Pasar al contenido principal

Volar en avión la actualidad es 10 veces más barato que hace 60 años: todo se debe a las low-cost y a un perfeccionamiento de la estrategia

  • Antes de 1978, las aerolíneas en Estados Unidos estaban celosamente reguladas por el gobierno federal, que controlaba las rutas, los horarios y las tarifas. 
  • En el período posterior a la desregulación, las aerolíneas tenían un solo objetivo: vender billetes de avión. 
  • A lo largo de los años, las tarifas más básicas se han ido disminuyendo debido a la competencia y a las fuentes de ingresos alternativas.
  • Una de las principales razones por las que se mantienen estas tarifas en estos precios es porque los vuelos se venden en su totalidad, lo que maximiza la rentabilidad. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Esta es la transcripción del vídeo.

Narrador: Hace sesenta años, el transporte aéreo era demasiado caro para la mayoría de la gente. Si reservabas un vuelo entre Nueva York y Londres en Pan Am en pleno 1960, pagabas alrededor de unos 300 dólares, o unos 2.600 dólares si lo ajustamos según la inflación. Pero en 2019, puedes coger el mismo vuelo por casi una décima parte de aquel precio.  Parece que volar nunca ha sido tan barato, pero ¿eso es todo lo que deberías saber? ¿Y cómo hemos llegado hasta ese punto? El primer vuelo comercial que se programó tuvo lugar en 1914. Tenía un pasajero y lo pilotaba un hombre, Tony Jannus. El vuelo era desde San Petersburgo hasta Tampa. Lo que hubiera sido un viaje de 12 horas en tren se convirtió en un viaje rápido de 23 minutos. 

El vuelo demostró que existía una verdadera demanda para la aviación regular como un medio más de transporte. A Jannus se le atribuye, en gran medida, el haber sentado las bases para el negocio de la aviación moderna, que se ha acabado convirtiendo en una industria multimillonaria.  En 2018, se estimaba que había 45 millones de vuelos en todo el mundo, y el precio medio de un vuelo nacional en Estados Unidos era de 350 dólares. Ahora bien, 350 dólares no es algo barato, pero echa un vistazo a este gráfico. Los precios medios de los billetes han ido bajando constantemente desde 1980. De hecho, los billetes están cerca de sus precios más bajo en la historia. Pero de 1950 a 1980, volar se ha convertido en algo diferente. Antes de 1978, las tarifas y las rutas en Estados Unidos estaban estrechamente reguladas por el gobierno federal, y muchas rutas tenían precios mínimos fijos. 

Scott Mayerowitz: Lo que acabó pasando es que te metías en una industria altamente regulada en la que el gobierno federal establecía las diferentes rutas en las que podías volar, fijaba los precios y las aerolíneas ganaban el dinero. 

Narrador: La historia en toda Europa fue ligeramente diferente, ya que la mayoría de las aerolíneas estaban controladas por los estados y el transporte aéreo se trataba como un servicio público más. Pero en 1978, todo cambió. El entonces presidente, Jimmy Carter, firmó la Ley de Desregularización de las Aerolíneas y la industria de la aviación se abrió a los negocios. Libres de las regulaciones gubernamentales, la aerolíneas ahora tenían una meta: vender billetes.

Leer más: Las 20 mejores aerolíneas de todo el mundo en 2019

Mayerowitz: Lo que realmente sucedió después de la desregulación fue una auténtica lucha. Las aerolíneas hicieron todo lo posible para conseguir su cuota de mercado y no perseguían una rentabilidad. La teoría era que, mientras más personas pudieran subir a un avión, más se podría dominar el mercado, más se ganaba. Pero en realidad no lo veían como un negocio en el que se necesitaba, a pesar de todo, obtener grandes ganancias. Y tan pronto como tuvieran un contratiempo económico, una pequeño bache o un aumento en el precio del petróleo, era cuando las aerolíneas comenzaban a fallar. 

