Pasar al contenido principal

Hemos probado el primer videojuego que convierte el spinning en una guerra de tanques y que puede ser el futuro de los gimnasios para 'millenials'

PlayPulse, videojuego que aúna spinning y entretenimiento digital
  • Cada vez surgen más videojuegos aplicados al deporte, de modo que se rompan las fronteras entre el universo digital y el físico.
  • Una de las pioneras en este terreno es la startup noruega PlayPulse, creadores de un sistema de entrenamiento de alta intensidad basado en un juego interactivo y multijugador.
  • A través de los pedaleos sobre una bicicleta estática controlaremos un tanque en pleno campo de batalla, dependiendo su velocidad de lo rápido que nos movamos sobre las dos ruedas.

Hacer deporte es un hábito de lo más saludable y, por qué no decirlo, también una de las actividades más en boga en estos momentos. Tan solo hemos de atender a la auténtica explosión de gimnasios y centros de fitness a lo largo y ancho de España. O a la gran cantidad de carreras populares y eventos deportivos que se suceden cada fin de semana. 

Pero hay algunas modalidades deportivas que pueden resultar tediosas o monótonas para muchos aficionados. Una de ellas es el spinning, una variante del ciclismo en interior que permite ejecitarnos mediante los cambios de ritmo en el pedaleo. Por ello, muchos gimnasios ya amenizan las sesiones de spinning con música, vídeos animados e incluso recreaciones virtuales de recorridos en el exterior.

Leer más: Qué sucede si caminas 10.000 pasos cada día

Sin embargo, hay todo un mundo más allá que puede ayudarnos a pasar un buen rato mientras nos ponemos en forma. Hablamos de videojuegos aplicados al deporte, de modo que se rompan las fronteras entre el universo digital y el físico con el objetivo de crear una aventura inmersiva en toda regla. Y si además estos juegos son multijugador, habilitándonos para competir contra nuestros amigos en tiempo real, mejor que mejor.

En el mercado existen ya varias alternativas de videojuegos aplicados al deporte grupal. Quizás la más conocida sea Zwift, una startup bien cotizada y que ha conseguido recaudar nada menos que 120 millones de dólares para su expansión y desarrollo. Aunque para pionera y revolucionaria, la propuesta que nos llega desde Noruega y que se llama PlayPulse.

Sus creadores definen este sistema como un programa de entrenamiento de alta intensidad basado en el entretenimiento donde, de hecho, el juego es en sí el principal atractivo. De este modo, se relega a una función secundaria en nuestro imaginario personal al ejercicio como tal, lo cual es perfecto para los más vagos. Al mismo tiempo, el componente social facilita no sólo la atracción de los usuarios a esta modalidad de videojuego, sino también su retención al poder competir en equipos y generar una (sana) rivalidad.

PlayPulse, videojuego que aúna spinning y entretenimiento digital

En Business Insider España hemos podido probar PlayPulse durante el reciente evento del ecosistema emprendedor nórdico Startup Extreme en Voss, en plenos fiordos noruegos. Pero gracias a estas sencillas bicicletas equipadas con una pantalla de gran formato pudimos abstraernos por un instante de ese paraje de ensueño para entrar en otro no tan halagueño: una auténtica batalla de tanques en un desierto plagado de enemigos y de trampas.

El juego en sí no tiene demasiada complejidad: los jugadores forman equipos, son representados por medio de un tanque y el objetivo es robar la bandera contraria al mismo tiempo que se elimina a los competidores a golpe de cañonazo. Obviamente, el vehículo se mueve gracias a los pedaleos que hacemos, con lo que a mayor ritmo, más velocidad (y mayor ventaja) obtendremos en el campo de batalla.

PlayPulse, videojuego que aúna spinning y entretenimiento digital

No hay muchos más controles físicos, tan solo disparadores para poder derribar a los rivales y los ya mencionados pedales, elemento clave del juego donde los haya. Por lo demás, estamos ante una clásica bicicleta estática como la que podemos encontrarnos en cualquier gimnasio: la magia en este caso no está en la técnica, sino en conseguir crear una experiencia inmersiva que nos atraiga y fascine mientras hacemos deporte.

En nuestro caso, la guerra fue de dos jugadores contra dos oponentes, consistentes en breves rondas de apenas unos minutos. Esa es la configuración básica (cuatro bicicletas enfrentadas) en la que PlayPulse ya está comercializando este producto entre algunos gimnasios seleccionados de Europa. Y, como es obvio, el juego del tanque es tan solo el comienzo de lo que estos noruegos esperan sea una nueva plataforma de ocio interactivo que pueda albergar otra clase de títulos que abarquen desde motivos bélicos hasta fantasía o ciencia ficción. Todo sea por mover el esqueleto... y divertirnos durante un buen rato.

Y además