Pasar al contenido principal

11 inventos tecnológicos que han revolucionado para siempre el deporte

FIFA Var Room
FIFA

A lo largo de la historia el deporte ha evolucionado a la vez que lo ha hecho la sociedad. Tanto a nivel profesional o de élite como a nivel aficionado, el deporte ha sufrido diversas revoluciones, algunas de ellas debidas a inventos tecnológicos.

Pese a la pujanza de la innovación, no todos los deportes se rinden a la tecnología. Es sonado el caso de la negativa del fútbol a introducir el ojo de halcón para detectar goles fantasma, al menos hasta ahora.

Tampoco hay que perder la perspectiva a la hora de decidir qué es tecnología. Puede que hoy haya cosas que nos parecen obvias, pero que en su día cambiaron la forma de practicar y entender el deporte. No toda la tecnología consiste en aparatos electrónicos y gadgets inteligentes.

Por desgracia para todos, al igual que se usa la tecnología en el deporte para bien, también se hace para hacer trampas. El dopaje se sirve de innovaciones técnicas para ir un paso por delante de la legalidad, adulterando los resultados de las competiciones y haciendo mucho daño.

No hay deporte que no haya sufrido revolución tecnológica, de una forma u otra. Algunos como el baloncesto se han mostrado más proclives en este aspecto, mientras que otros se han mantenido al margen. Pero sin duda, nadie escapa a los tentáculos de la innovación.

Localización por GPS

Las aplicaciones del GPS en múltiples deportes son casi infinitas. Empezando por los deportes náuticos y terminando por el triatlón. La primera posibilidad que ofrece es la de cuantificar la distancia recorrida en entrenamientos, ya sea corriendo, nadando o navegando.

Además, en deportes de montaña permite localizar a los deportistas si necesitan ser rescatados. Ya existen relojes especiales para montañismo que ofrecen la posibilidad de balizar el punto de encuentro mediante GPS.

Gracias al GPS se puede medir distancia, velocidad, ritmo, además de calcular el tiempo previsto de paso o los parciales. A la hora de entrenar es toda una ayuda, y también a la de competir.

Una de las variantes del GPS, quizá ya anticuada, es el cuentakilómetros. Ya nadie llama así al GPS, pues todos tienen muchas más funciones aparte de contar metros. Y cada día incorporan más, convirtiéndose en toda una industria millonaria a nivel mundial.

Wearables

Wearable en la muñeca
Wikipedia

Los wearables deportivos son una categoría amplísima. Aquí entran desde los petos inteligentes que ya usan los equipos de fútbol hasta los relojes deportivos de triatletas, atletas o nadadores.

En realidad son una pata más del Big Data, o pueden serlo. Depende del volumen de datos que recojas y cómo los gestiones. Normalmente su utilización se reduce a cuantificar los entrenamientos y comprobar qué rutina provoca un mayor incremento del rendimiento.

Las pulseras cuantificadoras, como por ejemplo las Fitbit o Mi Band se están poniendo de moda. Proporcionan información en tiempo real extremadamente útil, incluso para los deportistas aficionados.

Tacos de salida

En atletismo y natación, cada milésima cuenta. Apenas un pelo puede ser la diferencia entre la gloria y el fracaso, por eso la tecnología se ha puesto al servicio del deporte, para limar cada fracción de segundo.

Una innovación tecnológicas que cambió el deporte para siempre fue la introducción de los tacos de salida. En atletismo, apoyarse en un superficie para impulsarse a la hora de iniciar la carrera proporciona propulsión extra.

En natación el principio es exactamente el mismo, pero arrancando desde encima de los tacos de salida. Antes de la llegada de los tacos, éstas se practicaban a la antigua usanza, con un pie delante y otro detrás en el caso del atletismo y con los dos juntos en el de la natación.

Quizás no tanto en el atletismo, pero en la natación, poder impulsarse correctamente en la salida es fundamental. Es el momento en el que se alcanza la mayor velocidad.

La tecnología influye en el deporte a través de los tacos de salida. Lo hace porque incorporan sensores electrónicos que detectan si un atleta o nadador se mueve antes de tiempo. Hacerlo conlleva la descalificación automática por salida nula.

Fibra de carbono

La fibra de carbono es totalmente multiusos. En el deporte este material es omnipresente. Con él se fabrican las pértigas de los atletas, los botes de remeros, palistas y piragüistas, además de las bicicletas y cascos de los ciclistas.

Sólo hay que pensar en cómo eran las subidas al Tourmalet cuando el cuadro de las bicicletas era totalmente metálico. Hoy en día el ciclismo es duro, pero antiguamente lo era mucho más. Y todo protegiéndose la cabeza con una simple gorra, pues los cascos de fibra de carbono no llegaron hasta hace relativamente poco.

