Pasar al contenido principal

El 5G tardará mucho en ser una realidad masiva: solo el 15% de las conexiones móviles en 2025 usará esta tecnología

Gafas LG MWC
Reuters
  • Según ha informado la GSMA (patronal de las 'telecos' mundiales), alrededor del 15% de las conexiones móviles globales en 2025 estarán sustentadas en el 5G, alrededor de 1.400 millones de contratos.
  • La nueva generación de redes móviles aportará 2,2 billones de dólares al PIB mundial en los próximos quince años.
  • Alrededor del 15% de las conexiones móviles globales en 2025 estarán sustentadas en el 5G, lo que supone en torno a 1.400 millones de contratos. 

Si hay una tendencia tecnológica que ha predominado el escenario del Mobile World Congress en los últimos años, esa ha sido el 5G. La nueva generación de redes móviles promete altas velocidades y bajas latencias para dar vida al Internet de las Cosas, pero su desarrollo no está siendo nada sencillo.

Después de muchos años de anuncios vacíos, a mediados del pasado año se aprobó finalmente el estándar del 5G que abre la puerta a su implantación real en todo el mundo. Pero los tiempos de instalación de las antenas correspondientes (y las previas subastas del espectro radioeléctrico que ocupará esta tecnología) están haciendo que los plazos que se habían marcado en un inicio ─2020 como año en que ya estaría masivamente desplegada la red 5G─ ahora sean mucho más humildes. 

De hecho, 2020 es ahora el año marcado como el pistoletazo de salida a las redes comerciales sobre 5G. Y para constatar una implantación reseñable habrá que esperar, al menos, otros cinco años más.

Según ha informado la propia GSMA (patronal de las 'telecos' mundiales), alrededor del 15% de las conexiones móviles globales en 2025 estarán sustentadas en el 5G, en torno a 1.400 millones de contratos. Un camino en el que Estados Unidos y Corea del Sur están tomando la delantera, concentrando gran parte de los 160.000 millones de dólares que se invertirán cada año en el próximo lustro para expandir y actualizar las redes, "a pesar de las presiones regulatorias y competitivas".

Precisamente, y siempre de cara a ese horizonte de 2025, alrededor de la mitad de las conexiones móviles en Estados Unidos serán 5G, mientras que en China o Europa el porcentaje ascenderá al 30%.

Leer más: Cómo el 5G facilitará el despegue de las ‘smart grids’

Aunque su llegada se esté haciendo de rogar, sobre lo que no hay dudas es acerca del impacto económico que tendrá el 5G en todo el planeta. Así pues, la GSMA estima que esta nueva generación de redes móviles aportará 2,2 billones de dólares (2,2 trillion, para los anglosajones) al PIB mundial en los próximos quince años.

Si tenemos en cuenta que esto es un plus sobre los 3,9 billones de dólares que ya contribuyen las redes y servicios móviles a la economía mundial en la actualidad (alrededor del 4,6% del PIB global), constatamos cómo el fenómeno es de una magnitud extraordinaria. 

Si lo trasladamos a empleos, el ecosistema móvil da trabajo a 32 millones de personas en estos momentos (directa e indirectamente) y supone una importante fuente de ingresos para las arcas públicas de los distintos gobiernos del planeta, con una contribución vía impuestos de 500.000 millones de dólares.

Y además