Pasar al contenido principal

China propone reinventar la manera en la que funciona internet a partir de 2021, pero los críticos denuncian que su solución abre la puerta a más control gubernamental

Silicon Valley (HBO).
Fotograma de la serie Silicon Valley: sus protagonistas pretenden crear un internet descentralizado. HBO

  • La última propuesta de China aboga por un nuevo protocolo de comunicaciones que mejoraría las direcciones IP de los dispositivos, que podrían conectarse entre sí sin enviar información por la red.
  • Para ello sería necesario que gestores autorizasen a las redes a conectarse las unas con las otras, lo que abriría la puerta a que gestores, operadores e incluso gobiernos pudiesen tener más control.
  • Según el Financial Times, Huawei, que participa en el proyecto, entiende que los actuales protocolos de internet habían resultado en una red de redes cada vez más disgregada, lo que resucita el debate sobre la neutralidad y la centralidad de red.
  • Miquel Pellicer, director de Innovación de Interprofit, abunda en que el concepto de neutralidad de red también se ha venido debatiendo en los últimos 2 años y que China está configurando una nueva era como potencia en telecomunicaciones.
  • El exdirector ejecutivo de Google, Eric Schmidt, ya advirtió hace años que esta tensión podría desembocar en una bifurcación en 2 internet distintas: una china y otra no china.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

China quiere transformar internet, pero quizá no a mejor.

La semana pasada el Financial Times adelantaba una propuesta que supondría una revolución para la red, sobre todo de cara a los desafíos que esta afrontará la década que viene. La propuesta la lanzaban Huawei y dos empresas de telecomunicaciones públicas del gigante asiático, China Unicom y China Telecom, de la mano del Ministerio de Industria y Tecnologías de la Información del país.

La intención de las corporaciones chinas es seducir a la Unión Internacional de las Telecomunicaciones (UIT), la organización de las Naciones Unidas que vela por la regulación de la red. Huawei y China quieren acabar con el protocolo TCP/IP que hasta ahora ha regido las conexiones de nuestros ordenadores, smartphones y dispositivos. Y quieren reemplazar esta concepción de internet por un nuevo estándar que han bautizado como New IP.

Leer más: El tratamiento de datos en apps sanitarias o el control tecnológico avivan el debate: qué pasará con los derechos digitales tras la crisis del coronavirus

El problema es que esto ha levantado suspicacias en firmas y países occidentales, como Suecia, el Reino Unido o Estados Unidos. Eso sí, también ha encontrado la simpatía de Rusia y potencialmente la de Arabia Saudí, según detallan fuentes de la UIT al Financial Times.

Crear "una nueva internet" es precisamente el objetivo que persiguen los directivos de Pied Piper, la empresa ficticia de la exitosa serie de HBO, Silicon Valley. Pero mientras que en la producción los protagonistas pretenden crear un nuevo internet "descentralizado", esta propuesta china ataca frontalmente esa concepción.

De forma somera, lo que propone China es un nuevo protocolo de comunicación entre los dispositivos que se conecten a internet, de tal modo que los gestores podrán autorizar conectar redes entre sí para que los dispositivos puedan comunicarse entre ellos sin transmitir información. Dicho de otro modo: frente a la concepción original en la que internet es una "red de redes", se crearía, según dicen los críticos de esta iniciativa, un nuevo internet con "controles específicos en sus cimientos".

La propuesta de las entidades chinas no sorprende: siempre se han conocido estas 2 concepciones de entender la red, frente al enfoque tradicional y liberal de Estados Unidos. "No es una cuestión maniquea de buenos o malos", advierte Miquel Pellicer, director de Innovación de Interprofit y profesor de la Universitat Oberta de Catalunya.

Leer más: Estos son los países que más spam reciben y los que más spam envían: el flujo de correo no deseado coincide con intereses geopolíticos, según una firma de ciberseguridad

"Al final cada país quiere gestionar su preponderancia en lo que son las telecomunicaciones, infraestructuras y autopistas de la información". Así, mientras que Pellicer recuerda que China no es una democracia liberal "y eso nos tiene que poner en alerta", el experto también recuerda que el debate en EEUU sobre la neutralidad de red sigue abierto. 

"En el ámbito norteamericano hay varias polémicas, y no solo por el uso de datos por parte de empresas como Cambridge Analytica, sino por el uso que se hacía de los mismos por parte de agencias estadounidenses como la NSA, la CIA o el FBI", incide. De hecho, recuerda cómo hace pocos años la FCC, el organismo que regula las telecomunicaciones en el país norteamericano, revocó las medidas que impulsó el expresidente Obama para garantizar la neutralidad de red.

Estas profundas diferencias se ahondan todavía incluso más, durante la crisis del coronavirus, que precipita la configuración de lo que Pellicer cree que será "la nueva era del gran dragón chino".

Una era que, en lo concerniente a la configuración actual de internet, podría apuntalar lo que ya vaticinó el ex director ejecutivo de Google, Eric Schmidt, hace 3 años. "Creo que el escenario más probable no es una escisión, sino una bifurcación en una internet dirigida por chinos y una internet no china, liderada por Estados Unidos", abundó, como recogía entonces la BBC.

Cómo funcionará el nuevo protocolo que propone China para internet

Huawei describe New IP como un sistema de direccionamiento IP "más dinámico", y según el Financial Times, los ingenieros de la asiática asumen que internet está disgregándose en redes cada vez más separadas. Hoy día, las IP son las direcciones que identifican nuestros paquetes de información circulando por internet.

Leer más: Los entresijos de la gran 'hacker night' española, en la que 70 ciberexpertos 'atacaron' a una gran empresa del Ibex por un botín de hasta 200.000 euros

Críticos con la propuesta asiática, como los autores de un artículo académico que además son los portavoces del Reino Unido en la UIT, advierten que el New IP establecería "controles específicos en los cimientos de la red" y supondría contar con un internet "más centralizado y de arriba hacia abajo".

Las corporaciones chinas defienden su planteamiento en que reemplazar el protocolo TCP/IP con la nueva New IP permitiría a los dispositivos de las redes autorizadas el estar interconectados entre sí sin necesidad de remitir información a través de internet. Eso sí, aquí entra el quid de la cuestión: quién sería el encargado de determinar qué redes se podrán conectar o no.

Los críticos consideran que para poder aceptar estas redes deberán contar con cualidades que permitan ser rastreadas, por lo que de este modo se le podría abrir la puerta a la censura. 

De hecho, el medio económico abunda en que en su presentación, Huawei dejó claro que este nuevo internet sería seguro gracias a comandos de "silencio", que desconectarían las comunicaciones de determinadas redes. El problema es que estos comandos estarán controlados por los gestores, por seres humanos, como explica El Español.

Huawei, el ministerio chino y las dos empresas públicas inciden en que este movimiento ya cuenta con trabajo avanzado y los resultados se podrán probar a principios de 2021, según recoge el Financial Times: para las firmas asiáticas el internet actual es "inestable" e "insuficiente" para soportar los requisitos de lo que será el mundo digital en 2030, con coches autónomos o la explosión del internet de las cosas.

Y además