Guardada en la memoria colectiva de España está la imagen de Induráin y su inseparable gorra, una instantánea impensable desde hace ya dos décadas.

Desde hace tiempo también se usa la tecnología de fibra de carbono para fabricar bañadores. Sus ventajas no son tantas como la de otros materiales, pero al menos no corren el riesgo de ser prohibidos por la FINA. Los últimos modelos de bañadores técnicos siguen siendo de última tecnología.

Uno de los inconvenientes de la fibra de carbono es su precio. Aunque sin duda, si lo que quieres es un buen casco de ciclismo o una bicicleta de carretera profesional, no te importará gastarte el dinero. Al fin y al cabo es por tu seguridad.

Banderines electrónicos

Juez de línea
Wikimedia Commons

Lo de señalar el fuera de juego en fútbol con un trapo atado al extremo de un palo se acabó hace muchos años. Desde finales de los 90 los jueces de línea usan banderines electrónicos automatizados.

Al señalar una infracción, el linier pulsa un botón en su banderín y el árbitro recibe la señal. Lo hace a través de un brazalete que vibra en estas ocasiones, aunque se recomienda al asistente no abusar de él.

La primera opción sigue siendo la señalización clásica. Sólo se debe usar la tecnología en última instancia, si el colegiado no ha visto el banderazo. Es una de las pocas aplicaciones de la tecnología en el fútbol.

Estos dispositivos son relativamente irrelevantes, y es por lo que en su día se dio luz verde a su inclusión. De haberse tratado de un cambio más revolucionario, no habría llegado a implantarse jamás. Pese a ello, cambio en cierto modo la forma de arbitraje del fútbol.

Repetición instantánea

Aunque el fútbol se niegue a aceptar la tecnología, el baloncesto sí que la recibe con los brazos abiertos. Es un deporte que se caracteriza por haber incorporado de forma temprana algunas innovaciones que lo hacen más vistoso y justo.

La repetición instantánea de jugadas polémicas es una de ellas. Permite a los jueces de mesa decidir qué hacer con jugadas que rozan lo antirreglamentario. Ningún tramposo escapa indemne de la tecnología en el baloncesto.

Otros deportes han incorporado variantes de esta tecnología, más o menos automatizada para poder prescindir incluso de la subjetividad arbitral. Muchos campeonatos se han decidido en la última milésima en la mesa del juez del partido. Puede parecer injusto, pero la realidad es que es al contrario.

Ojo de halcón

Es uno de los inventos que ha revolucionado el deporte para siempre. El tenis fue el primero que lo aplicó a gran escala, con resultados espectaculares que han impulsado su expansión a otros deportes.

Permite visualizar de forma virtual una jugada o acción dudosa. Un software se encarga de decidir si da el punto o no, lo cual impide que la injusticia se cebe con un deportista.

No se puede usar de forma indiscriminada. Sólo se puede recurrir a él un determinado número de veces en cada partido, por lo que es mucho mejor hacerlo sólo si tienes verdaderas posibilidades de ganar el punto.

El fútbol ha sido el último en rendirse a las ventajas del ojo de halcón. Después de probarlo en amistosos y competiciones de segunda fila, se ha incorporado de forma definitiva en las finales de la Champions y la Europa League, así como en la Eurocopa de Francia 2016.

Las zapatillas deportivas modernas

Bill Bowerman fue el inventor de una tecnología que revolucionó el atletismo: la suela de caucho estriada para zapatillas deportivas. El primer prototipo lo creó sirviéndose de una chancla de baño y de una máquina de hacer goofres.

Se inspiró en este dulce para su invento. Derritió la chancla hasta que logró fabricar la suela estriada que haría historia mejorando al instante el agarre y proporcionando una propulsión y velocidad nunca vistas hasta la fecha.

Bowerman y esta nueva tecnología hicieron que el atletismo ya nunca volviera a ser lo mismo. Desde entonces no se ha parado de mejorar en el diseño y los materiales de las zapatillas deportivas.

Ocurrió en 1960, y sería el embrión de Nike, fundada en el 64. Bowerman, entrenador de atletismo, estaba obsesionado con el peso que debían mover sus atletas en cada zancada. Es lo que le motivó a innovar e incorporar revolucionarias tecnologías al calzado deportivo.

Bañador de poliuretano

Michael Phelps
Wikipedia

Entre 2007 y 2010 la natación vivió un período de agitación que acabó borrando del mapa la mayoría de los récords del mundo. El motivo: la tecnología. En concreto la tecnología que posibilitó la confección de un bañador completamente de poliuretano.

