Pasar al contenido principal

El "peligro" de hablar español en los Estados Unidos

Estatua de la libertad
Pixabay

El autoproclamado país de las oportunidades y los sueños, Estados Unidos, se está convirtiendo en un peligroso hervidero de patriotismo radical que no acepta nada que provenga de fuera.

Bajo el liderazgo del actual presidente, Donald Trump, el país que un día pudo presumir de ser el más abierto del mundo lucha por no convertirse en una nación arcaica, cercada, propulsora de políticas racistas propias de épocas que, creíamos, habían pasado.

El presidente estadounidense está centrando todos sus esfuerzos en acabar con cualquier resquicio de tolerancia con la inmigración en su país. Ya lo dejó claro durante su campaña con el eslogan “America, first” y su sobreprotección a los americanos. A los que, según sus propias palabras, los inmigrantes, en especial los “bad hombres” latinos, les están quitando empleos.

El magnate ya dejó claro que no quería nada de multiculturalidad en su América cuando eliminó el español de la web oficial de la Casa Blanca o decidió que la mejor idea para frenar las olas de inmigración era construir un muro en la frontera con México.

Tras más de un año de mandato trumpista, el ambiente en USA se ha enrarecido y son cada vez más los casos denunciados por inmigrantes que se sienten vilipendiados en un país levantado por sus propios padres y abuelos.

Los hispanohablantes, cada vez más acosados

Una nueva alarma saltó la semana pasada, tras hacerse viral un vídeo en el que un cliente echaba en cara a unas empleadas de un restaurante neoyorquino que hablaran en español entre ellas.

“Si tienen los huevos de venir aquí y vivir de mi dinero, yo pago por su bienestar, yo pago para que puedan estar aquí, lo menos que pueden hacer (sic) es hablar inglés” argumentaba Aaron Schlossberg, un cliente molesto y algo alterado.

En su perorata, que corrió por internet como la pólvora, amenazaba con llamar al ICE. Es decir, al Immigration and Customs Enforcement o Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos, en castellano.

Tras su explosión xenófoba, Schlossberg se ha convertido en una de las personas más famosas de la Gran Manzana. Tras darse a conocer el suceso, su firma de abogados sufrió una fuga de clientes, el arrendatario del edificio donde tenía situada la oficina canceló su contrato de alquiler y le ha echado a la calle. Incluso hay una campaña promovida en internet que pide que sea inhabilitado como abogado.

También ha salido a la luz su pasado de activista contra todo lo que tenga que ver con personas extranjeras. Incluso ha sufrido un escrache en forma de banda de mariachis tocando frente a su apartamento.

Pero no parece estar muy afectado, ya que publicó en su perfil de Facebook una imagen con la frase “Hacer a las Cafeterías Grandes Otra Vez”. También ha colgado este mensaje: “Soy un blanco privilegiado, con una licenciatura en Derecho. No haré ruido durante una temporada, daré un par de entrevistas, escribiré un libro sobre esta experiencia, con el acoso y las amenazas de muerte que estoy recibiendo. Me invitarán a un debate en la Fox y, antes de que os deis cuenta, me harán presentador”.

Captura de facebook
Captura de facebook

¿Casos aislados?

Desafortunadamente, no se trata de un caso aislado.  Son muchas las personas que se están viendo acosadas por el mero hecho de hablar en la lengua de Cervantes en un país donde hay 53 millones de hispanohablantes. El segundo país donde más se habla español solo por detrás de México.

El pasado mes de enero una mujer fue expulsada de una oficina de la empresa de mensajería UPS en Florida ¿su delito?: hablar castellano.

¿Ya no se puede hablar español en Estados Unidos?, es la pregunta inevitable tras los acontecimientos.

Un par de mujeres fueron retenidas e interrogadas por un agente en Montana por hablar en español“La razón por la que le he preguntado por su identificación es porque vi que estaban hablando en español, lo que se escucha rara vez por aquí”, explicaba el agente mientras comprobaba la documentación de estas dos ciudadanas americanas.

Según datos del FBI, desde 2004, los incidentes contra latinos han supuesto la mitad de todos los crímenes de odio por cuestiones raciales denunciados en EE.UU.

Estados Unidos no tiene idioma oficial

Lo curioso es que, por mucho que algunos se empeñen en imponerlo, Estados Unidos carece de idioma oficialNi en la Constitución ni en ninguna ley federal está establecido que el inglés es el idioma oficial de la nación. Los Padres Fundadores no vieron la necesidad.

 

Este artículo ha sido publicado originalmente por upday España
Upday es la mayor app de noticias de Europa, exclusiva para smartphones de Samsung, con la que podrás seguir toda la actualidad y los mejores contenidos de los medios más relevantes en cualquier lugar.

Te puede interesar