Legítima

Pareja mayor redacta su herencia
  • La legítima de una herencia es la parte proporcional que deben recibir los herederos directos.
  • Así puedes calcular cuánto te corresponde en la legítima de la herencia y quiénes tienen derecho a cobrarla.
  • Si quieres entender cómo funciona la economía, la tecnología, el mundo empresarial y descubrir el significado de la mayoría de conceptos que escuchas cada día, no te pierdas nuestra sección Qué es.
  1. ¿Qué es la legítima?
  2. Cómo se divide una herencia
  3. Quiénes tienen derecho a cobrar la legítima
  4. Legítima de los descendientes
  5. Legítima de los ascendientes
  6. Cómo se calcula la legítima
  7. Ejemplos: casos prácticos para entenderlo mejor

¿Qué es la legítima?

La legítima de una herencia es la parte proporcional que corresponde a los herederos directos, por ejemplos, el cónyuge y los hijos del fallecido.

El testador no puede organizar el reparto de estos bienes, pues es la ley la que establece cómo deben dividirse entre los herederos.

Aquellos que reciben la legítima son conocidos como legitimarios o hederos forzosos. No pueden ser privados de estos bienes.

Cómo se divide una herencia

Para comprender el reparto de la legítima es necesario saber cómo se divide una herencia.

La herencia consta de las siguientes partes:

  • Tercio de libre disposición.
  • Tercio de mejora.
  • Legítima.

Las dos primeras partes se pueden repartir como el testador considere oportuno, siempre y cuando lo indique en el testamento.

La legítima no se puede cambiar, ya que la ley se encarga de establecer el reparto de dichos bienes.

Quiénes tienen derecho a cobrar la legítima

Una vez sabes que la legítima es obligatoria y que corresponde a un tercio, llega el momento de saber quiénes tienen derecho a cobrarla.

Estas son las personas que tienen derecho a recibir la legítima:

  • Los hijos y descendientes, siendo los causantes sus padres y ascendientes.
  • Si faltan los anteriores, la legítima irá para los padres o ascendientes del causante.
  • El viudo o la viuda siempre es heredero forzoso, aunque lo es en régimen de usufructo. 

Los herederos legítimos son siempre los hijos, en caso de que no estén vivos serían los nietos, y después los biznietos.

Si el testador no tiene hijos los herederos legítimos serán los padres, y después los abuelos, los bisabuelos, etc.

Legítima de los descendientes

Corresponde a 2 terceras partes de la herencia: el tercio de la legítima y el tercio de mejora.

En estos casos el testador tiene derecho a mejorar la herencia que reciben sus descendientes. Aquí se dan 3 situaciones posibles:

  • Si el testador no tiene el tercio de mejora: los herederos recibirán el tercio de mejora y el tercio de legítima.
  • El testador tiene el tercio de mejora y lo deja a uno de los descendientes: el resto de hijos recibirán sólo la legítima.
  • El testador tiene una parte del tercio de mejora y lo deja a uno de los descendientes: el resto recibirá la otra parte del tercio de mejora repartida de forma equitativa. 

Legítima de los ascendientes

Si no existen descendientes, la legítima tiene que repartirse entre los ascendientes.

En estos casos, la legítima será de una tercera parte de la herencia. Existen entonces las siguientes posibilidades:

  • Legítima de los padres: se divide entre ellos a partes iguales.
  • Legítima de ascendientes de igual grado: se divide por la mitad entre ambas líneas; es lo que sucede, por ejemplo, con los abuelos.
  • Legítima de ascendientes de grado diferente: la legítima corresponde a los más cercanos en grado, por ejemplo, a los abuelos antes que a los bisabuelos.

Cómo se calcula la legítima

Saber cómo se calcula la legítima es un aspecto clave antes de recibir una herencia. De lo contrario, pueden surgir dudas durante el proceso. 

Para hallar el valor de la herencia hay que sumar los bienes y restarle las deudas. Por ejemplo, una cuenta bancaria con 40.000 euros, al que habría que restar 15.000 euros de un préstamo.

A esto hay que sumar todas las donaciones que el fallecido ha realizado en vida. Después, el total de esta suma se divide entre los legitimarios.

Cada uno de los herederos forzosos recibirá un tercio de la legítima. A esto sólo se puede renunciar una vez ha fallecido el testador.

Ejemplos: casos prácticos para entenderlo mejor

Comprender el funcionamiento de la legítima de una herencia suele resultar complicado, por eso siempre es aconsejable ilustrar con un ejemplo.

Este es un caso de legítima de una herencia:

Antes de morir, un hombre elabora su testamento, haciendo el reparto de bienes como considera oportuno y sin tener en cuenta el tercio de la herencia legítima.

Una vez fallece y los bienes se empiezan a repartir entre los herederos, los descendientes directos se percatan de la situación y tratan de resolverla hablando con los otros herederos.

Sin embargo, estos últimos no dan su brazo a torcer y piden que se respete lo que aparece en el testamento, así que los herederos directos reclaman a la justicia.

El caso es estudiado por un juez, que tras revisar las pruebas y documentos legales estima que parte del tercio de la legítima ha ido a parar a otros herederos que no son directos.

El tribunal emite el fallo: los bienes se han de repartir tal y como considera el Código Civil en estos casos, dando la tercera parte a los herederos directos, que en este caso son los hijos del fallecido.

El proceso ha durado varios años, pero finalmente los descendientes directos del fallecido tienen en su poder los bienes que les corresponden. Durante todo este tiempo, el patrimonio que se reflejó en el testamento no se pudo utilizar por parte de los herederos.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.