Pasar al contenido principal

La violencia de los narcos mexicanos amenaza Cancún, Playa del Carmen y otras zonas turísticas

Policía en la playa
La Policía Municipall monta guardia en la playa frente al club Blue Parrot, un día después del tiroteo en Playa del Carmen. AP Photo/Rebecca Blackwell
  • Los preocupantes incidentes en Playa del Carmen de las últimas semanas han provocado un nuevo aviso a los viajeros por p arte del Gobierno de Estados Unidos.
  • Los problemas se producen en medio de una espiral de violencia creciente en la periferia de una de las zonas más turísticas de México.
  • Los grupos criminales de la zona se benefician del turismo, mientras que la corrupción, la debilidad institucional y las condiciones sociales le han facilitado las cosas.

La calma de Playa del Carmen se vio sacudida el pasado 21 de febrero cuando una explosión en el lateral de un ferry provocó más de 20 heridos.

A este hecho le siguió otro, el descubrimiento el 2 de marzo de explosivos a bordo del ferry que va a la isla de Cozumel, otro enclave turístico del estado de Quintana Roo.

Los incidentes de marzo han provocado que la Embajada de EE.UU. haya emitido una alerta en la zona. Esta semana, tras conseguir información acerca de una "amenaza para la seguridad" en este sector, la embajada ha advertido a sus empleados que no viajen a destinos turísticos como Playa del Carmen.

Los barcos son propiedad de la misma compañía -gestionada por el padre del ex gobernador, actualmente en prisión por corrupción- y aunque el segundo de ellos estaba fuera de servicio a cientos de metros de Cozumel, el gobierno ha suspendido la licencia de la compañía mientras efectúa una investigación.

El origen de los explosivos y el motivo de estas bombas no está claro. Aunque no se descarta que el crimen organizado esté detrás, el fiscal general dice que ningún grupo ha sido identificado como responsable.

Soldados
Soldados en el interior del centro comercial Plaza Las Américas después de un tiroteo en Cancún, el 17 de enero de 2017. Hombres armados atacaron la oficina del fiscal días después de un tiroteo mortal en un festival de música. AP Photo/Rebecca Blackwell

No obstante, el crimen cerca de las zonas turísticas de Quintana Roo lleva algún tiempo empeorando, provocando preocupación acerca de la narcoviolencia que ha plagado México durante la pasada década y que se está intensificando en algunos lugares del país.

Según el estado de Quintana Roo, los homicidios bajaron de 232 en 2014 a 165 en 2016, pero en 2017 subieron un 118%, situándose en 359 víctimas, según los datos del gobierno federal. La tasa de homicidios del país subió de 10,19 por cada 100.000 personas en 2016 a 21.57 en 2017, justo por encima de la media nacional. Este repunte desbordó a los forenses, que enviaron cadáveres sin identificar a fosas comunes para reducir la superpoblación de las morgues.

En Benito Juárez y Solidaridad, donde se encuentran Cancún y Playa del Carmen respectivamente, se está produciendo una tendencia similar.

En 2014, Benito Juárez tuvo 132 casos de homicidios, los cuales pueden tener más de una victima (los forenses dicen que hubo 227 asesinatos relacionados con el crimen en Juárez el pasado año). Bajaron a 86 en 2016 pero en 2017 volvieron a subir a 250. En Solidaridad, hubo 20 homicidios en 2015, 26 en 2016 y 49 en 2017.

Otras estadísticas relacionadas con el crimen señalan una creciente inseguridad.

En Benito Juárez hubo 1.955 robos a negocios en 2017, más del triple que en 2016 y un 54% más que en todo 2015.

Asesinatos Quintana Roo
Christopher Woody/Business Insider

En Solidaridad, los 377 robos de 2017 fueron maś del doble que en 2016 y un tercio más que los de 2015.

2017 tuvo un inicio violento, con un tiroteo a mediados de enero en el club nocturno de Playa del Carmen que dejó varias personas muertas, justo antes de un ataque mortal a la oficina del fiscal en Cancún.

Las disputas entre grupos criminales acerca del territorio, venta de drogas y extorsión fueron el principal motivo de la violencia, según un informe publicado por El Universal.

Los principales actores, según dicho informe, son el cártel de los Zetas y un grupo independiente conocido como el Cártel de Cancún, liderado por Leticia Rodríguez Lera, ex agente federal (el cártel del Golfo y el ascendente Nueva Generación de Jalisco también están presentes en este estado).

Según algunos informes, el Cártel de Cancún ha sido formado por parte de algunos agentes judiciales y ex miembros de otros grupos criminales, como los Zetas y el Cártel del Golfo.

Este grupo, que ha logrado infiltrarse en la Policía y la oficina del fiscal, controla el tráfico de drogas y otras actividades ilegales en el norte de Quintana Roo, y quiere llegar a Playa del Carmen. Sin embargo, ha sido descolocado por algunos cambios en la oficina del fiscal, algo que están aprovechando los Zetas para recuperar territorio perdido.

