Pasar al contenido principal

El oro puede ser una alternativa de ahorro para la jubilación, si tienes 40.000 euros para comprar un lingote

Empleada indonesia con un lingote de oro
Reuters
  • Hay otros métodos alternativos que se pueden considerar para salvaguardar el patrimonio en un horizonte temporal amplio como es apostar por el oro físico.
  • El oro suele ser tradicionalmente considerado como un valor refugio para momentos de turbulencias económicas. 
  • Eso sí, hay que tener en cuenta que supone un desembolso muy superior a otro tipo de activos. 

Llegar con dinero suficiente para pasar una jubilación tranquila se ha convertido en una de las principales preocupaciones de los españoles. Sobre todo, por el conflicto que existe con las pensiones públicas y las dudas acerca de su sostenibilidad. Eso ha provocado que muchos ya estén buscando alternativas de ahorro a largo plazo.

Además, de los ya habituales fondos de inversión o planes de pensiones privados, hay otros métodos alternativos que se pueden considerar para salvaguardar el patrimonio en un horizonte temporal amplio. Una de ellas es la de apostar por el oro físico. Un lingote de oro puede costar alrededor de los 40.000 euros en función del peso y de dónde se compre. 

La inversión en un lingote de oro, supone "un valor refugio en momentos económicos y bursátiles convulsos", según apuntan desde BBVA.

Eso sí, hay que tener en cuenta que su adquisición "supone un desembolso muy superior a la adquisición de algunos otros activos". Por ello, es conveniente "optar por el canal más apropiado y seguro antes de hacerse con uno de ellos". 

En este sentido, según el WGC (Consejo Mundial del Oro), el oro físico supera a otros activos en las preferencias de los Bancos Centrales que buscan diversificarse del dólar y del euro.

Tomás Epeldegui, director general de Degussa, explica que al menos hay cinco razones por las cuales interesa apostar por el metal precioso de cara al largo plazo. 

Epeldegui señala que el porcentaje que debería destinarse a una inversión de este tipo no debería superar la horquilla del 5%-10%. 

El oro como activo de inversión

Si actualizamos el valor del oro del año 1980, momento en el que su valor rondaba los 850 dólares la onza, al nivel de inflación actual, una onza de este metal debería valer cerca de los 2.200 dólares, lo cual es un precio muy superior de la cotización actual del oro. Esta razón es suficiente para valorar el oro como una inversión atractiva en nuestra cartera.

Aunque, evidentemente, el precio del oro en monedas o lingotes tiene fluctuaciones a lo largo del tiempo, su valor mantiene "una estabilidad mayor que los valores bursátiles de la mayor parte de los mercados del mundo", ya que sus variaciones al alta o la baja suelen ser más suaves que las de otros activos, agregan desde BBVA.

Esto se comprueba especialmente si analizamos el valor en largos periodos de tiempo, donde su ponderación "reluce por su estabilidad".

Leer más: Así evolucionan los planes de pensiones en España y estas son las gestoras que más suscripciones generan

¿Cuáles son los principales motivos para invertir?

El experto de la firma especializada en inversión en oro físico apunta a cinco motivos por los que puede ser muy interesante destinar parte de los ahorros a este metal precioso. Sobre todo, si en nuestro horizonte se encuentra la jubilación.

  • Es un valor refugio. Es un activo físico que suele preservar su valor en el tiempo. 
  • Preserva el poder adquisitivo. Se ha revalorizado más del 341,37% en 20 años y del 3.569,70% en 50 años, según la LBMA (siglas del mercado mayorista de lingotes de oro de Londres). En 1960 con 44 onzas de oro (a valor actual 1.072 euros/onza) se compraba un Seat 600. Hoy en día con esa misma cantidad de oro se podría adquirir un coche de alta gama.
  • Facilidad de liquidez. Suele ser un producto que tiene una mayor liquidez que otros activos donde te penalizan por retirar el dinero antes de tiempo. 
  • Su rentabilidad no está relacionada con el resto de activos. Algo que está atrayendo la atención de los fondos soberanos, según un informe de la consultora PwC.
  • Es un elemento diversificador. En tiempos de incertidumbre puede suavizar las pérdidas que puedan provocar otras inversiones.
  • El precio del oro tradicionalmente se ha incrementado cuando los tipos reales son bajos. En la actualidad nos hallamos en un momento de tipos bajos.

Y además