Pasar al contenido principal

Esta startup valorada en 1.000 millones de dólares ha diseñado un dispositivo para gafas de invidentes que les lee el periódico y la pantalla de su móvil

OrCam MyEye
OrCam
  • OrCam My Eye reconoce objetos y a personas y las describe a viva voz para el usuario invidente o con baja visión.
  • También lee textos: el periódico, un libro, o la pantalla de un ordenador, tablet o teléfono móvil.
  • El producto busca integrar a las personas con baja visión en el mundo laboral.
  • El unicornio israelí OrCam se dedica a desarrollar tecnología para invidentes.

Se llaman OrCam My Eye y es el dispositivo ideado por el unicornio israelí OrCam para hacer la vida más fácil a invidentes y personas con baja visión.

El pequeño aparato, del tamaño de un puntero láser, se coloca en una patilla de gafas y relata a viva voz lo que su usuario tenga delante: una cara, un objeto, o incluso lee el texto de un periódico o de un cartel, como si de un acompañante se tratase.

"Es un dispositivo wearable que une capacidades de machine learning, inteligencia artificial y OCR [reconocimiento óptico de caracteres, por sus siglas en inglés]", explica el responsable de negocio de OrCam en España y Portugal Fabio Rodríguez, en conversación con Business Insider España, indicando que sobre todo se utiliza para la lectura de textos (en papel y digital), aunque no es su único uso.

OrCam también puede reconocer un billete, una tarjeta de crédito o de transporte público, la caja de un medicamento, leer un código de barras (e indicar de qué producto se trata) o describir a la persona que se encuentra frente al usuario, así como fotografiar objetos y caras y memorizarlos bajo el nombre que les dé su dueño. 

Así, más tarde podrá reconocer, e identificar con su nombre, a los conocidos del usuario (hasta un máximo de 100). Cuesta 4.500 euros. También dice la hora y el día cuando ve que su usuario gira la muñeca, haciendo el gesto de mirar el reloj.

Sus características técnicas son las siguientes: pesa 22 gramos, mide 5 centímetros, tiene una cámara de 13 megapíxeles, dos luces LED para funcionar si hay falta de luz y una barra táctil que hace de menú (y también sirve para subirle o bajarle el volumen) y funciona mediante una batería. Está disponible en 20 idiomas.

"Nuestro objetivo es integrar a personas con baja visión en el mundo laboral"

En España hay unos 80.000 ciegos y unas 900.000 personas con baja visión, según datos de la ONCE, por ello, la mayoría de usuarios de OrCam son personas con baja visión, destaca el portavoz.

Y con un 10% de visión es difícil trabajar, por ejemplo, en un rol administrativo, por lo que Rodríguez subraya el propósito de OrCam: "nuestro objetivo es integrar a personas con baja visión en el mundo laboral".

"Uno de los retos que tenemos en 2019 es hablar con distintos órganos para que vean que tenemos que hacer este dispositivo más accesible para la ciudadanía española", indica, incidiendo en que en España no reciben ningún tipo de subvención pero que sería interesante para la reinserción de estas personas en las empresas.

Sin conexión a internet en pro de la confidencialidad

Rodríguez también destaca que OrCam es un producto "totalmente offline", que no funciona conectado a internet ni guarda sus registros en ninguna nube, sobre todo buscando preservar la privacidad de la información de los usuarios y también de las empresas en los que estos trabajan, de manera que si el dispositivo lee documentos confidenciales estos datos no corran riesgos.

En ese sentido, OrCam solo debe conectarse a internet cada 4 o 6 meses, para actualizar su software, de la manera que lo haría un teléfono móvil.

OrCam es una multinacional israelí creada en 2010 por los fundadores de Mobileye, fabricante de cámaras para coches autónomos, que compró Intel por 15.000 millones de dólares.

OrCam, que se dedica a desarrollar tecnología para ciegos, está valorada en 1.000 millones de dólares y podría salir próximamente a bolsa, según Reuters. Está presente en 25 países de todo el mundo y cuenta con una plantilla de unas 250 personas.

Y además