Leticia Rodríguez fue capturada en agosto en Puebla, en el centro de México. La Policía atribuye la oleada de violencia en Quintana a su arresto. "Ha habido un desequilibrio en el crimen organizado" dijo un comisario el año pasado. "Los cárteles se están reacomodando".

El mismo mes, EEUU incluyó por primera vez Quintana Roo y Baja California en una lista de advertencias para viajeros, al igual que otros gobiernos como los de Canadá, Francia e Reino Unido.

Policía
La Policía custodia la entrada al club Blue Parrot de Playa del Carmen, escena de un tiroteo mortal el 17 de enero de 2017. AP Photo

"La presencia del crimen es consecuencia de la venta de droga. No se produce a gran escala pero es bastante reseñable" comentó a PBS el fiscal del estado de Quintana Roo, Miguel Ángel Pech Cen. "Hay varios grupos luchando por ver quién vende droga aquí".

"Como los turistas son también consumidores, esto crea el caos" añadió. "Los señores de la droga los reconocen en seguida como generadores de beneficios".

El jefe de seguridad del estado de Quintana Roo, Rodolfo del Ángel Campos, comentó en diciembre que se enviarían unidades de policía adicionales a las áreas con más crimen, incluidas las zonas turísticas de Playa del Carmen y Cancún. A finales de febrero, también dijo que las fuerzas de seguridad habían incrementado la vigilancia para prevenir la llegada de grupos criminales de otras partes del país, así como que miembros del ejército, la policía federal y la municipal ya se coordinan para lidiar con la inseguridad.

"Los grupos criminales están presentes en Cancún, y generan mucha violencia. Es extremadamente importante proteger a los turistas, pero nos preocupamos por todos" declaró a CGTN America el Jefe de Policía de Benito Juárez en febrero. 

Pese a todo esto, los llamados "vigilantes" han aparecido, condenando a las autoridades del estado y haciendo un llamamiento a la violencia contra los criminales.

La llegada de turistas ha seguido incrementándose, subiendo un 9% en 2017. Los visitantes cuentan a CGTN America y PBS que nunca se han sentido inseguros durante la estancia, pero los residentes de fuera de las áreas turíticas dicen que no hay respiro del crimen y la corrupción.

Soldados
La gente reacciona con ansia a las patrullas de soldados dentro del centro comercial de la Plaza de las Américas, en Cancún. AP Photo/Rebecca Blackwell

"Cancún se ha convertido en un punto importante para el narcotráfico y para toda la violencia que viene con él" comentó el pasado verano el líder actividad David Sánchez Reyes a TRT World. "Los asesinatos han sido algo diario durante seis meses, y si caminas por aquí, verás que hay muchas tiendas cerradas por la extorsión".

Las denuncias por extorsión bajaron entre 2015 y 2016, pero volvieron a subir en 2017. Pero "casi nadie denuncia" la extorsión o los intentos de extorsión, declaró el analista de seguridad Alejandro Hope en diciembre de 2016. Y la carga de estos pagos obligó a 100 negocios de Playa del Carmen a cerrar en 2016.

"Hemos sido atracados con pistolas y otras armas mayores, pero nunca los atrapan. A todo el mundo le roban porque no hay seguridad en Cancún" declara Laura, empleada en una farmacia que se encuentra en los exteriores de la zona de hoteles.

Un ex policía de Cancún contó a PBS que la policía de la ciudad se ha visto infiltrada por criminales, y que estos y la policía a veces han trabajado juntos.

Ferry
Tristas y pasajeros desembarcan de un ferry que llega a Playa del Carmen, México, el 2 de marzo de 2018. AP Photo/Gabriel Alcocer

"Vemos homicidios todos los días en la calle, a plena luz del día, secuestros, asaltos...Esto no ocurría antes" comenta. "El jefe a cargo de la operación directamente te decía que dejasen escapar a alguien e ingnorases la evidencia".

"Los policías que no se pliegan a las exigencias de los criminales son despedidos" dice. "La policía tiene un trato con estos cárteles por los que los agentes que desobedecen son despedidos".

La inseguridad también se beneficia de las condiciones sociales. Quintana Roo tiene un gran número de hombre jóvenes con malas perspectivas económicas, y ha visto la población crecer en un 5,9% en los 90 y un 4,1% en los 2000, los mayores índices de crecimiento de México.

Alejandro Schtulmann, un analista de seguridad de México, comenta a PBS que el incremento del turismo continuará y que la violencia se mantiene fuera de las áreas turísticas, pero parece improbable que amaine.

Días después de los explosivos descubiertos en el ferry de Cozumel, varios hombres armados entraron en un hospital de Cancún y mataron a un paciente, presuntamente jefe local del Cártel del Golfo, y a su mujer.

El Secretario de Seguridad del Estado, Rodolfo del Ángel Campos, calificó el ataque "un posible ajuste de cuentas".

Te puede interesar