Pasar al contenido principal

Por qué España es el segundo destino turístico y sus debilidades de su modelo

La Gran Vía de Madrid.
La Gran Vía de Madrid. Daniel Alvarez Sanchez Diaz/ Unsplash

El turismo sigue batiendo récords en el mundo y también en España. Los últimos datos de la Organización Mundial del Turismo conocidos esta semana apuntan que por séptimo año consecutivo se ha batido récord de viajeros en todo el mundo. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, adelantó que España con 82 millones de turistas se ha convertido en el segundo destino mundial superando a Estados Unidos. 

En este contexto, se celebra una nueva edición de Fitur, una de las principales citas del turismo. Una feria en la que habrá más de 10.000 empresas en 65.500 metros cuadrados. A pesar de lo espectacular de las cifras, Fitur ha ido disminuyendo de tamaño desde su pico de 2008, cuando superaba los 100.000 metros cuadrados con un descenso del tamaño y la inversión pública en la feria. Lo que es cierto es que el turismo sigue siendo la locomotora económica española, con un crecimiento apoyado en un modelo de sol y playa, que el sector trata de diversificar para evitar que una de las fortalezas se convierta en una debilidad para la industria turística.

Leer más: Así te afecta la nueva regulación si tienes un piso en Airbnb

Frente a los millones de turistas de llegadas, los hoteles y otros actores del sector defienden que lo importante no es la cantidad, sino la calidad del turismo. Para lo que piden mirar más el gasto medio por turista o los ingresos que estos dejan en el país. Si miramos el dato de noviembre de la encuesta Egatur que realiza el INE para medir lo que se gasta un turista vemos que el gasto medio por turista se situó en los 139 euros, un pírrico 0,4% superior al dato de noviembre del año anterior. Mientras que los datos de Exceltur muestran que descontada la inflación, el ingreso medio real por turista cayó un 0,9% hasta septiembre del año pasado. 

Turismo de sol y playa

El dato de llegadas de turistas extranjeros en 2017 fue adelantado por el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a pesar de que todavía no hay datos registrados en el INE. Con los datos de noviembre que ofrece el Instituto Nacional de Estadística ya se puede ver que las comunidades autónomas que se sitúan a la cabeza como destinos turísticos dentro de España son las costeras. 

En el acumulado de los 11 primeros meses de 2017 las comunidades que más turistas han recibido son Cataluña, con más de 18,2 millones y un aumento del 6,1% respecto al mismo periodo de 2016, Islas Baleares donde han llegado cerca de 13,7 millones y un incremento del 6,2% y Canarias, con casi 13,0 millones y un crecimiento del 7,9%. 

El problema del turismo de sol y playa es su fuerte estacionalidad, que hace que durante unos meses se sobrecarguen infraestructuras mientras que se quedan infrautilizadas durante el resto del año. Uno de los retos señalados por Exceltur, el lobby turístico más importante, es "lograr un modelo de crecimiento más sostenible basado en una mayor mejora de los ingresos que en el mero aumento de la afluencia, especialmente en algunos destinos donde el éxito empieza a generar situaciones de contestación y cuestionamiento social de las bondades de su desarrollo turístico". 

Leer más: ¿Tendrá Airbnb un programa de puntos como el de los hoteles? Su CEO quiere saber tu opinión

Turistas "robados" a países de norte de África

Los récords de llegadas a España en los últimos años ha estado apoyada en la situación de inestabilidad del norte de África y Turquía que ha recortado los crecimientos turísticos de estos territorios. Esta tendencia podría estar cambiando. Exceltur considera que en los principales países competidores (Turquía, Egipto y Túnez) el número de turistas ha crecido en 8,5 millones de llegadas en 2017. 

Una tendencia que también han visto las cadenas hoteleras españoles. Jaime Buxó, director general de Desarrollo de Negocio de Barceló Hotel Group explicaba al hablar de la estrategia del grupo que entre sus objetivos están los países de la cuenca mediterránea, "especialmente aquellos que tienen una oferta turística muy importante como Turquía y Egipto". Consideran que la tendencia está cambiando, aunque explican que todavía asumen riesgos para entrar en estos mercados lo que hace que los retornos puedan ser más atractivos. 

Turismo de congresos y de compras 

El turismo de congresos es un segmento atractivo dentro del sector porque permite incorporar a un perfil de turista diferente del de sol y playa, normalmente con capacidad de gasto superior y que puede incorporar luego estos destinos como destinos vacacionales. A pesar de esto, el problema se puede presentar un problema si una cita importante decide o se plantea dejar una ciudad como ocurrió con las dudas de que el Mobile World Congress dejara de celebrarse en Barcelona si continuaba la incertidumbre política. 

Algo similar a lo que ocurre con el turismo de compras, un segmento con el que la industria busca una diversificación de su tipología de turistas. En este caso, por ejemplo, se pretende atraer a los turistas asiáticos y rusos. Estos últimos han vuelto a registrar subidas tras unos años de incertidumbre política y monetaria con el rublo a la baja. 

Viajes al interior 

El turismo interior es uno de los atractivos para España, pero también una asignatura pendiente. El último balance de la patronal turística apunta que el "mayor crecimiento de la demanda extranjera se ha producido en destinos y ciudades de norte y del interior, con Madrid a la cabeza". En este sentido, apuntan que las pernoctaciones extranjeras crecieron un 12% en Madrid, un 11% en Castilla La Mancha y un 10% en Extremadura. 

Entre los puntos de interés que apuntan se encuentra unos precios "más atractivos" y "mayor recorrido de aumento de la presencia de turistas extranjeros". 

Te puede interesar

Lo más popular