Pasar al contenido principal

Un pueblo ambientado en el salvaje Oeste, a la venta por 7 millones de euros en Nueva Zelanda

La "calle principal" de Mellonsfolly Ranch, en Nueva Zelanda.
La "calle principal" de Mellonsfolly Ranch, en Nueva Zelanda.

New Zealand Sotheby’s International Realty

  • Mellonsfolly Ranch es un pueblo de unas 360 hectáreas ubicado en la Isla Norte de Nueva Zelanda con una particularidad: está fielmente ambientado en el Wyoming del salvaje Oeste estadounidense.
  • Se encuentra a la venta por 6,7 millones de euros, pero en la actualidad ya genera dinero como destino turístico, hotel de alta gama y hasta con su propio negocio de producción de miel de manuka.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si amas el salvaje Oeste y ves que te sobran 6,7 millones de euros, quizá este plan te interese.

El pueblo de Mellonsfolly Ranch, un complejo de más de 350 hectáreas en la Isla Norte de Nueva Zelanda, se encuentra a la venta por este precio, incluyendo sus 10 edificios temáticos (ambientados en la época del mito de la Frontera) y un negocio basado en la miel de manuka, un producto típico de las islas.

Construido en 2006 por el entusiasta del western John Bedogni para realizar eventos privados, el recinto se planteó como un homenaje a la ciudad de Wyoming de mediados del siglo XIX, cuando todavía servía de encrucijada entre los salones de bourbon repletos de cowboys y los shoshones, arapajós y demás tribus nativas de las Bighorn Mountains.

Ahora de estos últimos no quedan demasiados, ni en Nueva Zelanda ni en Wyoming —si tal en algún que otro casino—, pero de los primeros sí que pueden verse vestigios en pleno siglo XXI. De hecho, Mellonsfolly Ranch cuenta con su propio "salón [bar] con licencia" ambientado en la época, un juzgado que hace las veces de cine, una oficina de sheriff y una sala de billar, según su propia web. También con tres viviendas, la principal y las de alquiler, con capacidad para alojar hasta 22 personas.

Leer más: Por 6,7 millones de euros este bucólico pueblo de Suecia famoso por las propiedades de sus aguas puede ser tuyo

Pero, como buen pueblo del Salvaje Oeste, tiene una pega evidente: la deslocalización. Aun si se omite el hecho de que está en una isla antípoda de España, la villa en concreto se encuentra a unas 6 horas de coche de Auckland, la gran ciudad más cercana.

Al no servir —aparentemente— como residencia habitual, el sitio funciona actualmente como destino turístico y hotel de alta gama, con tarifas que alcanzan hasta los 4.500 euros por noche para los privilegiados que quieran pasar una semana de ambiente de época en un país libre de coronavirus. Pero no es la única oportunidad de negocio escondida entre sus plantas rodadoras.

Ben Hawan, de la casa de subastas Sotheby's, ha comentado con varios pares y clientes interesados en potencial "del negocio de la miel de manuka" en el pueblo, según recogió en declaraciones a la CNBC.

Este tipo de miel, autóctona de Nueva Zelanda y con excelentes propiedades para la salud, ha experimentado un resurgimiento en los últimos años y se ha vuelto una de las inversiones locales predilectas del archipiélago. Sólo durante 2019, Mellonsfolly Ranch produjo 15,5 toneladas de sus más de 600 colmenas, y las cantidades podrían aumentar con el debido apoyo económico.

Leer más: Un misterioso vendedor de vasos de plástico está comprando las Islas Caimán al por mayor: se va a gastar más de 1.900 millones de dólares

"Hay mucho dinero allí. Especialmente con lo bien que le está yendo a China, que ahora mismo están pagando millonadas por ella", concretó Rob Bartley, actual propietario del rancho, a Bloomberg.

Por muy exitoso que sea el negocio, Bartley ha tomado la decisión de venderlo por, según dice, cuestiones de salud e intereses cruzados. "Estoy muy triste por venderla. Mi familia no quiere, pero tenemos muchos otros intereses comerciales y tenía que tomar algunas decisiones", lamenta el propietario.

Hasta la fecha, la compra el rancho ha despertado el interés de varias de las grandes fortunas de Hong Kong y Estados Unidos, además de algún que otro comprador nacional. Al tratarse de una propiedad millonaria, los impuestos tampoco son un problema, ya que los empresarios que invierten 10 millones de dólares neozelandeses (unos, 5,7 millones de euros, menos de lo que vale el recinto) tienen derecho a un visado de residencia.

Y además