Coronavirus

Orthocoronavirinae, comúnmente conocido como coronavirus, es una de las dos subfamilias de la familia Coronaviridae. Se subdivide en los géneros AlphacoronavirusBetacoronavirusGammacoronavirus y Deltacoronavirus.

Sus diferentes tipos provocan distintas enfermedades, desde un resfriado hasta un síndrome respiratorio grave (una forma grave de neumonía).

Gran parte de los coronavirus no son peligrosos y se pueden tratar de forma eficaz. De hecho, la mayoría de las personas contraen en algún momento de su vida un coronavirus, generalmente durante su infancia. Aunque son más frecuentes en otoño o invierno, se pueden adquirir en cualquier época del año.

Dónde se originó

El origen del brote, cuyos primeros casos se detectaron en diciembre, se encuentra en un mercado de marisco y pescado de la ciudad de Wuhan, capital de la provincia de Hubei.

Para evitar su propagación las autoridades chinas han puesto en cuarentena a más de 40 millones de personas, donde se han suspendido los transportes y se ha pedido a los ciudadanos que no salgan sin "razones especiales".

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado que la propagación del coronavirus de Wuhan es una emergencia de salud pública de importancia internacional (ESPII).

3 brotes en los últimos años

En los últimos años se han descrito 3 brotes epidémicos importantes causados por coronavirus:

SRAS-CoV: El síndrome respiratorio agudo y grave (SRAS, también conocido como SARS y SRAG) se inició en noviembre de 2002 en China, afectó a más de 8.000 personas en 37 países y provocó más de 700 muertes. La mortalidad del SRAS-Cov se ha cifrado en el 10% aproximadamente.

MERS-CoV: El coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) fue detectado por primera vez en 2012 en Arabia Saudita. Se han notificado hasta octubre de 2019 más de 2.400 casos de infección en distintos países, con más de 800 muertes. La letalidad es, por tanto, del 35%.

COVID-19: A finales de diciembre de 2019 se notificaron los primeros casos de un nuevo coronavirus en la ciudad de Wuhan (China). Desde entonces el goteo de nuevos infectados por el virus COVID-19 (antes llamado 2019nCoV) ha sido continuo y su transmisión de persona a persona se ha acelerado. Los casos declarados de nemonía de Wuhan ya superan con creces a los de la epidemia de SRAS, pero la tasa de mortalidad es, de momento, más baja.

Como se contagia

No se conoce el mecanismo exacto de transmisión, pero se cree que puede producirse el contagio de una persona a otra mediante las gotas de saliva expulsadas a través de la tos y el estornudo.

Puede provocar enfermedad respiratoria aguda y neumonía grave en humanos. Actualmente no hay ningún tratamiento específico aprobado oficialmente, pero se pueden utilizar los antivirales existentes.

Cómo protegerse

Como medidas preventivas se ha recomendado lavarse frecuentemente las manos y evitar el contacto cercano con personas afectadas. También se recomienda cubrir la boca y nariz siempre que necesite toser o estornudar, utilizando un pañuelo desechable o ropa, por ejemplo.

Y utilizar máscara de protección individual para cubrir la nariz y la boca, cuando se encuentre en un lugar público o cerrado.

Anterior