Pasar al contenido principal

Uma Thurman se sincera sobre Harvey Weinstein y Quentin Tarantino

Kill Bill
Miramax
  • La estrella de Hollywood ha dicho en una entrevista con The New York Times que el repudiado magnate Harvey Weinstein se le insinuó de forma indeseada en dos ocasiones.
  • Thurman afirma que los incidentes destruyeron su relación con Weinstein y con el director Quentin Tarantino, a quien ha acusado de haberla puesto en peligro tras contarle lo ocurrido con el productor.
  • La actriz también ha asegurado que fue violada cuando tenía 16 años por un actor 20 años mayor.

La estrella del cine Uma Thurman habló finalmente el sábado sobre sus experiencias con el abuso sexual tras la caída del repudiado magnate de Hollywood Harvey Weinstein y el posterior movimiento #MeToo (YoTambién).

Thurman, que trabajó con el estudio Miramax de Weinstein en siete películas, ha compartido ahora con el mundo su desgarrador testimonio al contar a la periodista del The New York Times Maureen Dowd que el productor la atacó sexualmente y la amenazó con arruinar su carrera. También ha acusado al cineasta Quentin Tarantino, que a menudo trabajó con Weinstein, de poner en riesgo su vida.

Thurman afirma que fue asaltada por primera vez cuando tenía 16 años por un actor que tenía 20 años más.

"Intenté decir que no, lloré, hice todo lo que pude", contó Thurman. "Me dijo que la puerta estaba cerrada con pestillo, pero no intenté correr y girar el pomo. Cuando llegué a casa, recuerdo que me quedé delante del espejo y me miré las manos y estaba muy enfadada con ellas por no tener ni sangre ni moratones". 

La actriz afirma que la primera vez que sufrió una experiencia indeseada con Weinstein fue tras el éxito de la película Pulp Fiction. Según Thurman, Weinstein, que entonces era una figura poderosa e influyente en Hollywood, la invitó a su habitación de hotel en París y la llevó a una sauna.

"Dije: 'Esto es ridículo, ¿qué estás haciendo?", contó a la periodista del Times. "Y él se estaba poniendo muy nervioso y enfadado y saltó y salió corriendo".

La descripción de Thurman del supuesto incidente coincide en los detalles con las de otras mujeres que han acusado al productor, en concreto, que este invitaba a actrices y modelos a su habitación de hotel, abría la puerta vestido con una bata y luego se insinuaba de manera indeseada.

Thurman también ha contado que tuvo un segundo encontronazo con Weinstein en un hotel de Londres. Asegura que el productor la empujó e intentó "exhibirse" ante ella. "Hizo todo tipo de cosas desagradables", dijo la actriz en la entrevista. "Pero no llegó a forzarme. Era como un animal que se escabulle, como un lagarto". 

Cuando se enfrentó a él al día siguiente por el incidente, Weinstein amenazó con arruinar la carrera de Thurman, dijo la actriz. En declaración al Times, Weinstein negó haberla amenazado pero reconoció "que se insinuó a la señorita Thurman en Inglaterra tras haber malinterpretado sus señales en París". Thurman llenó los titulares de la prensa al decir a un periodista el pasado noviembre que estaba esperando a sentirse "menos enfadada" para alzar la voz. 

Y dejó entrever lo que le había ocurrido al arremeter contra Weinstein y sus "retorcidos cómplices" en una entrada de Instagram en Acción de Gracias y dio a entender que necesitaba más tiempo antes de hablar al sugerir a la gente que "siguiera atenta".

Thurman también dijo a The New York Times que le contó el altercado en Londres al pez gordo de Hollywood Quentin Tarantino y que este no le hizo caso en un primer momento hasta que se lo comentó a Weinstein en 2001. También dijo que entonces Weinstein se le acercó e intentó desviar sus acusaciones pero que finalmente le pidió disculpas al ver que ella no reculaba.

Pero la actriz asegura que sus interacciones negativas con Weinstein también afectaron a su relación con Tarantino. Thurman, a quien Tarantino describió como su musa en su momento, colaboraba a menudo con ambos hombres para producir películas como el éxito de 1994 Pulp Fiction o las dos entregas de Kill Bill a principio de los 2000.

En la entrevista, Thurman insinuó que después de que su relación con Weinstein terminara, Tarantino la presionó para que condujera un descapotable azul desvencijado, que ella bautizó como "la caja de la muerte", durante el rodaje de Kill Bill.

Thurman dijo que se estampó con el coche contra un árbol y que sufrió heridas duraderas como daños permanentes en el cuello y las rodillas. Cuando acusó a Tarantino de intentar matarla, él lo negó rotundamente, añadió. Cuando pidió ver la grabación del accidente, el estudio no se la permitía ver a no ser que firmara un documento librándoles de toda responsabilidad, afirmó. Tarantino le daría el vídeo 15 años después, aseguró.

Thurman asevera que el accidente y sus consecuencias la afectaron más que los supuestos encontronazos con Weinstein. "Harvey me asaltó pero no me mató", dijo. "Lo que realmente me marcó del accidente es que fue un golpe bajo".

Te puede interesar