Este material plástico no absorbe el agua, permitiendo una mayor flotabilidad y velocidad. Su aplicación a la natación fue extremadamente polémica por proporcionar una ventaja extra a aquellos nadadores que decidieron usarlo.

Por suerte para el deporte, el bañador de poliuretano fue prohibido en 2010, aunque los récords batidos con él no fueron invalidados. Esto ha dado lugar a un lustro en el que los récords del mundo han brillado por su ausencia.

Sólo ahora se ha comenzado a borrar la lista de récords batidos con bañador de poliuretano, aunque algunos de ellos aún resistirán por más años.

Lycra

Desde hace más de treinta años, prácticamente toda la ropa deportiva incorpora licra en mayor o menor medida. Se trata de un tejido inventado y patentado en Estados Unidos en 1959.

Sin embargo, durante años fue un innovación que cayó en el olvido, hasta el punto de pasar desapercibida para sus propios compatriotas. No fue hasta bien entrada la década de los 70 cuando los estadounidenses descubrieron el potencial de la licra, y todo por un motivo: el deporte.

Allá por 1974, la República Democrática Alemana revolucionó el mundo del deporte dándole un uso desconocido a esta tecnología textil. Los bañadores de licra eran algo inédito y novedoso a nivel internacional, y fueron los alemanes del este los primeros en vestirlos.

Su capacidad para ajustarse al cuerpo los convirtió en un arma mortal en las competiciones deportivas, sobre todo en las acuáticas. Al oponer una resistencia al agua bastante menor que la de los bañadores de algodón y otros tejidos, proporcionó una ventaja considerable a los alemanes.

Tanto fue el revuelo causado que los estadounidenses pusieron el grito en el cielo. Llegaron a solicitar la retirada de los bañadores de lycra, sin éxito alguno. El rídículo de los norteamericanos llegó al extremo cuando la RDA alegó que sólo se estaban beneficiando de un invento estadounidense.

No tuvieron más remedio que aceptar lo evidente y unirse al enemigo. Desde entonces la licra es un elemento omnipresente en casi cualquier deporte.

Big Data

En la película Moneyball, protagonizada por Brad Pitt y basada en el libro del mismo nombre, se narra el ascenso de los Red Sox de Boston a la cima del béisbol estadounidense. El método usado para conseguirlo es el Big Data, aunque probablemente aún no se llamaba así.

El Big Data es una forma de manejar enormes volúmenes de datos. Tal cantidad que no puede ser gestionada de forma convencional. El objetivo es transformarlos en información útil, dispuesta para ser explotada y conseguir un fin en concreto.

Actualmente su principal aplicación tiene lugar en el mundo financiero. Sin embargo, el deporte también se aprovecha del Big Data, y no sólo el béisbol, sino también el fútbol, el rugby o la natación.

Recopilar datos de la competición con el objetivo de observar tendencias y mejorar el juego es toda una revolución propiciada por esta tecnología estadística. Facilita, por ejemplo, fichar al futbolista que necesitas y que mejor se ajusta al juego del equipo.

También posibilita un análisis mucho más detallado de cómo la técnica de natación afecta al rendimiento a corto y largo plazo del deportista, maximizando así la eficiencia de cada brazada y exprimiendo sus posibilidades.

El Big Data aún tiene mucho camino por recorrer en el deporte, pero está en ello. Cuenta con la ayuda de múltiples wearables y gadgets que permiten recopilar información en tiempo real.

Desfibrilador

Practicar deporte es sano. Practicar un deporte de forma profesional, no tanto. Aun así, probablemente no aumente tus posibilidades de morir más que quedarte en casa. Sin embargo, el número de muertes entre deportistas de élite ha disparado todas las alarmas.

La más sonada, la de Antonio Puerta, propició cambios en la legislación que regula la seguridad en las instalaciones deportivas. Ahora existe una vigilancia mucho más estrecha sobre enfermedades potencialmente mortales, especialmente las cardíacas.

Además, es obligatorio que en todas las instalaciones de cierto tamaño haya un desfribrilador semiautomático. Los cursos de formación en el manejo de los DEA se han multiplicado en los últimos años

La capacidad de los desfibriladores para salvar vidas es innegables. Por eso es la innovación tecnológica más importante. Revoluciona el deporte al reducir el riesgo de sufrir un accidente cardíaco mientras se practica.

Mucho más importante que nadar más rápido o saltar más alto, es disfrutar del deporte. Para ello es imprescindible no jugarse la vida en el intento.

Te puede interesar