Pasar al contenido principal

Los psicópatas más realistas del cine, según un equipo de psiquiatras

Fotograma de El silencio de los corderos
Orion Pictures

La psicopatía, definida vagamente, es una combinación de crueldad, falta de compasión y violencia. Los psicópatas más extremos pueden matar sin remordimiento, mutilar a sus víctimas con 'tanta' emoción como tú y yo nos cepillamos los dientes.

Esto se conoce como psicopatía "clásica" o "idiopática", pero en ocasiones el trastorno está más oculto, como ocurre con algunos manipuladores que no son necesariamente violentos.

En 2014, el profesor de psiquiatría belga Samuel Leistedt quiso averiguar qué personajes de película encarnaban mejor los rasgos de la psicopatía.

Leistedt llamó a 10 de sus amigos para que le ayudaran a ver 400 películas durante tres años. Las películas abarcaron casi un siglo, desde 1915 hasta 2010. Cuando el equipo terminó de verlas todas, encontraron 126 personajes que encajaban en la definición de psicópata.

Aquí tienes un resumen.

 

Anton Chigurh, de 'No es país para viejos', es el psicópata más realista

Javier Bardem en 'No es país para viejos'
Miramax Films Paramount Vantage

El personaje de Javier Bardem en No es país para viejos es un psicópata clásico, concluyeron Leistedt y sus colegas en su trabajo.

Chigurh se relaciona con el asesinato con una extraña y sorprendente sensación de normalidad. Es perfectamente feliz cuando descarga su característica pistola de matadero sin apenas torcer el gesto.

"Parece ser efectivamente invulnerable, inmune a cualquier forma de emoción o humanidad", escribieron los investigadores.

Dos personajes, Hans Beckert en 'M' y Henry Lee Lucas en 'Henry, retrato de un asesino'

Hans Beckert-M
UFA

En la película alemana de 1931 M, el vampiro de Düsseldorf, Peter Lorre interpreta a un asesino de niños que encarna muchos de los rasgos que ahora se cree identifican a un depredador de niños, observaron Leistedt y sus colegas. 

"Lorre interpreta a Beckert como un hombre en apariencia ordinario pero atormentado por el impulso de asesinar niños de forma ritualista", escribieron los investigadores.

En 1986, la película de John McNaughton Henry, retrato de un asesino presenta un personaje protagonista incapaz de planificar con antelación con una turbulenta vida personal y relaciones familiares fallidas. Todos estos rasgos, según Leistedt, lo convierten en un psicópata idiopático de manual.

Las primeras interpretaciones de los psicópatas no eran realistas

Cartel promocional de la película El beso de la muerte
Wikimedia Commons

Personajes como Tommy Udo en la película de 1947 El beso de la muerte y Cody Jarrett en la de 1949 Al rojo vivo han contribuido a la concepción errónea del psicópata como un villano de género, como gángsteres y científicos locos.

"En las películas a menudo se les caricaturizaba como sádicos, impredecibles, depravados sexuales y emocionalmente inestables con el impulso irrefrenable de involucrarse en violencia gratuita, asesinatos y destrucción", escribió el equipo."

Estos personajes solían presentarse con una serie de conductas y gestos extraños como risas nerviosas y tics faciales, lo que a menudo provocaba personajes famosos, pero irreales".

Las películas 'slasher' han reinado durante décadas como la última representación (falsa) de la psicopatía

Fotograma de una película gore
YouTube/Paramount Pictures

Películas como Pesadilla en Elm Street Viernes 13 ofrecieron una nueva visión del psicópata cinematográfico. Sin embargo, Leistedt y sus colegas argumentaron en su investigación que ni Freddy Krueger ni Jason Voorhees son psicópatas.

"En estas películas slasher (gore o de terror en las que un asesino actúa de forma despiadada) los personajes psicópatas son generalmente poco realistas y acumulan muchos rasgos y características, como el sadismo, la inteligencia y la capacidad de predecir el plan de escape de sus futuras víctimas", sostienen en el informe. "Esas características son más propias de algunos de los asesinos de ficción más populares que de psicópatas reales".

Las mujeres psicópatas son tan pocas en el cine como en el mundo real

Un fotograma de Instinto Básico
TriStar

De los 126 psicópatas en la muestra analizada, solo 21 eran mujeres.

Normalmente, todos esos personajes encajan en el mismo molde de "manipuladoras integrantes cuyas principales armas son sexuales", concluyó el equipo. Algunos de los ejemplos de este modelo de mujer psicópata en el cine son los personajes de Hedra Carlson en Mujer blanca soltera busca y el de Catherine Tramell en Instinto básico, las cuales aprovechan el deseo sexual de los hombres contra ellos.

Personajes como Annie Wilkes en Misery y Rachel Phelps en Ligas Mayores están entre las pocas excepciones a esa regla.

Algunas de los 'psicópatas' más famosos no pasaron el corte

Fotograma de El silencio de los corderos
Orion Pictures

Patrick Bateman en American Psycho, Gordon Gekko en Wall Street, Norman Bates en Psicosis y Hannibal Lecter en El silencio de los corderos son personajes que entretienen tanto como aterran. Pero Leistedt y su equipo concluyeron que las características de su carácter no encajan con la definición de psicópata.

"En nuestro área concreta de investigación, la psicopatía en el cine, a pesar del avance clínico real, sigue siendo ficcional", escribieron los autores. "La mayoría de los villanos psicópatas en la ficción popular parecen una especie de hombre del saco internacional y universal, casi como un arquetipo del villano".

Te puede interesar

Lo más popular