Primera víctima mortal de un coche autónomo: muere atropellada por un coche de Uber

Dos modelos autónomos del Ford Fusion en un parking del centro técnico de Uber en Pittsburgh, Pennsylvania, en una fotografía de archivo.
Dos modelos autónomos del Ford Fusion en un parking del centro técnico de Uber en Pittsburgh, Pennsylvania, en una fotografía de archivo.
Jeff Swensen/Getty Images

Una mujer de Arizona (Estados Unidos) ha muerto al ser atropellada por un coche autónomo operado por Uber.

La cadena estadounidense ABC 15 explica que el vehículo golpeó a la mujer en Tempe (Arizona, Estados Unidos) a primera hora de este lunes y que murió a causa de las heridas provocadas por el accidente en el hospital. El vehículo estaba en modo de conducción autónoma en el momento del accidente, según explica el medio citando a la policía de la ciudad.

El incidente se convertiría en el primera vez en la que un peatón muere al ser atropellado por un coche autónomo, que suelen promocionarse como una alternativa más segura a los coches tradicionales. Previamente un conductor murió mientras utilizaba el modo semi autónomo del piloto automático de un Tesla, aunque en ese caso la víctima ignoró hasta siete advertencias de seguridad.

Uber ha detenido todas sus operaciones relacionadas con los vehículos autónomos en Tempe, San Francisco y Toronto después de conocerse la noticia, según informa WPXI.

Por el momento se desconocen las circunstancias exactas del accidente.

En un breve comunicado enviado a Business Insider, Uber ha confirmado que una persona ha muerto y que la compañía está cooperando con los investigadores para esclarecer los hechos.

Un portavoz ha explicado: "Nuestros corazones están con la familia de la víctima. Estamos cooperando plenamente con las autoridades locales en su investigación de este incidente". La compañía no ha proporcionado más detalles sobre el accidente mortal.

 

Otros artículos interesantes:

Estas serán las 20 empresas que dominarán la cadena de valor del coche autónomo

Los 6 negocios que van a hacer posible el coche autónomo