Pasar al contenido principal

Por qué seguiremos siempre quedando atrapados en las nevadas

Nevada en la A-6
Fotografía hecha por un conductor retenido en la A-6 EFE

 

  • La DGT ha retirado el tweet en el que recomendaba un kit antinevadas con 18 objetos.
  • Tráfico culpa al sistema de información y a la imprevisión de los conductores del colapso de la A-6.

En una muestra de improvisación, ese valor tan español, hoy alguien en Tráfico se ha levantado, ha visto la oleada de críticas a la recomendación que lanzaron anoche en twitter y ha decidido retirar el tweet de la DGT en el que recomendaban llevar un kit antinevadas.

Es verdad que la lista de objetos de este kit de antinevada de la DGT para evitar quedarte a expensas del mal tiempo, quizá, era demasiada extensa e incluía objetos tan innecesarios hoy en día como un transistor.

Y también que el valor de todos los objetos que recomendada Tráfico puede superar fácilmente los 200 euros, cosa que no todo el mundo puede permitirse. Sin embargo, tras reunirse ayer el Consejo de Seguridad Vial, esta recomendación fue una de sus conclusiones.

¿Entonces, en qué quedamos? Porque cuando un grupo de expertos se juntan y toman una decisión, no parece muy lógico que den marcha atrás en las recomendaciones, por muy ácidas que puedan ser las críticas a la DGT (y simpáticas, puedes ver algunas aquí abajo).

Según el Consejo de Seguridad Vial, lo que falló el día 7 de enero cuando la A-6 se colapsó fue el sistema de información y la previsión por parte de los conductores.

Como el tramo afectado por la nevada de la A-6 es de gestión privada, esto quiere decir que en la DGT no se hacen responsables de lo sucedido. Y salvo por la muestra de imprevisión que han dado con el tweet y su retirada, estaría dispuesto a darles la razón, aunque me criticaran por ello.

Conductismo climatológico e improvisación

Nunca había sido muy fan de las teorías que explican los acerbos culturales desde una lectura climática del conductismo... hasta que una vez pasé una semana de agosto en un pueblo de montaña de Bulgaria.

Salía a pasear por la mañana, volvía por la tarde y a todas horas veía a los paisanos haciendo lo mismo: cortar y apilar leña. Bajo los cuatro chaflanes de sus casas, levantaban nuevos muros de troncos bajo un sol de justicia y una temperatura de 30 grados.

Nevada en la A-6
Aspecto de los peajes de la AP-6 el día de la nevada EFE

El invierno ni se intuía, pero para ellos ya estaba a la vuelta de la esquina. Realmente, existe una correlación entre el clima extremo y la tendencia a la previsión en las sociedades En el sureste de EEUU, por ejemplo, todos saben cómo deben prepararse cuando hay un aviso de huracán.

En el sureste asiático, la vida al completo gira en torno a los ciclos del monzón. Pero, en España, donde tenemos la suerte de vivir, no suelen darse circunstancias climáticas extremas que requieran de una preparación sin la cual puedas, literalmente, perecer.

Los conductistas ven en esta circunstancia el motivo por el que aquí se ha desarrollado una cultura de la improvisación. Es más, el abandono del campo y sus costumbres han terminado elevando ésta a la categoría de la mayor de las virtudes.

Muchas veces he asistido a la conversación, recurrente en los viajes, sobre la gente del norte de Europa en la que alguien, español, termina diciendo algo similar a "sí, son muy buenos en tal cosa, pero no son capaces de improvisar"

Y es verdad en muchos casos, como que improvisar es una capacidad colosal que te permite salir del paso en situaciones insospechadas, pero también que en muchas otras improvisar puede no servirte absolutamente para nada.

Quizá, recomendar a la gente que lleve un kit de 200 euros en el coche por si acaso justo en medio de la cuesta de enero, el mes del ahorro, no será popular, pero seguro que a los conductores quedaron atrapados en la A-6 ya no les parece tan mala idea.

La falta de previsión llevó a muchos a lanzarse a la carretera sin haberse informado previamente de la situación y, seguramente, si llevar fundas de tela para las ruedas o, quizá, llevaban cadenas pero no tenían ni idea de cómo poner las cadenas de nieve.

Y la improvisación llevó a las autoridades a no tener un plan de contingencia en la AP-6. El Estado debería haber aportado sus medios a la concesionaria de la autopista para que estuviera despejada.

Si te quedas atrapado en el coche en mitad de una nevada, a lo mejor no echarás de menos el transistor que recomienda la DGT.

Pero te aseguro que la pala, los guantes, la eslinga, el chaleco reflectante, la linterna, el agua, los triángulos, la ropa impermeable, la batería extra o el botiquín te van parecer poco menos que imprescindibles con solo 30 centímetros de nieve sobre la carretera.

Lo de sustituir las cubiertas de verano del coche cuando todavía sea mitad de noviembre por unos neumáticos de invierno, se lo dejo a los que busquen el 10 en previsión... y en su propia seguridad.  

Ya que a veces no cabe esperarla de parte de las autoridades, pon un poco de previsión en tu vida y seguro que te irá mucho mejor.

 

 

Te puede interesar