Narrador: Al mismo tiempo, la tecnología aeronáutica también avanzaba, lo que hacía que los aviones fueran más eficientes. Se implementó una nueva tecnología en las alas, como los winglets, que hicieron que los aviones fueran más aerodinámicos y redujeran los tiempos de vuelo. Los sistemas informáticos empezaron a sustituir a la antigua tecnología de la cabina del piloto, haciendo que los aviones dependieran cada vez menos de los pilotos. Poco después de que los aviones incorporaran los ordenadores, también lo hizo la gente, y los precios comenzaron a ser un poco más competitivos, sitios web como Expedia y Priceline, lanzados a finales de los 90, empezaron a catalogar todos los precios más bajos. Los compañías de aerolíneas de bajo coste pudieron prosperar gracias a esto, ya que los consumidores clicaban con más regularidad en los precios más baratos. Para muchas compañías aéreas, esta competencia era insostenible. A lo largo de los años, muchas empresas se asociaron, se fusionaron o se absorbieron entre sí. Y hoy en día, las cuatro aerolíneas más grandes de EE.UU. controlan el 80% del mercado. Una de estas cuatro, Southwest, tiene una flota de 753 aviones, cada uno de los cuales hace una media de seis vuelos por día. Eso son unos 4.000 vuelos al día. Y aunque eso pueda sonar como mucho, esa frecuencia está disminuyendo en todo Estados Unidos. Esto se debe a que algo llamado “factor de carga” está aumentando. 

Mayerowitz: Una de las métricas clave para las aerolíneas se llama “factor de carga” y es, básicamente, su ocupación. ¿Cuántos asientos hay disponibles y qué porcentaje de ellos se venden o acaban siendo ocupados por los pasajeros?

Narrador: Básicamente, esto significa que los aviones vuelan a plena capacidad o cerca de ella más a menudo. Y esto es bueno para las aerolíneas. Y para los viajeros, más o menos. Las aerolíneas pueden mantener las tarifas bajas porque la mayoría de los asientos se han vendido, Lo que no siempre es bueno para los pasajeros, ¿Alguna vez has sido el último en entrar en el avión y ya no hay espacio para el equipaje? ¿O no tienes espacio para colocar las piernas porque los asientos están muy juntos? Hay muchas aerolíneas de low-cost en todo el mundo. Algunas de las más conocidas son Ryanair, Norwegian, Spirit y Frontier. Estas empresas suelen cobrar más por los servicios tradicionalmente incluidos, como el reservar el asiento, al tiempo que recortan costes en la medida de lo posible. 

Mayerowitz: El tema de meter a más pasajeros en los aviones es algo que ocurre en todo el mundo. Como la compañía de bajo coste Ryanair, con sede en Irlanda pero que vuela por toda Europa. Siempre busca encajar a 200 personas en un Boeing 737. Es un avión con el que algunas aerolíneas vuelan con 150.160 pasajeros. Eso es mucha, mucha gente. Pero maximizan el beneficio. Y cuando vuelas en una aerolínea como Ryanair, sabes exactamente a lo que te atienes. 

Narrador: De modo que, coges un vuelo de 320 dólares Norwegian desde Nueva York hasta Londres. ¿Necesitas algo más que un pequeño equipaje de mano? La tarifa sube hasta los 490 dólares. ¿Quieres poder obtener un reembolso por tu billete y tus dos maletas? De repente te plantas en 1.379 dólares. Eso es alrededor de 100 dólares más que el precio ajustado por la inflación de 1977, que venía con todos estos extras incluidos como algo estándar y más espacio para colocar las piernas. Y las aerolíneas de bajo coste han visto el beneficio potencial de este modelo económico,. 

Cada vez más aerolíneas cobran cargos ocultos además del precio del billete, desde poder tener más equipaje hasta simplemente en la elección del asiento. Si encuentras las ofertas adecuadas, a pesar de todo, volar te puede salir más barato que nunca, pero ese precio que visto por primera vez puede ser engañoso, y la experiencia que tengas esos días puede no ser la más agradable, ya que los fabricantes continúan recortando costes. Pero el mundo de las ofertas puede no durar mucho, Se prevé que las emisiones de la aviación se tripliquen para 2050, y muchos países han empezado a aplicar impuestos ambientales más estrictos para los vuelos. 

Mayerowitz: En general, hay poco más que la industria pueda sacar de los vuelos en este momento. Los aviones van a ser mucho más eficientes, y eso va a significar que se quemará menos combustible. Pero el coste de la mano de obra probablemente no bajará. Todavía siguen necesitando a los mejores y de calidad para pilotar un avión, y auxiliares de vuelo para tu seguridad. 

Y además