos sobre el sistema inmunológico y los pulmones.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El coronavirus ha golpeado duramente a las personas con obesidad, y cada vez más estudios vinculan el exceso de peso con enfermedades graves y hospitalizaciones por la enfermedad.  

Un estudio realizado el 12 de agosto reveló que cuanto más obesa era una persona, más probable era que muriera de COVID-19, incluso cuando se controlaban factores como las patologías previas y el estatus socioeconómico. 

El riesgo era más "llamativo", según los autores, entre los hombres y las personas menores de 60 años. Las mujeres de cualquier edad con obesidad no tenían un riesgo significativamente mayor de muerte que las mujeres en un peso normal. 

Leer más: Todo lo que se sabe sobre la posibilidad de ser inmune al COVID-19 sin haber pasado la enfermedad

La investigación confirma estudios anteriores que señalan que los pacientes obesos más jóvenes probablemente lleven peor la enfermedad.

Pero no todos los expertos están de acuerdo, ya que una dietista le dijo a Insider que la discriminación por peso podría explicar los hallazgos. 

Las personas con un IMC que indicaba obesidad 'mórbida' o 'extrema' tenían entre 3 y 4 veces más probabilidades de morir 

Para el estudio, los investigadores de Kaiser Permanente Southern California analizaron los datos de casi 7.000 pacientes de COVID-19 que fueron tratados entre febrero y mayo. Casi la mitad eran obesos, es decir, tenían un índice de masa corporal (IMC) superior a 30.

Los autores del estudio descubrieron que el 3% de los pacientes murieron antes de que pasaran 3 semanas de su ingreso.

Trataron de aislar la relación entre la obesidad y la muerte al factorizar condiciones como la insuficiencia cardíaca y las enfermedades pulmonares, así como si fumaban o bebían, sus ingresos familiares y nivel de educación. 

Descubrieron que, en comparación con las personas con índices de masa corporal "normales", las que tenían un IMC de 40 a 44 (considerado "mórbido" o "extremo") tenían más del doble de probabilidades de morir por complicaciones del coronavirus. 

Para aquellos con IMC superior a 45, el riesgo era más que cuádruple.


Crystal Cox/Business Insider

Crystal Cox/Business Insider

De nuevo, estos resultados fueron más pronunciados en los hombres y en las personas menores de 60 años, pero no existía esta relación entre las mujeres.

Eso podría deberse a la forma en que las mujeres tienden a repartir la grasa (alrededor de sus caderas y muslos) en comparación con los hombres (alrededor del vientre, lo cual tiene efectos negativos para la salud), dicen los autores. 

El exceso de peso puede dificultar la respiración, lo que puede ser peligroso si se tiene COVID-19

Anteriores investigaciones han demostrado que el sobrepeso y la obesidad están relacionados con una mayor tasa de hospitalizaciones y complicaciones del coronavirus. 

Las razones potenciales son múltiples y complicadas, pero muchos expertos señalan la capacidad del exceso de grasa corporal para impactar en el sistema inmunológico y la función pulmonar. 

En las personas que acumulan la grasa alrededor del vientre, la obesidad puede activar la inflamación y debilitar la respuesta antiinflamatoria del cuerpo, haciéndolos más susceptibles a enfermedades, según sugieren las investigaciones. 

El peso adicional alrededor del pecho también puede dificultar la respiración, lo que puede ser peligroso con el COVID-19, ya que afecta principalmente al sistema respiratorio. 

El estigma del peso también podría influir en los hallazgos

La dietista Christy Harrison dijo a Insider que el estudio aún no prueba que la obesidad sea un factor de riesgo independiente para el COVID-19. 

Harrison sospecha que muchos de los hallazgos pueden explicarse por el estigma del peso, que se relaciona con resultados de salud negativos, especialmente entre las personas con un IMC más elevado.

Las investigaciones anteriores sobre la pandemia de H1N1 de 2009 que al principio relacionaban la obesidad con un mayor riesgo de complicaciones eran erróneas, señaló, ya que las investigaciones posteriores revelaron que la realidad era que la gente de menor peso afectada por la enfermedad tenía una mayor probabilidad de recibir un mejor tratamiento.

La dietista sospecha que algo similar ocurre con el COVID-19. 

Paramedics take a patient to a Brooklyn emergency room during the coronavirus outbreak in New York on April 7, 2020.
Brendan Mcdermid/Reuters
Paramedics take a patient to a Brooklyn emergency room during the coronavirus outbreak in New York on April 7, 2020.
Brendan Mcdermid/Reuters

"A medida que el COVID-19 continúa propagándose, debemos centrar nuestros esfuerzos inmediatos en contener la crisis", señalaron los investigadores. "Sin embargo, nuestros hallazgos también subrayan la necesidad de realizar futuros esfuerzos para combatir la fuerza igualmente devastadora de la epidemia de obesidad".

LEER TAMBIÉN: 6 sorprendentes desventajas de ser extremadamente inteligente

LEER TAMBIÉN: Las polémicas zapatillas Vaporfly de Nike son tan rápidas que algunos atletas patrocinados por otras marcas las usan en secreto para competir

LEER TAMBIÉN: Llega una ciclogénesis explosiva: qué es y cómo afectará a España

VER AHORA: Fuencisla Clemares, directora general de Google España: “Nuestro reto es seguir trabajando con las empresas y ciudadanos para acelerar la transformación digital en España”